Y De Marcos dejó tocado a Marcelino

El último éxito del Athletic en liga en el Pizjuán produjo la pitada del público al Sevilla que dirigía el asturiano, que dos meses después fue destituido

02.05.2021 | 00:59
Marcelino García Toral, durante su presentación con el Sevilla en junio de 2011.

dECLARABA Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, director deportivo del Sevilla, en una entrevista concedida a DEIA en los días previos a la final de Copa del pasado 3 de abril en La Cartuja entre el Athletic y la Real Sociedad, que el fracaso de Marcelino García Toral en el banquillo sevillista probablemente respondió a que "no fui capaz de encontrar el perfil de jugador que Marcelino necesitaba, por lo que asumo ese error mío". Lo cierto es que el asturiano, hoy en día al frente del Athletic, regresa mañana al Sánchez Pizjuán. No es ni la primera vez ni la última que lo haga desde que fuera destituido al mando del Sevilla en febrero de 2012. Pero siempre que comparece ante su exequipo toca recordar su periplo en la entidad hispalense, el más complicado durante su carrera como entrenador. Marcelino fue una apuesta decidida de Monchi después de que a este se le cayera la opción de Marcelo Bielsa, que paradójicamente se inclinó por la oferta del Athletic y en concreto de Josu Urrutia, por entonces candidato a la presidencia bilbaina. Marcelino dirigió hace diez temporadas al Sevilla durante 27 partidos y uno de ellos fue ante el Athletic de Bielsa en el mismo Pizjuán. Los leones se impusieron por 1-2, con tantos de Andoni Iraola y Óscar de Marcos, este último decisivo, porque suponía el triunfo de los rojiblancos, donde también Iker Muniain, uno de los más destacados, tuvo su alta cuota de protagonismo.

Aquella derrota marcó a Marcelino, le dejó tocado, como se lo hizo ver el público sevillista, que despidió a su equipo con una sonora pitada. Se trataba de su segundo fiasco consecutivo en el Pizjuán tras caer dos jornadas antes frente al Granada. Ya no fue lo mismo para el de Villaviciosa, que no había arrancado con buena pinta su proyecto en el Sevilla una vez que fue apeado en la eliminatoria previa de la Europa League frente al Hannover 96. Bielsa le ganó la partida a Marcelino, que se recuperó con dos victorias seguidas ante el Zaragoza y el Levante. Pero fue un espejismo. Llegó la dolorosa derrota encajada ante el Real Madrid (2-6), el K.O. en Copa del Sevilla frente al Valencia, nuevas derrotas en liga€ El aguante de José María del Nido y del propio Monchi no dio más de sí después de sucumbir en el Pizjuán ante el Villarreal el 5 de febrero de 2012, fecha de su último partido al frente del conjunto hispalense. Aunque quizá el principio del fin de Marcelino en el club de Nervión fue con la lección que le dio el Athletic, que incluso mereció un triunfo más holgado.

Marcelino vuelve al Pizjuán y lo hace ante un Sevilla que se ha relanzado en las jornadas precedentes para ofrecerse como un serio candidato a un título de liga que se le complica debido a la apurada victoria ayer en Elche del Atlético de Madrid, que supera ya en seis puntos a los de Julen Lopetegi. El asturiano tiene su espinita clavada por su pasado sevillista y el Athletic, también. Aquella victoria el 20 de noviembre de 2011 es la última que han conseguido los leones en el feudo hispalense en liga, ya que sí han sido capaces de vencer al Sevilla en la ronda de cuartos de final de la Europa League en la campaña 2015-16 (1-2) y de Copa en la 2018-19 (0-1), aunque esos resultados no le sirvieron para superar la dos eliminatorias. Marcelino, además, ha vencido en sus dos anteriores visitas al Pizjuán, que las firmó al frente del Valencia, una referencia a la que quiere agarrarse para sorprender a los de Lopetegui, que ya cayeron en el encuentro de la primera vuelta en San Mamés.

Aquel 20 de noviembre de 2011 Marcelino se llevó un disgusto por la derrota ante el Athletic gracias al tanto de De Marcos y que contrastó con la alegría que rodeaba a Jonás Ramalho, que compareció en los minutos finales para hacer realidad su sueño de debutar como jugador del Athletic. Supuso, además, un hito para el club rojiblanco y que generó que el defensa getxotarra, hoy futbolista de Osasuna, acaparara prácticamente todos los titulares, ya que se convertía en el primer jugador de raza negra en la historia de la entidad bilbaina en competir con el Athletic en encuentro oficial. Ramalho, con ficha del Bilbao Athletic, llegó a jugar un partido más esa campaña y en la siguiente, la segunda y última de Bielsa en el banquillo rojiblanco, lo hizo en otras once ocasiones. En junio de 2013 cerró su corta etapa en el Athletic para comprometerse con el Girona.

Bielsa le ganó el duelo táctico a Marcelino en un partido en el que el Athletic fue superior tras adelantarse muy pronto por medio de Iraola

Aquel 20 de noviembre de 2011 se produjo el debut de Jonás Ramalho, el primer jugador de raza negra en competir con el Athletic


noticias de deia