Golpe en la mesa del Athletic en Valencia para dormir en Europa (0-2)

01.07.2020 | 21:29
Raúl García ha sido el autor de los dos goles del Athletic en el partido ante el Valencia en Mestalla

El Athletic, con doblete de Raúl García, se exhibe en Mestalla a costa de un entregado Valencia y se sitúa séptimo a la espera de lo que haga esta tarde la Real Sociedad contra el Espanyol en Anoeta

VALENCIA: Cillessen; Florenzi (Min. 84, Wass), Diakhaby, Paulista, Jaume Costa; Kondogbia, Parejo (Min. 84, Vallejo), Ferrán (Min. 62, Cheryshev), Guedes (Min. 62, Soler); Rodrigo y Maxi Gómez (Min. 75, Gameiro).

ATHLETIC: Unai Simón; Capa, Yeray, Iñigo Martínez, Berchiche; Dani García, Unai López (Min. 66, Vesga), Williams (Min. 66, Villalibre), Muniain (Min. 82, De Marcos), Córdoba (Min. 90, Balenziaga); y Raúl García (Min. 82, Sancet).

GOLES: 0-1: Min. 13; Raúl García. 0-2: Min. 47; Raúl García.

ÁRBITRO: Xavier Estrada Fernández (Colegio catalán). Amonestó al valencianista Diakhaby (Min. 83).

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 33 de liga disputado en Mestalla, sin público en las gradas.

Entrenador nuevo, victoria segura. La frase, mil veces leída y escuchada, no ha ido esta tarde con el Athletic en Mestalla, donde los rojiblancos, en la apertura del sexto capítulo de Voro como técnico interino ché, se han exhibido con doblete de Raúl García para materializar el paso al frente que demandó en la previa Gaizka Garitano, dar un rotundo golpe en la mesa a costa de un rival directo que no perdía como local en liga desde el 28 de abril de 2019 y alcanzar la séptima posición para dormir esta noche en Europa. Casi nada, tal como pintaban las cosas a la vuelta del largo parón competitivo y a la espera, eso sí, de lo que haga esta tarde la Real ante el Espanyol, colista de la categoría, en Anoeta.

Las imágenes del Valencia-Athletic

En Valencia, impulsado por los cuatro días de margen para preparar una cita que se antojaba de más de tres puntos por aquello de ser un duelo directo por Europa y estar en juego un gol average particular del que también se han apoderado los bilbainos, Gaizka Garitano apostó de entrada por el mismo once que ante el Mallorca con la excepción del entonces goleador Oihan Sancet, relegado al banquillo en favor de un enchufado Iñigo Córdoba. El resto de la alineación, la misma que frente al cuadro bermellón. El comienzo del partido, prácticamente calcado, con actividad en ambas áreas y nuevo gol de Raúl García en el minuto 13 para firmar la primera de sus dos dianas del día, superar con trece goles en liga su tope realizador en Primera y poner cuesta abajo un encuentro que no pudo comenzar de mejor manera.

Muniain abraza a Raúl García tras adelantar al Atheltic en el marcador en Valencia. EFE

Fue un mayúsculo error en la entrega de Kondogbia, cuando las espadas estaban todavía en todo lo alto, lo que originó el 0-1. Recogió Muniain el regalo, condujo para encontrar a Williams en banda derecha y este envió el esférico al corazón del área para que el 22 del Athletic embocara y acentuara la sensación de asfixia de un Valencia que acusó el golpe. Como para no hacerlo en medio de una crisis de órdago. Se empequeñecieron los de Voro y se agigantaron los de Garitano, que buscaron el 0-2 con Capa y Berchiche coleccionando incorporaciones ofensivas, con Córdoba comiéndose a Florenzi en la izquierda, con un asociativo Muniain percutiendo por dentro y sin conceder absolutamente nada en el plano defensivo a un rival que hasta el minuto 39 solo atisbó la opción del gol nada más arrancar el choque.

Lo hizo, previo despiste de Dani García, mediante un ajustado disparo de Guedes que envió a córner, con una soberbia intervención, un salvador Unai Simón, que vio al filo del descanso como Maxi Gómez, de cabeza, perdonaba el 1-1 y mandaba un serio aviso a los rojiblancos. No convenía dormirse, ni recular. Dar un paso atrás podía costar caro. No era el día, ni el momento. Y no lo hicieron los rojiblancos, que contuvieron sin demasiados agobios las intentonas locales en los compases finales del primer acto y asestaron un segundo golpe, definitivo para la suerte del encuentro, nada más iniciarse la segunda mitad.

Unai Simón durante el Valencia-Athletic. Athletic Club


RAÚL GARCÍA, DE DULCE

Un nuevo regalo del Valencia, esta vez de Jaume Costa en otra entrega fallida en la salida del balón, desembocó en un pase de Córdoba a Raúl García, quien desde la lejanía, sin pensárselo dos veces, armó la pierna y lanzó un misil que se coló directamente por la escuadra de la portería de Cillessen. Celebraron con ganas el tanto los leones, sabedores del impacto del gol en todos los sentidos, y lo sufrieron como un auténtico puñal en el corazón los valencianistas, que no dieron para más. Hasta ahí. Tal era la superioridad visitante que Garitano pudo dar descanso en el minuto 66 a Unai López y Williams, sustituidos por Vesga y Villalibre dadas las circunstancias de un envite en el que el Athletic, en la última media hora, optó por el fútbol control para dormir la cita, poner el pijama al Valencia y mandarlo directamente a la cama con una fiebre de escándalo.

Mientras tanto, sin desconexiones que permitieran soñar con rascar punto alguno a los chés y con Muniain y Raúl García descansando también de cara a la cita dominical contra el Real Madrid, los leones terminaron su particular paseo por Mestalla jugando con su oponente como si de un juguete se tratara. Un juguete, roto, al que superan en la clasificación para poner la directa hacia Europa.

noticias de deia