Así gana el Madrid

05.07.2020 | 12:06
Sergio Ramos ha puesto el 0-1 en el marcador de San Mamés de penalti.

Quien entienda el funcionamiento del VAR puede proceder a explicarlo. Donde quiera y desee. No importa el día, ni la hora. Mientras tanto, para el común de los mortales, las dudas continúan y se multiplican tras lo ocurrido hace un puñado de minutos en San Mamés, donde el Athletic ha caído derrotado ante el Real Madrid por la mínima como consecuencia de un polémico penalti decretado en el minuto 70 previa aparición del VAR, que no ha querido saber nada de otra clara pena máxima sobre Raúl García cometida por el autor del gol, Sergio Ramos, apenas cinco minutos después. Inaudito, pero tan cierto como que los blancos se han llevado los tres puntos en un partido disputado, igualado, y en el que los leones han visto volar los puntos muy a su pesar tras un trabajo de pico y pala durante noventa largos minutos marcados por el calor.

Con la Real Sociedad como principal escollo en el camino hacia Europa tras la paulatina renuncia del Valencia y la falta de gasolina de un Granada que no pudo pasar del empate anoche ante el conjunto ché en Los Cármenes, Garitano apostó de entrada por los mismos jugadores que se montaron una fiesta el miércoles en Mestalla. También por la misma disposición táctica, con Muniain escorado a la banda derecha y una doble punta de lanza formada por Raúl García y Williams, llamado a correr y rasgar las espaldas de Ramos y Militao. Lo que funciona, no se toca. Y menos en las grandes citas. Traje y corbata. Eso pensó el técnico rojiblanco y no se equivocó, pese al polémico resultado final. Enfrente, en el bando madridista, la noticia estuvo en la titularidad de Asensio y en la suplencia de Vinicius, porque el idilio de Bale con el banquillo dejó de ser noticia hace tiempo. Le va más el golf al galés, que vio desde el banco cómo sus compañeros, con el título de liga a la vista, arrancaban el partido con una marcha más que los leones.

Tanto fue así que Unai Simón, solvente como de costumbre, tuvo que aparecer en escena en el minuto 3 para desviar un envenenado lanzamiento de falta de Asensio sin que Carvajal lograra conectar con Benzema en el rechace con todo a su favor. Más clara todavía fue la ocasión de la que dispuso en el 21 el brasileño Rodrygo, libre de marca en boca de gol, para hacer el 0-1 con un cabezazo que mandó al limbo para alivio de los rojiblancos, que para entonces habían perdido ya en la batalla a Yeray por un problema muscular que hizo salir a la carrera a Núñez. También había visitado ya el Athletic a Courtois, al que dio la bienvenida Raúl García con un poderoso cabezazo a centro de Unai López que repelió el belga a dos manos y rodilla en tierra. La ofensiva blanca, en realidad, apenas duró veinte minutos. Lo que tardaron los de Garitano en coger el ritmo a la cita y mirar a los ojos al líder del campeonato, que sufrió con un par de arrancadas de Williams y con un disparo seco del bilbaino, tras robo de un lúcido y omnipresente Unai López, que se fue arriba.

Williams, de hecho, volvió a tener el 1-0 en sus botas en el minuto 36 en un vis a vis con Courtois resuelto con una ineficaz vaselina. Quedó mal anulada, por un inexistente fuera de juego, una acción que habría revisado el VAR en condiciones normales y que hubiera puesto por delante a los leones, de menos a más en un primer acto que cerró Benzema, previo error del propio Williams en la salida del balón, con un forzado testarazo que no encontró portería. Fue así como ambos equipos, con las espadas en todo lo alto y un ritmo de partido de bajas pulsaciones debido, probablemente, a las condiciones meteorológicas, enfilaron el camino hacia vestuarios. Lo hizo a buen seguro con buen sabor de boca el Athletic, que tenía bajo control a un Madrid de lo más terrenal, con Muniain activo con el esférico, pero al que no convenía darle demasiada cancha por lo que pudiera pasar. Y pasó.

LA APARICIÓN DEL VAR


Se conoce que no suelen perdonar los merengues, aunque no haya rastro del fugado Cristiano Ronaldo, pero volvieron a dársela los rojiblancos en el tramo inicial de la segunda mitad, en la que los hombres de Garitano quedaron de nuevo alejados del balón y, por ende, de las inmediaciones de Courtois. Retrasó líneas el Athletic, cada vez más cerca de Simón y sin la visión de Unai López desde la hora de juego, cuando fue sustituido por Vesga en un doble cambio que también tuvo como protagonistas a Córdoba y De Marcos. Saltó al césped el de Biasteri en un momento delicado para los suyos, sostenidos por dos muros como Iñigo Martínez y Núñez, hasta que intervino el decisivo VAR, en el minuto 70, para castigar con penalti un controvertido pisotón de Dani García sobre Marcelo.

Lo transformó Sergio Ramos ajustando al máximo su lanzamiento desde los once metros para superar la estirada de Simón apenas cinco minutos antes de que el videoarbitraje, sin explicación, no fuera utilizado por González González para revisar otro pisotón, más claro que el anterior, de Ramos sobre Raúl García en área visitante. Sigan, sigan. Esa fue la decisión del colegiado, tras llevarse la mano al pinganillo, para dejar en nada el lance como si no hubiera existido. Ver para creer, que diría aquel. Sin público en las gradas, no hubo música de viento para el trencilla, tampoco presión extra para árbitro, ni el rival. Como apenas la hubo por parte del Athletic en los minutos finales del choque, asfixiado, con Sancet y Villalibre en el campo en sustitución de Dani García y Williams, y con Simón salvando el 0-2 a los pies de Benzema.

Lo intentó De Marcos a la desesperada con un disparo que se fue alto y que no alteró la suerte de un partido, preso de la polémica, que se cerró con una tangana entre jugadores que no fue a mayores. Así gana el Madrid. Lo dijo claro y alto Muniain tras el envite. El jueves, contra el Sevilla, el Athletic debe levantarse, pero deberá hacerlo sin Raúl García, baja por acumulación de tarjetas.

ATHLETIC: Unai Simón; Capa, Yeray (Min. 20, Núñez), Iñigo Martínez, Berchiche; Dani García (Min. 79, Sancet), Unai López (Min. 63, Vesga), Muniain, Córdoba (Min. 63, De Marcos); Raúl García y Williams (Min. 79, Villalibre).

REAL MADRID: Courtois; Carvajal, Militao, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Valverde (Min. 85, Kroos), Modric, Asensio (Min. 74, Vinicius), Rodrygo (Min. 74, Lucas Vázquez); y Benzema (Min. 93, Jovic).

GOLES: 0-1: Min. 72, Sergio Ramos, de penalti.

ÁRBITRO: José Luis González González (Colegio de Castilla y León). Amonestó a los rojiblancos Raúl García (Min. 39), Muniain (Min. 92) y Berchiche (Min. 92) y al madridista Casemiro (Min. 90).

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 34 de liga disputado en San Mamés. En los prolegómenos del encuentro, Aitor Elizegi entregó al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, un obsequio con una imagen del último choque disputado por ambos equipos en la antigua Catedral.

noticias de deia