Muere en Gasteiz una mujer de 84 años por coronavirus que había sido vacunada

Gotzone Sagardui recuerda que las vacunas dotan "un alto grado de inmunidad" pero no evitan al 100% el contagio

11.05.2021 | 09:23
La mujer fallecida en Gasteiz estaba vacunada de coronavirus

Una usuaria de una residencia de Gasteiz, de 84 años y vacunada contra la covid-19, murió la semana pasada tras contraer esta enfermedad, según han confirmado fuentes del Ayuntamiento, titular del centro residencial.

La mujer era usuaria de la Residencia San Prudencio de la capital alavesa. Fuentes municipales han explicado que se le detectó la covid en una prueba médica rutinaria. Posteriormente, su estado de salud empeoró, por lo que fue ingresada en un centro hospitalario. Tras varios días hospitalizada, falleció la pasada semana.

La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, ha trasladado hoy sus " condolencias" a la familia de la mujer. "Es un hecho que nadie queremos vivir", ha lamentado.


 

La consejera ha recordado que las vacunas contra el coronavirus " nos dotan de un alto grado de inmunidad, nos ayudan a desarrollar un alto grado de defensa ante el virus", pero ha advertido de que estos fármacos no evitan al 100% la posibilidad de contagio. "Lo mismo nos ocurre con el desarrollo de la sintomatología, que puede variar en función no solo ya de la vacuna sino también de la situación general que tenga la persona afectada", ha explicado.
 
Por ello, ha señalado que " pueden ocurrir" fallecimientos en personas que hayan sido previamente vacunadas. Por ello, y tras insistir en que " la eficacia de las vacunas se está demostrando que es alta", ha incidido en la necesidad de seguir manteniendo las medidas de protección "porque el contagio puede darse. Esperemos que desenlaces como estos sean los menos, algo que se está viendo demostrado en los datos de nuestras residencias".
 
En este sentido, ha recordado que las residencias siguen manteniendo medidas de prevención y protocolos específicos para seguir tratando de evitar la propagación del virus tanto entre los propios usuarios como entre las plantillas.
 
Respecto a los trabajadores de centros sanitarios y sociosanitarios que han tomado la decisión de no vacunarse, ha reconocido que la administración de los fármacos es un acto "voluntario y una decisión personal, que además de tener una repercusión individual puede tener también una consecuencia colectiva, que es contagiar a otras personas".
 

RESIDENTE FALLECIDA EN BILBAO

La Diputación Foral de Bizkaia informó de que el pasado sábado falleció una persona residente del centro Gazteluondo de Bilbao que no había recibido la vacuna por decisión propia.

noticias de deia