La eurorregión se renueva para reavivar la cooperación transfronteriza tras el covid

La CAV-Nueva Aquitania-Nafarroa presenta un nuevo plan estratégico para reforzar los ámbitos de trabajo conjunto

27.10.2021 | 20:42
Alain Rousset, María Chivite e Iñigo Urkullu, ayer, tras la reunión que mantuvieron en la capital guipuzcoana.

La pandemia del covid-19, con su correspondiente cierre fronterizo mientras duró lo más difícil de la situación sanitaria, supuso un duro golpe para los ámbitos de cooperación que desde hace años mantienen la CAV, Nafarroa y la región de Nueva Aquitania. Ahora, una vez superado lo peor del coronavirus, las instituciones y agentes de los tres territorios que componen la eurorregión no solo quieren recuperar la relación perdida durante el último año y medio, sino que buscan también afianzar y reforzar las políticas comunes a nivel transfronterizo.

En este contexto, ayer miércoles se reunieron en Donostia el lehendakari Iñigo Urkullu, la presidenta de Nafarroa, María Chivite; y el presidente de Nueva Aquitania, Alain Rousset; para oficializar la aprobación del nuevo proyecto base de la eurorregión: el Plan Estratégico 2021-2027.

Así, tras el encuentro desde la institución que engloba a las tres regiones explicaron que el nuevo plan se construye sobre el trabajo del anterior y ha sido elaborado "con enfoque participativo", mediante encuestas eurorregionales, la participación de agentes clave, y diez grupos de trabajo temáticos con los que se han fijado las líneas de los próximos siete años.

Desde la eurorregión señalaron asimismo que este proyecto está basado en las prioridades de los gobiernos y de la agenda europea, con temas como la igualdad, el desarrollo sostenible y la digitalización como ámbitos fundamentales de trabajo.

Todo ello se ha plasmado en cinco ejes estratégicos que serán la base de la cooperación entre las dos autonomías del Estado español y la región del Estado francés en los próximos años: continuidad, desarrollo inteligente, sostenibilidad y cohesión del territorio, gobernaza transfronteriza y gestión avanzada de la eurorregión. El lehendakari apostó también por "ser ambiciosos" con el transporte ferroviario y el corredor atlántico, marcando como fecha el año 2030.

Diez años de vida


En su intervención, Iñigo Urkullu recordó que la eurorregión cumple este mes de noviembre diez años y explicó que la pandemia "ha retrasado" la actualización del plan angular para los próximos siete años. "Hacemos una valoración positiva del anterior plan. Se han realizado 140 proyectos por valor de cuatro millones de euros y se ha actuado en áreas como la educación, las comunicaciones, el plurilingüismo y la cultura".

Asimismo, el lehendakari destacó que la eurorregión está a día de hoy "capacitada para captar fondos europeos" y opinó que el nuevo plan reforzará la cooperación. "Cumpliremos 10 años y lo hacemos mirando al futuro: es un proyecto consolidado que afecta a casi nueve millones de personas. Hemos desarrollado relaciones de solidaridad", defendió.

Cree el jefe del Ejecutivo vasco que la eurorregión puede ser "una herramienta muy útil" en la colaboración entre agentes e instituciones, y resalta que uno de los principales objetivos será la "eliminación" de los obstáculos transfronterizos. "Queremos ser el organismo que facilite la cooperación transfronteriza", insistió Urkullu, que acudirá anualmente a un nuevo foro junto a Chivite y Rousset en el que se analice el trabajo de la institución.

Por su parte, María Chivite hizo balance de la participación de Nafarroa en este órgano, al que se unió en 2017 bajo la presidencia de Uxue Barkos -presente en el acto de ayer-, y destacó el "horizonte de cooperación y trabajo en común con todos los agentes y con la ciudadanía" que a su juicio se produce en las actuaciones de la eurorregión.

Así las cosas, la presidenta del Gobierno foral confía en que el nuevo plan estratégico "sea igual de fructífero" que el anterior. "Asistimos ahora desde el comienzo al nuevo plan con ilusión. El cómo hacemos las cosas es igual de importante del resultado y si los proyectos son participativos serán más enriquecedores", expresó.

Chivite recordó asimismo las trabas que la pandemia ha acarreado en la cooperación entre instituciones, todavía más cuando existe una frontera que separa a la eurorregión. "Reforzar la colaboración es la enseñanza de la pandemia y tenemos espíritu y voluntad de superar las barreras fronterizas", argumentó la presidenta navarra, que quiere también poner el foco en las políticas de igualdad de género y en la lucha contra la despoblación.

En último lugar intervino el presidente de la región de Nueva Aquitania, Alain Rousset, que destacó que la institución transfronteriza debe jugar un "papel importante" en la construcción europea. "Nuestra cooperación es un ejemplo de la Europa que todos esperamos", dijo.

Así, en ese camino de "mejoras a escala internacional" en el funcionamiento de una Unión Europea que debe "seguir aportando paz y prosperidad", Rousset cree que es imprescindible poner en valor la cooperación entre regiones divididas en varios estados.

En el caso de esta eurorregión, el presidente de Nueva Aquitania recordó que no cuenta con una gran financiación pero es capaz de moverse en diversos ámbitos de actuación: "A pesar de la debilidad del Presupuesto, somos un ejemplo; y lo demuestran la innovación, el transporte, el multilingüismo y la cooperación universitari. Todo esto tiene que hacer que seamos una piedra angular para Europa".

Cinco ejes fundamentales

Nuevo plan estratégico. El nuevo proyecto a desarrollar por la eurorregión desde ahora hasta 2027 cuenta con cinco ejes fundamentales en los que se realizarán las actuaciones de la institución. El primero de ellos es la continuidad, que ahondará en proyectos ya existentes en los ámbitos, de cultura, plurilingüismo, audiovisuales y juventud. El segundo punto es el relativo al desarrollo inteligente, que busca seguir creando clústeres de empresas en sectores estratégicos y emergentes, así como fomentar el comercio interior y la cooperación en empleo y universidades. El siguiente eje versa sobre la sostenibilidad y cohesión del territorio, con esfuerzos para combatir el cambio climático, desarrollar espacios naturales y fomentar el turismo sostenible y de proximidad. Los dos últimos ejes del plan -que serán de carácter transversal- son los relativos a la gobernanza transfronteriza y a la gestión avanzada de la eurorregión.

noticias de deia