Los turistas llegan a Bilbao a cuentagotas tras la pandemia

La mayoría son parejas que han optado por Bilbao tras haber visto trastocados su planes debido a la crisis sanitaria

03.07.2020 | 00:15
La explanada del Guggenheim mostraba ayer una afluencia de visitantes mucho menor de lo habitual ya en estas fechas del mes de julio.

Los primeros visitantes estatales llegan a la ciudad, que el jueves retomó el servicio de Bilbao City Bus.

Los aledaños del Guggenheim siguen siendo un buen observatorio para analizar el volumen de visitantes que recala en Bilbao. Y se percibe que, tímidamente, los turistas comienzan a adueñarse de los espacios con más reclamo. Mientras un denso sirimiri cubría la ciudad, ayer al mediodía, el goteo de viajeros ataviados con mascarillas y paraguas que se sacaban fotos con Puppy de fondo era constante. Con la reanudación de Bilbao City Bus, el servicio de bus turístico que incorpora dos nuevas unidades, se sumó además otra actividad más para completar la experiencia. La mayoría son viajeros estatales a los que el coronavirus ha trastocado sus planes. Para Almudena Minguelo y Gema Pérez es la primera vez que visitan Euskadi. "Siempre ha sido un sitio al que queríamos venir", aseguraron a la salida de la Oficina de Turismo.

La carambola por la que estas tinerfeñas están en Bilbao es aún mayor, si cabe. "Nos ha tocado uno de los 25.000 billetes dobles que Vueling sorteó entre los sanitarios. No elegimos el destino", revelaron Almudena, enfermera, y Gema, auxiliar, quienes aprovechan sus cinco días de descanso para conocer la capital vizcaina a fondo. "Hemos tenido muchísimo trabajo por lo que necesitamos desconexión total. Aún así, en nuestra tierra lo hemos tenido más fácil que en otras zonas. No hemos llegado a colapsar el hospital", señalaron. Quizás por haber estado en primera línea, Almudena confesó que aún le impone bastante "estar en sociedad". De hecho, le costó lo suyo subirse al avión. "Estaba al 85% de ocupación, más o menos", aclaró.

Montse Cano y Albert Mas fueron los primeros visitantes en subirse al bus turístico. Borja Guerrero

En esa línea, las canarias, preparadas para la lluvia con chubasqueros fucsias, explicaron que su intención es permanecer los cinco días en Bilbao. "Nos han dicho que aprovechemos para ir a Donostia, pero con esto del covid-19 estamos evitando las aglomeraciones", repusieron. "Tenemos un par de rutas estudiadas, queremos subirnos al mirador y montar en el barquito", explicaron las tinerfeñas que están alojadas en el céntrico hotel NH Villa de Bilbao. "El fin de semana queremos conocer alguna playa del Cantábrico. Hoy –por ayer– con este día, nos vamos de museos. Primero al Guggenheim y luego al Museo Vasco. A la tarde a ver si nos cogemos el bus turístico", señalaron.

Los primeros usuarios de dicho servicio fueron Montse Cano y Albert Mas, una pareja del Pirineo leridano, junto a otro dúo de amigos. "Hemos pasado tres días en Huesca y hemos subido a Bilbao", aseguraron estos catalanes que han optado por combinar turismo de naturaleza y de ciudad. "Estuvimos aquí hace tres años. Si no llueve mucho queremos conocer Getxo y Portugalete también. Este año teníamos previsto ir a Italia, donde tenemos un amigo, pero no ha sido posible", indicaron sobre el cambio de planes motivado por la crisis sanitaria. Antes de que subieran al autobús para realizar un itinerario de 55 minutos por la villa, una trabajadora del servicio les explicó: "Podéis bajar en cualquier parada, pero antes tenéis que pulsar el botón".

El Museo Guggenheim sigue siendo uno de los mayores focos de atracción turística de la ciudad. Fotos: Borja Guerrero

David Martín y Vanesa Sanz, una pareja zaragozana, barajaba si subirse al autobús. "Solo nos quedamos hoy y es una forma de verlo todo", apuntaron tras explicar que, aunque su viaje había sido improvisado, llegaron a Bizkaia con un firme propósito: "Teníamos muchas ganas de conocer San Juan de Gaztelugatxe y por fin pudimos ir ayer. Reservamos la hora y el día por Internet. La organización estuvo muy bien, nada de masificaciones", comentaron. Esperan que este desplazamiento exprés, con solo una pernoctación, sea el comienzo de otros a lo largo de julio y agosto, aunque son cautos. "Este verano no va a quedar más que hacer turismo de cercanía. Por Europa estará complicado. El año pasado estuvimos en Escocia y hace dos, en Francia y Alemania", apuntaron.

Aunque son más asiduos en el sur de la península, Carmen Tamudo y su marido han optado este año por el norte. "Somos de Madrid y el calor ya se está haciendo sofocante", reveló este turista que pernocta en Santander. Desde ahí se desplazaron ayer para pasar el día en Bilbao, una ciudad que hacía más de veinte años que no pisaban. "Ha cambiado muchísimo, a mejor", opinó la madrileña mientras se colocaba bien la mascarilla. "Lo llevo fatal, se me hace muy incómodo", se justificó.

"Nos ha tocado uno de los 25.000 billetes dobles que Vueling sorteó entre los sanitarios"

Almudena y Gema

Sanitarias tinerfeñas

"Este año teníamos previsto ir a Italia, donde tenemos un amigo, pero no ha sido posible"

Montse Cano y Albert Mas

Turistas del Pirineo leridano