El Govern se querella contra Casado por "mentir" sobre el catalán

El presidente del PP afirmó que en Catalunya los profesores no dejan ir al baño a los niños que hablan en castellano

21.12.2021 | 12:57
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonés.

"¿Se puede tolerar que haya profesores con instrucciones para no dejar ir al baño a niños porque hablan en castellano?". Así lo afirmó el presidente del PP, Pablo Casado, el pasado viernes en Galicia, tras lo que el president de la Generalitat, Pere Aragonès, anunció la posible interposición de acciones legales en su contra. Ese paso se ha producido finalmente y el Govern ha presentado una querella ante el Tribunal Supremo contra el líder 'popular' por sus declaraciones sobre el uso del catalán en la escuela.

Así lo ha anunciado en la rueda de prensa posterior al Consell Executiu la portavoz del Govern, Patrícia Plaja, que ha explicado que la querella acusa a Casado de presuntos delitos de injurias, calumnias y de incitación al odio y a la violencia. Sobre sus palabras, Plaja ha dicho que "no solo son absolutamente falsas, sino que atacan directamente al conjunto del profesorado catalán". "Hay líneas rojas que no se pueden traspasar y si se traspasan encontrarán al Govern de la Generalitat combatiéndolas", ha añadido.

Pablo Casado se refirió a la escuela catalana durante su intervención en la Junta Directiva provincial del PP de A Coruña. En tono vehemente, lanzó una retahíla de preguntas: "¿Se puede tolerar que a un niño de 5 años se le pida apedrear para aislarle en clase? ¿Se puede tolerar que haya niños que por hablar castellano en el recreo, les metieran piedras en la mochila? ¿Se puede tolerar que a los hijos de la Guardia Civil y de la Policía Nacional se les señale en clase y se diga que no pueden estar integrados?". Culpó de esta situación no solo a los independentistas catalanes sino también al Gobierno de Pedro Sánchez.

DIBUJOS EN EUSKERA


Esta intervención fue la marejada del tenso pleno que se vivió en el Congreso el miércoles de la semana pasada. A cuenta de la sentencia judicial contra la inmersión lingüística en Catalunya, el propio Casado desplegó un discurso férreo en defensa del castellano y contra el pluralismo, y en el que arremetió incluso contra el euskera en su estrategia para atacar al Gobierno de coalición. "Tanta chorrada de niñes, bollos y dibujos en euskera, pero usted deja desprotegidos a los menores", espetó al presidente español.

En su comparecencia, la portavoz del Govern ha explicado que la querella se presentó ayer tras ser estudiada por los servicios jurídicos del Ejecutivo catalán, al entender que Casado lanzó "afirmaciones durísimas que son falsas" y con las que "está acusando a la comunidad educativa de diversos delitos". Le ha acusado por ello de "mentir" sobre la presunta discriminación de niños castellanohablantes en la escuela catalana, y de atribuir a los profesores delitos contra la integridad moral, de coaccionar a menores y de ser responsables de incitación al odio y a la violencia.

EL MUNDO AL REVÉS


Lejos de rectificar, el PP ha reaccionado redoblando sus ataques. "Lo que sí tenemos muy claro y le decimos al Govern es que nadie nos va a callar, que vamos a seguir denunciado todo tipo de limitación de derechos y de libertades en nuestro país y que llegaremos hasta el final", ha aseverado su portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra.

A su juicio, esta denuncia ante el Supremo es "el mundo al revés" porque la Generalitat "no cumple la ley" con el catalán en la escuela pero acude a los tribunales para ir contra el PP, que exige que se cumpla la ley. Gamarra ha denunciado además el "silencio cómplice" del Ejecutivo de Sánchez, que "no hace absolutamente nada para garantizar los derechos y las libertades de los catalanes en una parte de España".

noticias de deia