Artolazabal reivindica que los jóvenes sepan "lo ocurrido en Euskadi"

El viceconsejero Ranz insta a acompañar a las víctimas "sin falsas equidistancias"

21.10.2020 | 01:10
La viuda de Gregorio Ordóñez, Ana Iribar, muestra a la consejera Artolazabal y al ministro Grande-Marlaska parte de la exposición sobre la figura de su marido.

La transmisión del testimonio de las víctimas centra la exposición que se puede visitar actualmente en el instituto Gogora, y esta idea, enfocada en el legado de valores a los jóvenes, marcará a su vez la celebración del Día de la Memoria el próximo 10 de noviembre. La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, insistió ayer en este concepto al reivindicar que "nuestros jóvenes tienen que conocer lo que ha ocurrido en Euskadi para que, nunca más, nadie anteponga ninguna causa a la dignidad humana y el derecho a la vida". Impulsar una memoria crítica del pasado para que no se repitan los errores cometidos.

Artolazabal se pronunció en estos términos en el marco de la inauguración en Madrid de la exposición Gregorio Ordóñez. La vida posible, que ha sido impulsada, entre otros, por Gogora. Ha recalado en el Centro Cibeles de la capital del Estado tras iniciar su recorrido en el Palacio Miramar de Donostia, donde recibió más de 5.800 visitas. Cuando ayer se conmemoraba el noveno aniversario del cese definitivo de la violencia por parte de ETA, la consejera estuvo acompañada por Ana Iribar, viuda de Ordóñez, y por la directora del Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos, Aintzane Ezenarro.

"Fue un asesinato absolutamente intolerable en una sociedad democrática como la nuestra", dijo Artolazabal respecto al atentado perpetrado por ETA contra el dirigente del PP el 23 de enero de 1995. A la puesta de largo de la muestra, que se podrá visitar hasta el 10 de enero, también acudieron el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y dirigentes del PP como el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida; el presidente de FAES, José María Aznar; la exalcaldesa de Madrid, Ana Botella, y el exministro Jaime Mayor Oreja, así como la hermana de Ordóñez y presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez.

Fue una jornada intensa y por la mañana el viceconsejero de Derechos Humanos, Memoria y Cooperación, José Antonio Rodríguez Ranz, expresó su compromiso a acompañar a las víctimas del terrorismo "sin falsas equidistancias, pero sin cerrar los ojos a todas y cada una de las vulneraciones" de Derechos Humanos cometidas, en la que fue su primera intervención pública en el ejercicio de su cargo.

Fue durante la jornada organizada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) en Donostia con el título La evolución del terrorismo: de ETA al yihadismo, en la que también intervino la directora de víctimas de Derechos Humanos del Gobierno vasco, Monika Hernando, y se pudo escuchar el testimonio de víctimas de ETA y del 11-M. Ranz indicó que su presencia en el acto de la AVT suponía un "pequeño gesto" y "al mismo tiempo toda una declaración de intenciones reflejo de la consideración" que las víctimas le merecen como "persona, como vasco" y como miembro del gabinete de Iñigo Urkullu.

El nuevo responsable de la política de víctimas del Gobierno vasco, un asunto que hasta el pasado septiembre estaba en manos de la Secretaría general de Derechos Humanos dirigida por Jonan Fernández, añadió que se ha "avanzado mucho" en algo que "debería ser tan simple y elemental como hacer justicia a todas las víctimas", lo que quiere decir "reconocimiento, memoria, verdad y reparación". Se ha hecho además entre instituciones, organizaciones, "asociaciones como la AVT" y "muy especialmente las víctimas", añadió.

En este recorrido "hay que volver la vista atrás, porque el camino andado forma parte de nosotros", indicó Ranz, quien admitió que "no se ha llegado a la meta" en el reconocimiento a las víctimas pero añadió que existe un "horizonte ilusionante" por delante. Abogó por ello por "seguir haciendo justicia" y ayudar a la construcción de una sociedad "reconciliada y en paz".

Documental
 

Covite acusó ayer a EITB de poner "la televisión pública vasca al servicio de los intereses de la izquierda abertzale y del blanqueamiento y el enaltecimiento de ETA" por la emisión el lunes del documental País Vasco y libertad, un largo camino hacia la paz. La eurodiputada de C's, Maite Pagazaurtundua, denunció que el documental "incumple los criterios de verdad y memoria" y pidió a la Comisión Europea que se pronuncie.

"En el reconocimiento a las víctimas no se ha llegado a la meta pero hay un horizonte ilusionante"

José Antonio Rodríguez Ranz

Viceconsejero de Derechos Humanos