Tres años de prisión por estamparle una copa en la cara en un bar de Barcelona

El hombre requirió tratamiento médico y quirúrgico por varias lesiones que le mantuvieron casi dos años fuera de sus ocupaciones habituales. Además, éstas le han dejado secuelas estéticas así como funcionales por problemas oculares

21.04.2022 | 07:43
Varias personas en la barra de una discoteca.

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de tres años de prisión para una mujer que estampó una copa de balón en la cara de una persona en un bar de Barcelona.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, la Sala de lo Penal rechaza el recurso de casación de la condenada contra la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que a su vez confirmó aquella de la Audiencia de Barcelona.

Este tribunal le impuso tres años de prisión por un delito de lesiones con deformidad y una indemnización de 108.313 euros por los daños y perjuicios ocasionados a la victima.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 3.45 horas del 30 de abril de 2017, en un bar de la calle Valencia de Barcelona donde la mujer se encontraba en compañía de unos amigos en la barra del local.

En un momento determinado se enzarzó en una discusión con una persona que se encontraba cerca de ella, lanzándole una copa de balón que no le llegó a impactar a él, pero sí a otra persona que estaba situada justo detrás.

A consecuencia del impacto, este hombre requirió tratamiento médico y quirúrgico por una lesiones que le mantuvieron casi dos años fuera de sus ocupaciones habituales y que le han dejado secuelas estéticas debido a varias cicatrices así como funcionales por problemas oculares.

La mujer recurrió al Supremo por entender que el hecho de que la víctima estuviera detrás de la persona a la que decidió lanzar la copa, no acredita que estuviera dentro de su campo de visión y por tanto, que aceptara la posibilidad de alcanzarlo con el lanzamiento de la copa, ya que a su juicio estar detrás no equivale a estar a la vista, máxime si los hechos suceden en una discoteca/bar musical que por costumbre suelen ser lugares con poca iluminación.

Por ello, considera que no tenía que representarse la posibilidad de alcanzar al lesionado, de manera que los hechos serían constitutivos de un delito de lesiones con uso de medio peligroso en grado de tentativa en concurso ideal con un delito de lesiones imprudentes, es decir sin dolo.

Sin embargo, el Supremo dice que "resulta incuestionable" la existencia de un "supuesto dolo eventual", ya que "lanzó una copa balón de cristal, de forma violenta, hacia la cabeza de una persona que se encontraba cerca, totalmente desprevenida, sin posibilidad de intuir la acción de la mujer, con la que únicamente se encontraba discutiendo de palabra, y por ello sin capacidad de reacción".

"Tal acción no solo generó un elevado peligro de que se produjera el resultado concreto ocasionado, ya fuera en su persona, ya en la de otra de las muchas personas que se encontraban en el local, como así aconteció, configurándose por ello como probable, sino que impide aceptar el desconocimiento por la acusada de la alta probabilidad de un resultado semejante al producido", añade.

noticias de deia