El protagonista

Williams vuelve a marcar con el Athletic tras quince partidos sin ver puerta

19.10.2020 | 01:10
Morcillo, Iñigo Martínez, Berenguer y Capa felicitan a Williams tras su gol.

El delantero acaba con su racha de 15 partidos sin ver puerta en su mejor actuación en mucho tiempo, con mucha movilidad y presencia en ataque

iÑAKI Williams había sido objeto de las críticas en los últimos meses debido a su bajo rendimiento, algo que seguramente preocupaba más que su sequía goleadora, hecho este que tampoco podía pasarse por alto. Hasta el duelo frente al Levante, en el que el Athletic aparcó su crisis deportiva pero en cierta medida también la institucional –ya saben, el caso Llorente y las posteriores declaraciones de Rafa Alkorta y Aitor Elizegi, director deportivo y presiente de la institución, respectivamente–, eran quince los partidos que encadenaba el atacante bilbaino sin ver puerta. El equivalente a un 40% del total de una liga; mucho tiempo, demasiado. Fue en Valladolid, el pasado 8 de marzo, solo una semana antes de que el mundo se paralizara como consecuencia de la pandemia del covid-19, cuando festejó su último gol hasta ayer. Más de siete meses después, tras 224 días concretamente, el delantero bilbaino puso fin a su mala racha.

Williams se liberó en un San Mamés vacio, nada que ver con el que celebró su último gol en liga actuando como local, hace un año, el 20 de octubre de 2019. Entonces todo eran alegrías, no había noticias del covid-19 y el Athletic caminaba alegre por la liga. Ayer puso en juego la continuidad del técnico en el banquillo y el atacante respondió a las exigencias, en la línea de todo el equipo. Participativo, con chispa y velocidad, y muy activo en ataque, especialmente en la primera mitad, Williams apareció en la foto de muchas de las acciones ofensivas del conjunto rojiblanco.

Las mejores imágenes del encuentro. Fotos de Pablo Viñas y Juan Lazkano

Pronto se intuyó que el de ayer iba a ser un choque distinto a los cuatro disputados hasta la fecha y que Williams iba a disfrutar sobre el verde, como lo hizo también en Eibar, curiosamente en la que era la única victoria del Athletic. En Ipurua solo le faltó el gol, cosa que sí logró ayer. Esa buena versión del atacante en Ipurua, su mejor de largo en meses, fue superada con la de ayer. De sus botas estuvo a punto de nacer el primer tanto del partido, pero Malsa sacó bajo palos el remate de Iker Muniain cuando se cantaba gol. Williams se desmarcó a la espalda de la zaga levantinista, supero a su par con un buen quiebro y mandó el balón al corazón del área. Pero ni Muniain ni Berenguer, este tras el rechace, encontraron el premio del gol.

Tomó parte también en la acción del no penalti a Mikel Balenziaga, esa en la que Alberola Rojas señaló sin dudarlo la pena máxima pero en la que luego se desdijo tras revisarla en el VAR, forzó la tarjeta amarilla a Rúben Vezo y un puñado de minutos después fue de nuevo objeto de falta del central levantinista, que pudo haber visto el camino a los vestuarios antes incluso del final de la primera mitad, pero el colegiado ni siquiera señaló falta. De la segunda cartulina amarilla, ni rastro.

En la segunda mitad el atacante siguió en la misma línea. En el arreón inicial del Athletic, que arrolló al Levante, asistió a Raúl García para que este estrellara el balón en el larguero tras un remate algo complicado que la madera repelió para lamento del navarro. En este sentido llama poderosamente la atención que a pesar de que partió en punta, en las acciones citadas estaba escorado a alguna de las bandas.

Su buen trabajo encontró la recompensa del gol en el minuto 79, cuando sentenció el encuentro al lograr el tanto de la tranquilidad, el 2-0 que enterró cualquier atisbo de reacción del conjunto granota. Fue un gol de delantero centro. De los de estar en el lugar oportuno en el momento preciso. Tuvo, no puede obviarse, la colaboración directa del guardameta Koke Vegas, que fue incapaz de desviar con fuerza el centro de Jon Morcillo. El balón, como un regalo, le cayó a Williams, que controló y definió con calma.

faltó la guinda
 

Esa misma serenidad que tuvo en la acción del segundo gol le faltó solo cuatro minutos después, cuando erró en el mano a mano ante el portero del Levante. Con todo a favor, tras recibir un pase de Dani García y recorrer 50 metros sin más oposición que el viento, en la que sin duda es su acción favorita, el delantero se topó con Koke Vegas en una jugada que debió ser gol. Una acción que le habría valido para poner el broche a una gran actuación individual, pero le faltó puntería para superar al arquero, que acertó la dirección del disparo y repelió el balón con su pierna derecha.

En este sentido cabe recordar que tiempo atrás, Ernesto Valverde apuntó en más de una ocasión que no le preocupaban especialmente los problemas de Williams para asociarse con el gol. El entonces técnico del Athletic matizó que lo importante era la capacidad de este para generar un puñado de acciones de peligro por partido. El problema radicaba entonces en la falta de puntería y no tanto en la cantidad de remates.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte aquello que Valverde puso en valor no ha acompañado al delantero, que si bien es cierto que en la presente temporada ha estrellado ya dos balones en los palos, no ha dispuesto del número de ocasiones de las que sí disfrutaba en el pasado. Partidos como el de ayer deben ayudarle a recuperar su mejor versión. Sin duda.

Después de un verano complicado tras superar el coronavirus, hasta el punto de que no llegó a tiempo para ser titular en el estreno en Granada, ayer demostró estar ya a un gran nivel físico. Por fin, Williams.

Mal estado

El césped será reemplazado

Quejas de Garitano. El mal estado del césped que presentó ayer San Mamés no pasó por alto en la rueda de prensa que ofreció Gaizka Garitano, quien cuestionado al respecto no tuvo reparos en admitir públicamente que "está muy mal". "Hemos intentado hacer algunos entrenamientos en el campo y no pudimos, porque lo destrozamos en todo. El club lo sabe, está al tanto de ello", añadió al respecto el propio técnico. Horas después, el Athletic confirmó que los trabajos de sustitución del verde comenzaron por la tarde con la entrada de la maquinaria. Las tareas de retirada, reparación y nivelación del suelo e instalación de los nuevos tepes se extenderán, en principio, durante esta semana.

El bilbaino no marcaba un gol desde el 8 de marzo y puso fin a su sequía tras 224 días y 15 partidos, el equivalente al 40% del total de una liga

Iñaki Williams anotó su último tanto en el campeonato de la regularidad en San Mamés hace un año, el 20 de octubre, concretamente