Real Madrid 1 - 0 Athletic

Un partido del Athletic mil veces visto en el Santiago Bernabéu

La falta de acierto penaliza de nuevo al Athletic, que por momentos fue muy superior a un Real Madrid que no perdonó. Con la derrota de ayer miércoles el equipo enlaza seis partidos sin ganar

02.12.2021 | 00:45
Dani García se lamenta tras la ocasión fallada que le sacó en boca de gol Lucas Vázquez.

Es cuestión de hacer memoria, de tirar de recuerdos pasados, aunque tampoco hace falta echar la vista atrás mucho en el tiempo, para dar con varios ejemplos similares, si no idénticos, de lo que sucedió anoche en el Santiago Bernabéu. Un partido mil veces visto. La centenaria historia rojiblanca recoge demasiadas, excesivas probablemente, actuaciones de categoría en el feudo madridista que, como las de ayer miércoles, no le han aportado más que una pequeña alegría interna por aquello de haber competido e incluso haber puesto contra las cuerdas al Real Madrid en distintas fases del choque. Pero puntos, como tal, ninguno. Cero. Sí, cierto es, el Athletic se reencontró con algunas de las sensaciones que había ofrecido antes del último parón de selecciones, pero no le fue suficiente. Volvió a pagar cara su falta de gol y regresó de vacío de la capital de España.

Las mejores imágenes del partido. Fotos: EFE y AFP

Iñaki Williams, Raúl García, Dani García, Unai Nuñez, Oihan Sancet, Mikel Vesga y Yeray Álvarez, o lo que es lo mismo, hasta siete futbolistas del conjunto rojiblanco estuvieron en disposición de batir a Thibaut Courtois, el muro belga, que se multiplicó a ratos para cerrar su portería. Pero no hubo manera. Por si fuera poco, cuando este no llegó a tapar, superado por la fragilidad que en ocasiones mostró su zaga, aparecieron Lucas Vázquez o Eder Militao. Todo con tal de amargarle la noche al Athletic.

La falta de pegada del equipo, su incapacidad para definir, aunque en ocasiones también para tomar la penúltima decisión, esa que puede poner el gol en bandeja a un compañero, es preocupante. De nada vale generar un porrón de acciones si cuando hay que rematar la portería se convierte en un aro de baloncesto. Tiene trabajo por delante Marcelino García Toral, cosa que no resulta novedosa, pero gran parte de la responsabilidad debe caer también en los futbolistas. Que a estas alturas de la temporada, disputados ya quince encuentros, Williams y Raúl García, los máximos realizadores del equipo, lleven únicamente tres goles bien merece un profunda reflexión.

Dando por buenas las palabras de los más optimistas, aquellos que piensan que es cuestión de tiempo que la pelota termine entrando, la pregunta que uno se hace tras el encuentro de anoche en el Bernabéu –cierto es que el primer cuarto de hora fue para olvidar– es por qué este Athletic no es capaz de jugar frente a otros rivales con la alegría y la soltura con la que lo hizo durante muchos minutos.

Este hecho, puramente futbolístico, que tiene que ver con la capacidad para asociarse, de mover el balón con criterio y calidad, debe preocupar más que cualquier aspecto relacionado con el gol. Esto último no deja de ser una cuestión de probabilidad. A mayor número de ocasiones, más altas serán las posibilidades de marcar. Lo otro se trata de la propuesta futbolística. Y, visto lo visto, el Athletic está capacitado para ello.

Por lo pronto, desperdició tres buenas ocasiones para sumar de tres en tres, ya que la derrota de anoche puede entrar en cualquier lógica, seguramente por no salir decidido a por la victoria. Un resultado que no conoce en sus seis últimos encuentros. Otra cosa que debe ser motivo de preocupación.

La cifra

15

Son lo goles que le ha marcado Benzema al Athletic tras el que anotó anoche. El delantero francés tiene al conjunto rojiblanco como su rival favorito, ya que es al que más tantos le ha marcado. Solo Messi, Cristiano Ronaldo, Mundo, Hugo Sánchez y Quini han conseguido más goles ante el Athletic que él.

noticias de deia