informe de gogora

Al menos 1.076 vascos fueron enterrados en el Valle de los Caídos, muchos de ellos sin permiso de sus familiares

Nueve familias de Euskadi han iniciado ya los trámites para recuperar  los restos de sus allegados

09.02.2020 | 05:38
Varios visitantes fotografían el monumento del Valle de los Caídos.

Nueve familias han iniciado los trámites para recuperar los restos de sus allegados

GASTEIZ. Este instituto ha efectuado una investigación histórica sobre el  Valle de los Caídos, construido durante el franquismo y en el que,  además del propio dictador Francisco Franco, están enterrados más de  30.000 combatientes de los dos bandos (republicanos y franquistas)  que lucharon en la Guerra Civil (1936-1939).

El informe de Gogora identifica a parte de las personas de origen  vasco enterradas en dicho emplazamiento, determina la forma y el  momento en el que fueron trasladas al Valle de los Caídos, y trata de  esclarecer si el traslado se efectuó con autorización de las  familias.

El estudio, elaborado a petición del Parlamento Vasco, concluye  que los restos mortales de al menos 1.076 vascos fueron trasladados  desde Euskadi al Valle de los Caídos, 762 de los cuales han sido  identificados, mientras que otros 314 siguen sin identificar.

Además, 155 personas de procedencia o vecindad vasca fueron  trasladadas desde distintos puntos del Estado a dicho emplazamiento,  la mayor parte de ellos desde las provincias en las que se estableció  el Frente del Ebro.

PERMISOS
En la mayoría de los casos no se ha podido determinar si el  traslado de los cadáveres se hizo con el consentimiento de los  familiares. Gogora ha comprobado que existió algún tipo de permiso en  257 casos, mientras que ha verificado que en dos casos el traslado se  hizo pese a la oposición de las familias. Este organismo ha subrayado  que en el caso de los no identificados, 314, "es obvio que los  traslados se hicieron sin ningún tipo de permiso".

El informe pone de manifiesto que los traslados realizados al  Valle de los Caídos y sus procedimientos fueron modificándose a lo  largo del tiempo y se ejecutaron de manera desigual.

Las instrucciones que se dictaron desde el Gobierno para el  traslado de los restos "no siempre se cumplieron con el mismo grado  de detalle", algo que resulta especialmente "significativo" en  aquellos municipios en los que había una gran cantidad de casos, como  Zaragoza o Lleida.

El estudio incluye un censo de las personas trasladas al Valle de  los Caídos, realizado a partir de los datos obtenidos. No obstante,  el censo está incompleto, dado el elevado número de restos pendientes  de identificación y los "vacíos documentales" que afectan a los  archivos consultados.

Hasta la fecha, nueve familias vascas han iniciado trámites para  la recuperación de los restos de sus familiares desde el Valle de los  Caídos, siete de las cuales están realizando las solicitudes a través  de Gogora.

El estudio del Instituto de la Memoria, la Convivencia y los  Derechos Humanos ha constatado en el informe las "limitaciones" que  implican para la labor investigadora los "vacíos documentales" que  afectan a numerosos archivos municipales y provinciales.