Podemos, ERC y Bildu retiran la enmienda antidesahucios

Lo acuerdan al promoverse la medida por real decreto, aunque los soberanistas mantienen las suyas propias

01.12.2020 | 09:57
Gabriel Rufián (ERC) y Oskar Matute (EH Bildu) en un acto en el exterior del Congreso.

Unidas Podemos, Esquerra y EH Bildu retiraron el martes su enmienda conjunta a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2021 para prohibir los desahucios sin alternativa habitacional y los cortes de suministros básicos, si bien las formaciones independentistas sí que mantendrán las enmiendas presentadas de forma individual para "seguir presionando desde el Congreso".

Unidas Podemos ya negociaba la retirada de la enmienda de la tramitación de las nuevas Cuentas, que esta semana afronta sus votaciones en el Pleno del Congreso antes de ser aprobadas ante el compromiso del Gobierno de presentar un decreto ley "que trabaja en esa dirección".

Este decreto, señalaban, permitiría una entrada en vigor inmediata, mientras que en Presupuestos solamente podría empezar a aplicarse a partir del 1 de enero, como pronto.

El pasado jueves, el vicepresidente segundo de Derechos Sociales y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, aseguró que el Gobierno presentará medidas "en los próximos días" para ampliar los supuestos de la moratoria vigente. "Espero que no tardemos más de dos semanas", dijo en su comparecencia ante la comisión del ramo en el Congreso.

Sin embargo, ERC y EH Bildu han decidido mantener sus propias enmiendas "para seguir presionando desde el Congreso", tras considerar que "los pasos dados hasta ahora son del todo insuficientes y no van a la velocidad que requiere la situación".

En un comunicado conjunto, las formaciones soberanista catalana y vasca, que mantienen acuerdos de colaboración en el Congreso, "valoran positivamente que el Gobierno asuma finalmente mediante un decreto la paralización de todos los desahucios" y celebran como "buena noticia que el PSOE se haya visto obligado a asumir sus exigencias y esté dispuesto ahora a adoptar ciertos compromisos en ese sentido".

ERC y EH Bildu justifican la retirada de la enmienda conjunta de Unidas Podemos "para no interferir en las negociaciones del nuevo decreto y dar la opción a Unidas Podemos a que siga negociando desde dentro del Gobierno la prohibición de los desahucios y cortes de suministros básicos en la mayor brevedad posible".

Rechazada en comisión


La enmienda, dirigida al articulado de la ley de Presupuestos, supone la ampliación de los supuestos de vulnerabilidad contemplados en la moratoria vigente, que abarca únicamente a aquellos casos de dificultad originados a partir de la pandemia de covid.

El ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ya puso en duda el encaje de esa enmienda en los Presupuestos, e incluso los letrados del Congreso desaconsejaron tramitarla por incumplir los parámetros del Tribunal Constitucional para el procedimiento parlamentario de Presupuestos. Sin embargo, PSOE y Unidas Podemos siguieron con su tramitación.

Rechazada en comisión con el voto en contra de PSOE, Ciudadanos y PNV más la abstención del PP, la controvertida enmienda estaba ahora programada para votarse en Pleno ayer martes de forma telemática, dentro de la primera tanda de votaciones de enmiendas a los Presupuestos en sesión plenaria.

Además de esta enmienda, Unidas Podemos, ERC y EH Bildu presentaron otra enmienda para alargar la moratoria vigente de los desahucios por ejecución hipotecaria en los que no se contemple alternativa habitacional. Fuentes de Unidas Podemos confirmaron ayer a Europa Press que esta enmienda, rechazada en Comisión por PSOE, PP, C's y PNV, también ha sido retirada.

Crisis en el gabinete


Además de las dudas de Ábalos sobre el encaje legal de la enmienda, lo que sí hizo la propuesta fue levantar una crisis en el seno del Ejecutivo de coalición presidido por Pedro Sánchez por cuanto los ministros vinculados al PSOE apreciaron falta de lealtad de Pablo Iglesias al presentar la enmienda conjunta con ERC y EH Bildu. Una de las ministras más incómodas con la situación fue la titular de Defensa, Margarita Robles, quien reclamó responsabilidad del vicepresidente segundo, a quien señaló que "no se puede ser a la vez Gobierno y oposición".

En la misma línea que Robles se manifestaron Juan Carlos Campo (Justicia), Nadia Calviño (Asuntos Económicos) y Teresa Ribera (Transición Ecológica).