Una noche coral del Athletic con 'manita' al Getafe (5-1)

Los de Marcelino, que a los 18 segundos iban perdiendo, endosan una manita al Getafe tras un recital ofensivo en la segunda parte

25.01.2021 | 23:08
Muniain celebra con Raúl García uno de los goles con Marcelino eufórico

Si alguno tiene dudas, sí es cierto. El equipo que comanda desde hace tres semanas Marcelino García Toral está formado por los mismos jugadores que tenía Gaizka Garitano. Pero el resultado en el fondo y en las formas es bien distinto. Como de la noche al día. Ha quedado claro hace unos minutos en San Mamés, donde el Athletic ha endosado una manita al combativo Getafe tras una actuación coral de los leones. Mejor imposible.

El encuentro no ha podido comenzar de la peor manera posible para el Athletic, ya que a los 20 segundos de juego el Getafe ya se ha puesto por delante en el marcador. No ha habido tiempo para digerir el pasillo de honor que los madrileños han realizado al Athletic por ganar la Supercopa, trofeo con el que Iker Muniain ha saltado al terreno de juego y ha colocado en un atril en la grada.

La falta de concentración ha sido flagrante. Un mal despeje de Yeray lo ha aprovechado Aleñá para servir un gran centro al corazón del área que Cucurella no ha desaprovechado con un certero cabezado. La jugada le ha pillado a Marcelino subiendo las escaleras del túnel de vestuarios para coger sitio en el banquillo. Seguro que el asturiano se ha tenido que frotar los ojos. La charla que minutos antes había dado a sus jugadores se ha quedado en el limbo. Pero esto no había hecho más que empezar.


LAS MEJORES IMÁGENES DEL PARTIDO

RITMO FRENÉTICO


Con los rojiblancos todavía reponiéndose del golpe, una galopada de Williams ha acabado con el delantero por los suelos tras una salida en el lateral del área de Yáñez. Cordero Vega, el colegiado de la noche, ha considerado que el portero del Getafe ha derribado al rojiblanco. Pero tras revisar la jugada en el VAR ha dado marcha atrás porque el azulón llega antes que el delantero. Una pena, porque era la mejor manera de meterse en el partido. No ha hecho falta mucho tiempo más, porque Raúl García ha logrado el empate en el minuto 13 tras rematar de una plástica volea un centro medido de Muniain.

El de la Txantrea se ha girado sobre sí mismo, le ha retratado a Damián y se la ha servido en bandeja a Rulo. El Athletic ha hecho lo más difícil ante un Getafe que no ha dejado de apretar arriba. El ritmo era frenético, de tú a tú. Nadie aflojaba. Y poco antes de la media hora ha aparecido la figura de Unai Simón, que ha detenido un penalti a Mata tras una gran estirada. Cordero Vega no ha dudado en señalar una mano de Unai Nuñez dentro del área. El central se ha quejado de un empujón previo de Cucurella, pero el árbitro no ha rectificado.


DE MATRÍCULA DE HONOR


Si el Athletic había salido con una pequeña caraja al comienzo del encuentro, tras la reanudación ha sido todo lo contrario. Combinando y tocando con mucho criterio, con un Muniain que está de dulce desde la llegada de Marcelino, los rojiblancos han sentenciado el duelo en un cuarto de hora. En el minuto 50, un buen servicio del capitán a balón parado lo ha rematado desde el punto penalti el de Barakaldo, que ha conseguido su primer gol desde que debutó como león. Los bilbainos no han levantado el pie del acelerador y al cuarto de hora ha llegado el doblete de Raúl García. Balenziaga, que luego se ha marchado lesionado, ha mandado un centro muy bien dirigido a los dominios del navarro, que con la cabeza no ha perdonado.

El Athletic se estaba gustado ante un rival que se ha venido abajo. Y en estas ha caído el cuarto de la noche. Berenguer, en el primer balón que ha tocado tras salir de refresco, ha batido a placer a Yáñez tras un centro medido de Williams. Otra vez el detonante de la jugada ha sido Muniain. De Marcos, que otra vez no ha dejado de desplegarse en todas las facetas, ha culminado la goleada tras una excelente combinación entre Unai López y Villalibre.

Una gozada para los aficionados rojiblancos. Ahora, el jueves espera el Alcoyano en los octavos de fina de la Copa. Que la fiesta no pare.