Un peligro conocido

El Levante, sin victorias en las trece primeras jornadas, a cinco puntos de la permanencia y lastrado por las lesiones, confía en recuperar viejas sensaciones ante el Athletic

17.11.2021 | 00:21
Yeray y Muniain, en el Levante-Athletic de Copa.

EL Levante, rival del Athletic el viernes en el Ciutat de València, ha dejado de ser el equipo atrevido y compacto que disputó el pasado curso las semifinales de Copa ante los leones para convertirse en un mar de dudas con efecto directo en los resultados. Fue precisamente tras caer a manos de los pupilos de Marcelino García Toral en una prórroga que rompió el sueño granota cuando comenzó la particular pesadilla levantinista, la cual se extiende desde el tramo final de la pasada campaña hasta la más adversa actualidad.

El Levante, no en vano, recibirá a los rojiblancos en penúltima posición en liga, a cinco puntos de la permanencia y sin victorias en su casillero después de trece jornadas, en las que colecciona seis empates y siete derrotas, las dos últimas consecutivas frente a Granada (0-3) y Alavés (2-1). El último revés sufrido en la visita a Mendizorrotza, donde el Levante encajó el segundo gol en el minuto 91 tras adelantarse en el marcador en la primera mitad, no hizo sino profundizar en la herida abierta que presenta un equipo que no ha mejorado en absoluto con la llegada de Javier Pereira al banquillo en sustitución de Paco López. En los cinco partidos con el nuevo técnico granota, sin ir más lejos, los de Orriols solo han sumado dos puntos de quince posibles.

Muchas y variadas son las causas que han sumido al Levante en una crisis con mayúsculas. Una de ellas tiene relación directa con una marcada vulnerabilidad defensiva que se ve reflejada en los veinticinco goles recibidos en trece choques ligueros, una media de 1,92 tantos en contra por partido que ha provocado un constante e inquietante movimiento de piezas en la portería. Aitor Fernández fue el escogido para arrancar LaLiga como titular, pero tras ser expulsado en la segunda jornada y perderse por sanción la tercera, se ha visto relegado al banquillo hasta en dos ocasiones en favor de Dani Cárdenas, a quien Pereira devolvió la confianza contra el Alavés prescindiendo de Aitor. Es en tareas defensivas, sin embargo, donde hace realmente aguas el Levante, incapaz de proyectar una imagen sólida con dos y tres centrales sobre el verde.

Los cambios de dibujo han sido continuos en el tramo inicial de la temporada, pero ninguno de ellos, más allá de los meritorios empates firmados ante Real Madrid y Atlético en Orriols, ha dado resultado hasta la fecha a un equipo que, pese a todos los males expuestos, mantiene la base del pasado ejercicio en cuanto a futbolistas de nivel se refiere, si bien se ha visto seriamente lastrado por las lesiones. Hombres llamados a ser capitales como el central Shkodran Mustafi, el centrocampista José Campaña o el delantero Roger Martí apenas han podido tener continuidad en un equipo que presenta hasta siete bajas por lesión a dos días de medirse al Athletic en otro encuentro con aires de final anticipada.

MALOS RECUERDOS


Así las cosas, el margen de error es cada vez menor para un depresivo Levante que, no obstante, ya sabe lo que es hacerse fuerte contra el Athletic. Antes de morder el polvo en la citada semifinal copera del pasado ejercicio, cabe recordar que los granotas fueron quienes le dieron la puntilla al proyecto de Eduardo Berizzo como entrenador rojiblanco en el curso 2018-19 al golear 3-0 a los bilbainos. Aquel fue el último partido del técnico argentino al frente del Athletic, que también cedió ante el Levante con Marcelo Bielsa en el banquillo en el último partido oficial que albergó el viejo San Mamés. Corría el 26 de mayo de 2013 cuando los granotas, con un gol de Juanlu en el minuto 90, amargaron la fiesta del adiós de la vieja Catedral.

El nuevo coliseo rojiblanco, por su parte, también fue testigo de otra dura derrota ante el Levante (1-3) en la trigésimo cuarta jornada del campeonato liguero de 2017-18, la cual enterró las opciones europeas del equipo que dirigía entonces José Ángel Ziganda.

Poco o nada tiene que ver aquel Levante con el actual, pero la amenaza de convertirse en la aspirina del conjunto granota es latente en vísperas de un choque en el que los de Pereira intentarán salir del coma inducido para iniciar un proceso de recuperación al que pretenden dar el pistoletazo de salida a costa de los leones, avisados de antemano del peligro de visitar a un rival herido, pero no hundido.

La cifra

6

Son los puntos que suma después de trece compromisos ligueros el Levante, que presenta hasta siete bajas por lesión a dos días de recibir al Athletic en el Ciutat de València.

Los granotas, penúltimos en la clasificación, suman doce goles a favor y veinticinco en contra en trece jornadas de liga

En el curso 2018-19, una derrota por 3-0 en Orriols provocó la destitución de Eduardo Berizzo como técnico rojiblanco


noticias de deia