EN MADRID

Detenido un agresor sexual que captaba mujeres con ofertas de trabajo falsas

Captaba a las víctimas en webs de empleo, en las que buscaba mujeres para realizar trabajos de limpieza y masajes

21.02.2020 | 10:17
Protesta contra las agresiones sexistas y sexuales

MADRID. La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 40 años que agredía sexualmente a mujeres que captaba mediante falsas ofertas de trabajo como limpiadoras en una vivienda situada en la localidad madrileña de Valdemoro.

El arrestado, J.J.V.Y., peruano y vecino de Valdemoro y con antecedentes por hechos similares, ha sido puesto a disposición judicial como presunto autor de cuatro delitos de agresión sexual con acceso carnal y el Juzgado acordado su ingreso en prisión, informa la Guardia Civil.

La investigación, denominada Scort, ha sido realizada a raíz de que varias mujeres presentaran denuncias por agresión sexual con un en las que describían formas de actuación simulares similares y características comunes respecto al autor de los hechos.

Los agentes recogieron el testimonio de tres víctimas y lograron identificar a una cuarta.

El detenido captaba víctimas a través de páginas web dedicadas a ofertar empleo, en las que buscaba mujeres para realizar trabajos de limpieza en hogares y masajes terapéuticos.

A cambio de un pago muy alto y exagerado, que oscilaba entre 300 y 400 euros al día, captaba la atención de mujeres con una situación económica poco favorable.

En las oferta de trabajo el hombre se hacía llamar Alejandro y para ponerse en contacto con él las víctimas tenían que dejar un número de teléfono en una dirección de correo electrónico insertada en el anuncio.

Con esos datos el arrestado se ponía en contacto con ellas y las obligaba a que fueran a Valdemoro para realizar una prueba y formalizar el contrato de trabajo.

En ese municipio el hombre las recogía a pie y caminaban hasta un domicilio, donde tras amenazarlas, intimidarlas y agredirlas, abusaba de ellas sexualmente.

En varias ocasiones para amedrentarlas les hacía fotos íntimas y de sus pasaportes para después chantajearlas con su difusión en el caso de que denunciaran los hechos a la Policía.