Trata de robar a punta de pistola en una tienda de chucherías

La dependienta del local de Portugalete logró disuadir al ladrón al echarle espray de pimienta

31.01.2020 | 06:21
Local en el que un hombre intentó robar ayer a punta de pistola en Portugalete.

Portugalete - Vanesa Sánchez abrió ayer su tienda como un día más, pero, por desgracia, no fue una jornada más para la responsable de la tienda de golosinas situada en la calle Hermanos de la Instrucción Cristiana de Portugalete. Corrían las 9.35 horas cuando un hombre con la cara cubierta entró al local para, a punta de pistola, tratar de robarle. "Al principio pensaba que era un piquete para que cerrase el local, pero cuando sacó la pistola ya entendí que se trataba de un atraco", señaló la mujer.

El ladrón le pidió hasta en tres ocasiones que le diese su bolso y le dio igual la advertencia de Vanesa de que estaba siendo grabado por una cámara de vigilancia. A la tercera ocasión en la que el encapuchado le exigió que le entregase el bolso, Sánchez no se lo pensó y le roció la cara con el bote de espray de pimienta que habitualmente tiene tras el mostrador de su local. "Te imaginas que si te van a intimidar con un arma pueda ser con una navaja, pero no con una pistola. No sabes si es de verdad o no... Yo he reaccionado echándole el espray y, por fortuna, ha servido para que no me pasara nada", reconoce la mujer que lleva más de una década con el negocio.

Tras ser rociado con el espray, el encapuchado huyó del lugar y la mujer llamó a la Ertzaintza para contar lo sucedido. En el lugar de los hechos se personaron varios agentes para hacer las primeras pesquisas, cuyo autor, por el momento, no está identificado. "Ojalá se le pueda identificar con las imágenes que ha tomado la cámara", desea Sánchez.

Ni la cámara de videovigilancia existente en el local ni el espray disuasor que tiene tras el mostrador son fruto de la casualidad. Ni mucho menos. Y es que Sánchez fue víctima de un robo en su tienda hace dos años. Aquella vez tuvo un final peor. "Hace cuestión de dos años entró un menor a robarme. Nada más entrar, me dio un tortazo y cuando estaba en el suelo, varias patadas", recuerda una mujer que reconoce que "vienes a trabajar con miedo". Ayer le tocó a ella ser intimidada, pero en los últimos tiempos, según su versión, ha habido varios robos en esta zona de Portugalete que limita con Santurtzi. "Han entrado a robar en negocios y en casas, según me han dicho, y en algún piso han entrado hasta dos veces", señala. Por ello, Sánchez solicita una "mayor presencia policial en esta zona. Lo he pedido otras veces y, sí, el día que lo solicitas, se nota más presencia, pero pasado un tiempo volvemos a estar igual", apunta.

Vanesa Sánchez quiere sentirse más segura mientras trabaja, tratar de evitar un nuevo episodio como el que vivió ayer y, por ello, pondrá una nueva cámara en su negocio.

noticias de deia