Alta tensión en la recta final de la Liga

La trigésima quinta jornada de LaLiga Santander ha enardecido la tensión competitiva y ha encarecido los objetivos, con el torneo abierto de par en par y apresurado hacia su final por la pandemia del coronavirus.

10.07.2020 | 00:20
Celebración de la victoria del Sevilla en San Mamés

A falta de que el viernes los encuentros entre la Real Sociedad y el Granada y el del Real Madrid frente el Alavés dejen el destino en manos de las tres últimas fechas, todo está en juego.

El triunfo del Barcelona presiona al Real Madrid, sin margen de error ante un rival ahora amenazado por la reacción del Mallorca, que ganó al Levante (2-0) y contempla como posible la salvación.

Al empate del Atlético Madrid en Vigo (1-1) animó la puja por la tercera plaza con el triunfo del Sevilla en San Mamés (1-2) que alienta la carrera por la 'Champions'. El Villarreal beneficiado de la jornada después de su triunfo en Getafe (1-3) está a dos victorias de los sevillistas y del plantel de Diego Pablo Simeone.

Tampoco hay respiro por la parte baja. El adiós del Espanyol tras caer en el Camp Nou y la resignación del Leganés, que solo sacó un punto de IpurUa (0-0), es lo único seguro hacia el descenso que aún amenaza al Alavés, al Celta y al propio Eibar, con cosas por hacer y decir en estos diez días que restan de Liga.

ATHLETIC 1-2 SEVILLA


El talento de Ever Banega desequilibró el duelo de San Mamés que deja de momento al Athletic fuera de Europa y estimula las expectativas de la Real Sociedad y también del Valencia, al acecho tras reencontrarse con el triunfo en el duelo frente al Valladolid (2-1).

Una gran falta lanzada por el centrocampista argentino y un centro suyo culminado por Munir El Haddadi propiciaron el volteo en el marcador después de que Ander Capa pusiera por delante al conjunto en la primera mitad.

Reacción a tiempo Julen Lopetegui, que inició el choque con siete novedades en su once y que agitó su equipo con acierto en la segunda mitad. La entrada de Luuk De Jong y de Munir dieron otro aire al equipo, sometido por el ímpetu vasco en la parte inicial del choque.

El bajó físico de los locales y el giro sevillista premiaron al cuadro andaluz, que dio un paso de gigante hacia la próxima edición de la Liga de Campeones.

Por la parte baja, el Mallorca sigue vivo, sostenido por la fe y por los triunfos. Se aferra a la permanencia después de derrotar por 2-0 al Levante con los goles del colombiano Juan Camilo "Cucho" Hernández en la primera parte (min. 39) y del japonés Take Kubo, en la segunda.

Un cabezazo inapelable del ariete sudamericano y un disparo a bocajarro del nipón decidieron el partido ante un Levante que no se jugaba nada relevante en el Visit Mallorca Estadi, pero que, aun así, vendió cara la derrota porque atacó sin desmayo y tuvo varias ocasiones, pero sus delanteros no estuvieron finos en la definición.

El equipo balear se queda a tres puntos de la salvación que marca el Alavés (46), rival del Real Madrid este viernes en el estadio Alfredo Di Stéfano, y debe enfrentarse al Sevilla, Granada y Osasuna en las últimas tres jornadas, decisivas para sus intereses.

No sacó el mismo rendimiento del Leganés, que solo consiguió un punto de Ipurua frente al Eibar en un choque sin goles. El empate apenas sirve al conjunto madrileño, resignado a su suerte y a seis de la salvación con nueve puntos por jugar.

Algo más de aprecio tiene para el equipo de Jose Luis Mendilibar, a cuatro del Mallorca, y al que le sirve todo lo que sea sumar. 

noticias de deia