tras la denuncia de FACUA

La Fiscalía de Madrid se inhibe a favor de la Diócesis de Alcalá por los cursos de homosexualidad

09.02.2020 | 00:02
El arzobispo, Juan Antonio Reig Plá, durante una misa / Obispado de Alcalá de Henares

Facua entienden que se producen delitos de odio y posible intrusismo profesional

MADRID.El pasado jueves, el portavoz de la organización, Rubén Sánchez, presentó en el registro de la Fiscalía la denuncia por un delito de odio del artículo 510 del Código Penal y otro de instrusismo profesional del artículo 403.

En concreto, se solicita a la Fiscalía que se investigue la actividad "pseudo científica desarrollada tanto por la Diócesis de Alcalá de Henares como por personas jurídicas y personas físicas que pudieran haber participado de alguna forma en el desarrollo" de los cursos.

El pasado 1 de mayo, 'eldiario.es' publicó que "El Obispado de Alcalá celebra cursos ilegales y clandestinos para curar la homosexualidad". Según la documentación difundida, la formación recoge que "la homosexualidad se produce por no haber despertado o cultivado suficientemente la masculinidad".

Tras presentar el texto judicial, Rubén Sánchez subrayó que desde Facua entienden que "más allá del incumplimiento de la legislación, se produce, por un lado, una posible vulneración del Código Penal en cuanto a delitos de odio y, por otro, el posible intrusismo profesional" al que se está incurriendo.

Adenás, precisó que han pedido que la Fiscalía abra una investigación contra la Diócesis de Alcalá de Henares, pero también sobre cualquier persona física o jurídica que haya podido participar en estas "pseudo" terapias.

"Esos cursos, supuestamente para curar la homosexualidad donde se trata la homosexualidad como una dolencia o como una enfermedad, entendemos que puede encajar en el tipo de delito de odio, porque se está hablando de un grupo como son personas por su orientación sexual", aseguró.

GRUPO ATACADO.

En esta línea, señaló que hay "un grupo al que se está discriminando, al que se está de alguna manera atacando con una serie de mensajes en los que se llega al extremo de hablar de que son extremos extraordinariamente grave".

"Nos parece que entre las víctimas de este tipo de pseudo terapia hay menores de edad y hay un elemento especialmente importante a tener en cuenta en cuanto a la vulneración de normativa y por supuesto también la vulneración del Código Penal", reseñó.

Además, criticó que haya personas que estarían desarrollando "este tipo de cursos o pseudo terapias desarrollando una práctica propia de profesionales de determinadas ámbitos, como por ejemplo la psicología".