Escribá repite reto con el Elche

El entrenador del Elche, que ascendió al conjunto ilicitano a Primera División en 2013 y lo mantuvo en la máxima categoría un año después, busca sellar una nueva permanencia

22.05.2021 | 01:04
Fran Escribá, técnico del Elche.

fran Escribá (Valencia, 3-V-1965) comanda a un Elche que aspira a mantener su condición de equipo de Primera División al término de su partido contra el Athletic. Con un ojo puesto en el choque que medirá a Huesca y Valencia en El Alcoraz, donde un triunfo del conjunto oscense enviaría directamente a Segunda al cuadro ilicitano, el técnico valenciano liderará a unos jugadores de los que se hizo cargo el pasado 14 de febrero tras la dimisión de Jorge Almirón. Arrancó entonces, con la misión de sortear el descenso, la segunda etapa de Escribá al frente del Elche, club en el que se dio a conocer una vez separado de Quique Sánchez Flores, de quien ejerció como ayudante en el Getafe, Atlético y Valencia. Campeón de la Europa League y de la Supercopa de Europa en calidad de segundo entrenador, el técnico valenciano se lanzó en solitario para tomar las riendas del Elche en el ejercicio 2012-13, en el que logró el ascenso a Primera División con unos números de récord.

En la siguiente campaña repitió éxito al sellar la salvación en la penúltima jornada con un empate frente al Barcelona, siendo renovado de cara a un tercer curso en el que también alcanzó la permanencia con una mayor holgura. Por motivos económicos, sin embargo, los ilicitanos perdieron la categoría en beneficio del Eibar y Escribá rescindió su contrato para poner rumbo al Getafe, donde no concluyó la temporada 2015-16 por los malos resultados. En agosto de 2016 se comprometió con un Villarreal al que clasificó para la Europa League sin aguantar en el cargo más allá de la sexta jornada del siguiente curso y en marzo de 2019 se hizo cargo del Celta con el mismo objetivo de esta temporada, evitar el descenso de categoría. Lo consiguió en Balaídos, pero en noviembre del mismo año, tras un irregular comienzo de temporada, volvió a ser cesado para aguardar una nueva llamada que procedió el pasado febrero de las oficinas del Martínez Valero.

En el regreso a su primer hogar, Escribá lucha ahora por repetir el éxito cosechado años atrás con el propio Elche y con el Celta. Para conseguirlo, el primer objetivo radica en sumar los tres puntos a costa del Athletic en un encuentro a vida o muerte que los pupilos de Marcelino García Toral, por el contrario, encaran sin nada en juego en términos clasificatorios. La calma que se respira en el vestuario rojiblanco en la antesala del último compromiso del curso contrasta así las cosas con el nerviosismo que impera en el bando ilicitano, con noventa minutos por delante para evitar un descenso que no quieren llorar en las gradas los 5.000 aficionados que se darán cita esta tarde en el estadio.

OPTIMISMO MODERADO 

Ayer, en rueda de prensa, Escribá destacó que "veo muy bien al equipo, entrenándose fenomenal y creo que vamos a competir bien". "Aunque el Athletic se juegue poco, la dificultad del partido está ahí y no pienso en el resto de resultados. Hay un deseo, pero solo pienso en que ganemos nosotros", expuso asimismo el entrenador del Elche, que tiene a todos sus futbolistas disponibles y está convencido de que "lo van a dar todo, porque son conscientes de lo que nos jugamos todos y nos ilusionamos con lo que pueda venir".

"Lo que pueda pasar después es fútbol, porque el Athletic, por ejemplo, ganó al Sevilla, que se jugaba al título. Debemos estar alerta y no pensar en lo que hay alrededor. Si nos volvemos locos o jugamos con mucha furia y poca cabeza, nos estaremos equivocando", advirtió Escribá, quien puso el foco al ser cuestionado por los aficionados en que "este es un partido que juega toda la ciudad".

"Si nos volvemos locos, nos estaremos equivocando; este es un partido que juega toda la ciudad"

FRAN ESCRIBÁ

Entrenador del Elche


noticias de deia