hasta los 48,6 días

Aumenta ligeramente la espera para operarse en Osakidetza

09.02.2020 | 09:48
Osakidetza ya ha activado el protocolo contra la tuberculosis en el hospital de Cruces. Foto: Borja Guerrero

GASTEIZ. El director general de Osakidetza, Juan Luis Diego, y el director de Asistencia Sanitaria, Andoni Arcelay, han presentado este viernes en rueda de prensa los datos correspondientes a la actividad del Servicio Vasco de Salud durante los seis primeros meses del año, en los que se ha atendido a 96.000 pacientes, 67.000 en Atención Primaria y 29.000 en los hospitales. 

Además de dar a conocer los datos, ambos han avanzado procedimientos novedosos en los que ya se está trabajando, como el traspaso de pacientes entre hospitales en función de los medios y la demanda en cada momento, y la posibilidad de dejar de practicar algunas intervenciones y pruebas diagnósticas si la "evidencia científica no las respalda" para determinadas patologías, pero siempre sin modificar la cartera de servicios de Osakidetza.

Diego ha hecho hincapié en que la demora media para ser operado se sitúa entre los 48 y los 51 días durante los cuatro últimos años, estabilidad que ha valorado por encima de que la media "baje o suba 0,5 puntos". El porcentaje ha bajado en los hospitales de Gasteiz (de 50,7 al 50,2), en el vizcaino de Cruces (de 43,1 a 42), y en los de Donostia (de 49 a 46), entre otros, pero ha subido en los del Bajo Deba (de 43,8 a 56,8)  y del Alto Deba (de 27,5 a 41,3).

El director de Osakidetza ha señalado que el incremento medio se debe al envejecimiento de la población, que se refleja en un aumento del 3,41 % de las intervenciones a mayores de 65 años, y a la innovación tecnológica, que permite hacer un mayor número de operaciones programadas, que de hecho han subido un 2,68 %.

La espera es mayor en casi todas las especialidades como la cirugía general (pasa de 42,3 a 45,7 días), la otorrinolaringología (de 47,7 a 49,1) la oftalmología (de 40,3 a 44,2), la ginecología (de 34,1 a 38,5) y la traumatología (de 58,6 a 58,7), mientras que ha bajado en urología (de 50,9 a 41). Por su parte, la demora para pruebas diagnósticas baja y pasa de 14,9 a 13,2 días y la relativa a la obtención de una cita en consultas externas sube más de un día al situarse en 32, 4 (30,1 en 2018).

También se mantienen estables los procedimientos no quirúrgicos y de alta complejidad, y las alternativas a las hospitalizaciones. Diego ha destacado que el tiempo de estancia en los hospitales es de 5,3 días y que ha bajado en un 13 % el uso de los servicios de urgencias para las calificadas como muy leves, por lo que ha agradecido a los ciudadanos que cada vez más "hagan uso responsable de los recursos", ya que por segundo año consecutivo se atiende a más personas en los puntos de atención continuada (PAC) que en las urgencias hospitalarias. 

Diego ha advertido de la bajada en las donaciones de sangre (-7,6 %) y, aunque ha subrayado que los "niveles no son preocupantes", ha señalado que se está trabajando con las asociaciones de donantes para analizar las causas, que podrían deberse a que "salen más personas del sistema de donantes de las que entran" por la edad de los mismos. Por ello, ha destacado la necesidad de hacer campañas entre los más jóvenes. 

Los resultados del balance de los primeros seis meses del año, en opinión del director general de Osakidetrza, avalan la gestión del ente, que es "un referente de la atención sanitaria y goza de la confianza de la sociedad vasca", ya que "ocho de cada diez personas aseguran que prefieren operarse en un hospital público".

"Nos queda mucho por hacer pero estamos en el buen camino", ha concluido.

noticias de deia