En la cita del miércoles

Erkoreka pedirá a Darias un espaldarazo al diálogo para desactivar tres recursos

Pondrá sobre la mesa el '155 digital', la ley de centros comerciales y los interinos de la Policía Local

03.02.2020 | 06:22
El consejero de Autogobierno, Josu Erkoreka.

bilbao - Ha llegado el momento más esperado por la consejería de Autogobierno del Ejecutivo vasco: la reunión con la nueva ministra de Política Territorial española para retomar el cumplimiento íntegro del Estatuto de Gernika tras diez meses de parálisis y gobierno en funciones en el Estado. Josu Erkoreka se verá pasado mañana con Carolina Darias en Madrid con la intención de salir de ese encuentro con los grupos de trabajo fijados, para que los técnicos de ambas partes rematen las transferencias que dejaron muy encarriladas en abril y comiencen a desbrozar las siguientes. Para ello, el consejero aspira también a actualizar el calendario que recoge una treintena de competencias y cuyos plazos han quedado totalmente obsoletos por estos diez meses de inactividad. Además, quiere incorporar la gestión del régimen económico de la Seguridad Social. En tercer lugar, Erkoreka va a demandar una solución dialogada para los tres conflictos de competencias que tienen ahora mismo sobre la mesa ambos gobiernos y que podrían acabar en los tribunales: el decreto digital del Gobierno español que le permite intervenir contenidos en Internet y clausurar páginas sin orden judicial, la ley que aprobó el Parlamento Vasco para controlar la expansión de las grandes superficies comerciales, y la quinta modificación de la Ley de Policía del Gobierno vasco, donde Madrid pone objeciones a la figura de los interinos.

Esta última apuesta por rebajar la litigiosidad va en sintonía con los contenidos del pacto cerrado entre el PNV y el PSOE a cambio de respaldar la investidura de Pedro Sánchez como presidente español, un documento que apostaba por el fin de la judicialización. No es algo nuevo. Durante la anterior legislatura de Sánchez, en el breve periodo abierto tras su moción de censura contra Mariano Rajoy, uno de los primeros resultados de su diálogo con el Gobierno vasco fue la retirada del recurso que había interpuesto el anterior gabinete del PP contra la ley vasca que busca reparar los abusos policiales. La apuesta por reducir a su mínima expresión los conflictos judiciales con el Gobierno vasco sigue en pie, aunque el procedimiento tal y como está reglado en la actualidad aboca a anunciar primero un recurso ante el Tribunal Constitucional y abrir después un periodo de negociación de seis meses para tratar de llegar a un acuerdo que evite ese conflicto judicial. El Gobierno vasco va a pedir un espaldarazo a este diálogo, que no llegue la sangre al río y que se encuentre una solución para que esos recursos no se confirmen.

En el caso del llamado 155 digital, concebido expresamente para Catalunya por parte del Gobierno español, el propio acuerdo de investidura del PSOE y el PNV apuesta por modificar sus contenidos. Se espera que Sánchez lo haga porque, además, este decreto lo aprobó en otro contexto político, cuando su estrategia pasaba por mostrar dureza ante el soberanismo catalán y vaciar de votos a Ciudadanos. En cuanto a la normativa para controlar la apertura de grandes centros comerciales en las periferias, el Parlamento Vasco la aprobó con el respaldo de todos los grupos tras un proceso de diálogo que sirvió para limar las reticencias que tenían sobre su seguridad jurídica el PNV y el PSE. El Gobierno español tiene objeciones sobre buena parte de su articulado. Por último, las pegas de Madrid sobre la Ley de Policía tienen que ver con la figura de los interinos de la Policía Local. El Tribunal Supremo dijo que solo pueden ser policías los funcionarios de carrera, pero el Gobierno vasco esgrime una sentencia posterior del Constitucional que invalida esa doctrina. Erkoreka tiene la expectativa de que el diálogo sea fructífero porque el trato es "exquisito" con la ministra.

calcar el calendario Por otro lado, Erkoreka quiere actualizar el calendario que recoge una treintena de competencias. Su intención es que todas se transfieran este año. Teniendo en cuenta que el calendario actual se aprobó en enero del año pasado y que contemplaba la llegada de las últimas competencias en enero del presente año 2020 (por lo tanto, un año de plazo), sería viable que se apueste por calcar esa misma plantilla y perfilar un cronograma que acabe en diciembre o en enero del año que viene. El último traspaso, la autopista AP-68, se pactó en abril, aunque en ese momento se encarrilaron el seguro escolar, los productos farmacéuticos y las ayudas a la jubilación en las empresas afectadas por ERE. Serán las primeras transferencias en llegar ahora, y quizás también el transporte por carretera, porque la distancia es mayor en los ferrocarriles, los puertos y, sobre todo, los aeropuertos.

los ejes de la cita