Garitano se pone el listón alto: lograr plaza europea

El derioztarra rubrica la cantada renovación como entrenador a las puertas del regreso de la liga y con el complicado reto de lograr plaza europea en las once jornadas restantes

01.06.2020 | 00:14
Gaizka Garitano, durante el partido de ida en San Mamés de la semifinal de Copa frente al Granada.

Se trataba de un secreto a voces desde hace días atrás. Restaba la firma, el acto protocolario. O sea, el anuncio oficial, el que requiere de una escenografía acorde a su impacto. Ya no había más margen de espera. El Athletic ha gestionado sus propios tiempos y decidió que fuera en la mañana de ayer cuando comunicara la renovación de Gaizka Garitano como entrenador hasta el 30 de junio de 2021. No se manejaba un plan B. Rafa Alkorta, el director deportivo, lo había dicho por activa y por pasiva. No escondía su preferencia. El mínimo riesgo. Más vale pájaro en mano que cien volando. Garitano era el elegido. El parón generado por la pandemia del covid-19 ni siquiera iba a modificar la hoja de ruta de Alkorta. Los resultados ejercen su efecto balsámico, independientemente de que la propuesta del técnico guste más o guste menos. La clasificación a la final de Copa ha revalorizado al derioztarra, que, se quiera o no, fue la apuesta de la anterior Junta Directiva de Josu Urrutia. Fue ella la que le reclutó para tomar las riendas del Bilbao Athletic y asumir la dirección del primer equipo en caso de que una situación de urgencia así lo reclamara. Ese momento llegó con la destitución de Eduardo Berizzo el 4 de diciembre de 2018. Garitano sacó al Athletic del agujero y la Junta de Aitor Elizegi le renovó el 4 abril de 2019. Casi catorce meses después, el de Derio vuelve a comprometerse. "Este es el equipo del que soy desde pequeño, de mi corazón y dirigirlo es una alegría y responsabilidad", se congratula el técnico en declaraciones a la web del club.

La segunda rúbrica de Garitano llega a las puertas de la reapertura de LaLiga Santander. Lo cierto es que la pandemia ha retocado todos los planes. El propio técnico no quería decidirse hasta cuando se aclarara el objetivo del Athletic en la competición doméstica, donde el trayecto del colectivo rojiblanco se ha desarrollado en continuos altibajos, tanto en cuanto a resultados como en juego. El día 11 vuelve la liga y lo hace con once jornadas por delante en las que se debe vender todo el pescado. La guerra del equipo bilbaino se argumenta en la lucha, como mínimo, por la séptima plaza que aporta el billete a la Europa League después de que la UEFA frustrara el deseo de la Federación Española de Fútbol de que tanto Athletic como la Real Sociedad, los dos contendientes de la histórica final de La Cartuja que se disputará el próximo curso con público en las gradas, ya tuvieran adjudicados sendos pasaportes continentales debido a la demora obligada de esa gran cita en Sevilla. "El objetivo del equipo en estas once jornadas es claro, pese a la desventaja de cinco puntos con el Valencia –séptimo clasificado–: tratar de entrar en Europa", ambiciona Garitano, quien también subraya que debe "quedarse con las cosas positivas y tratar de mejorar".

una espinita clavada
 

El Athletic retomará el pulso a la liga frente al Atlético de Madrid en San Mamés. La casualidad suele ser caprichosa. El duelo ante el conjunto del Cholo Simeone se inscribe en la vigésimo octava jornada, al igual que ocurriera en la pasada campaña. Una coincidencia que va a más allá. Los leones recibieron entonces al equipo colchonero con cinco puntos de desventaja respecto al Valencia, que ocupaba la séptima plaza como sucede a día de hoy. El Athletic superó al Atlético por 2-0 con tantos de Iñaki Williams y Kenan Kodro, pero aquel buen resultado no le sirvió a la postre para agarrar un billete a la Europa League que se le escapó en la jornada final en el Sánchez Pizjuán, donde el infortunio, con el golpeo de Iñigo Martínez a la madera en la última acción, fue cruel, al margen del mal partido sellado por los rojiblancos.

Garitano tiene esa espinita clavada y se la quiere quitar. Pero también asume la exigencia que supone. Él mismo se ha puesto el listón alto. El Athletic cerró al jornada anterior, que se remonta al 8 de marzo, en la décima posición gracias a su goleada en el José Zorrilla (1-4) que le permitió encadenar dos victoria seguidas, pero esa escalada se quedó cortada por la pandemia. No obstante, quizá estos árboles tapan el bosque. La Copa ocasionó el despiste en la liga y quizá los leones lamenten las cuatro derrotas consecutivas sufridas con anterioridad a esos éxitos ante el Villarreal y el Valladolid. El Athletic, no en vano, debe iniciar la caza del Valencia, al que visita en Mestalla en la trigésima tercera jornada, pero para ello debe sacar su mejor fútbol. De ahí el reto de Garitano, consciente de lo que se puede jugar pese a que le avala su renovación. Un deterioro en estas once jornadas le puede generar un desgaste de cara al verano que salpicaría asimismo a Alkorta, pero la conquista de la séptima plaza encumbraría al derioztarra y al director deportivo. Europa marca el camino.

athletic femenino

Regreso a los entrenamientos en Zamudio. A pesar de que la Primera Iberdrola no se reiniciará esta temporada, el Athletic volverá a la actividad hoy lunes. Las de Ángel Villacampa pasaron el pasado jueves los reconocimientos médicos pertinentes en el IMQ y volverán a entrar en contacto con el balón y el césped. Será en el campo de fútbol municipal de Gazituaga, propiedad del Ayuntamiento de Zamudio que cederá sus instalaciones a las rojiblancas.

Una preparación de tres semanas. Las sesiones, siguiendo los protocolos que indica el Ministerio de Sanidad en materia de fútbol no profesional, serán en un principio en grupos muy reducidos y a puerta cerrada. Está previsto que haya una progresión en los entrenamientos del equipo femenino hasta completar al menos tres semanas de trabajo. Tal y como indicó Villacampa en la rueda de prensa del miércoles, volver a entrenar "servirá para llegar en mejores condiciones a la pretemporada".