El lehendakari reprocha a Sortu su "silencio acrítico" ante el terrorismo

Urkullu considera "inasumible" la no condena de cualquier terrorismo, particularmente el de ETA

12.03.2020 | 08:20
El lehendakari Urkullu, entre Sandra Carrasco y Maider García, cuyos padres fueron asesinados por ETA y los GAL, ayer en Gasteiz

bilbao - El lehendakari reprocha a la izquierda abertzale que no reconocer que la violencia de ETA fue injusta es "grave" desde el punto de vista ético, humano y político y le advierte de que su renuncia a decir que "matar estuvo mal" resulta inadmisible. Iñigo Urkullu realizó estas declaraciones en el acto institucional organizado en el Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo celebrado ayer en Gasteiz. Los aludidos en su intervención tampoco este año han participado en el homenaje ya que Sortu, heredera de la izquierda abertzale, volvió a ausentarse de este acto de recuerdo a las víctimas del terrorismo.

Urkullu insistió en que la violencia de ETA requiere de una denuncia expresa del "daño injusto causado a las víctimas y sus familias" y defendió que el reconocimiento de esta injusticia implica también el rechazo a su enaltecimiento, legitimación y justificación. Sin citarla expresamente, el lehendakari apremia a la izquierda abertzale y a EH Bildu -coalición integrada por Sortu, Alternatiba y Eusko Alkartasuna (EA)- a que den este paso cuando ya han transcurrido casi dos años desde el desarme y la disolución de la banda. A su juicio, el "silencio acrítico ante la violencia del pasado es el resquicio por el que se deja pasar, disimuladamente, un mensaje sutil de compresión, justificación o legitimación de la misma".

Considera que no reconocer la injusticia de los asesinatos y vulneraciones de derechos humanos producidos por el terrorismo con cualquiera de sus siglas, y particularmente por ETA, resulta "inasumible". De nuevo en clara referencia a la izquierda abertzale el lehendakari señaló que la "inhibición política y la resistencia a decir simplemente que matar estuvo mal no puede admitirse como al normalizado". Tras subrayar que en las últimas décadas, ETA y otras organizaciones afines han sido las "principales" causantes de las violaciones del derecho a la vida en Euskadi, Urkullu también calificó de injusto el terrorismo del Batallón Vasco Español (BVE), el GAL y otras organizaciones violentas similares.

El lehendakari manifestó su recuerda "a cada una de las víctimas del terrorismo" y el derecho a la verdad, la justicia y la reparación, ya que considera que "la reparación a las víctimas, la construcción de una memoria crítica y la promoción de una educación en derechos humanos y la pedagogia para la convivencia demandan reconocer la injusticia del terrorismo".

Al acto asistieron víctimas como Naiara Zamarreño, hija de Francisco Zamarreño, concejal del PP asesinado por ETA; Maider García, hija de Juan Carlos García Goena, el último asesinado por los GAL; y Sandra Carrasco, hija de Isaías Carrasco, asesinato por ETA Junto a ellos, hubo una amplia representación institucional y política, entre los que se encontraban los alcaldes de las tres capitales de la CAV, Gorka Urtaran, Eneko Goia y Juan Mari Aburto, la presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejeria, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, los cabeza de lista de Elkarrekin Podemos y PP+Ciudadanos, Miren Gorrotxategi y Carlos Iturgaiz, así como el portavoz de EA, Iker Ruiz de Egino.

También acudió Alfonso Alonso, hasta hace un mes líder del PP en la CAV, cargo que abandonó tras despojarle Pablo Casado de su condición de candidato a lehendakari para las elecciones del 5 de abril, pese a contar con el respaldo mayoritario de su partido en Euskadi.

Lo último Lo más leído