capilla ardiente instalada en el Congreso

Honores de Estado en el acto de despedida de Rubalcaba

Los reyes, poderes públicos y partidos arropan al viejo y nuevo PSOE en el Congreso

09.02.2020 | 02:55
Los reyes eméritos, Juan Carlos y Sofía; la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en la capilla.

Los reyes, poderes públicos y partidos arropan al viejo y nuevo PSOE en el Congreso

Bilbao - Era una de sus frases preferidas, "España entierra muy bien a sus muertos", y se cumplieron las palabras de Alfredo Pérez Rubalcaba. Los reyes -tanto Felipe y Letizia como Juan Carlos y Sofía-, los poderes del Estado -con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta del Congreso, Ana Pastor, a la cabeza- , y el viejo y nuevo PSOE -miembros de la actual dirección y los expresidentes Felipe González y Rodríguez Zapatero- convirtieron el homenaje al exministro del Interior y ex secretario general del PSOE en una despedida con honores de Estado. Además, alrededor de 8.000 personas, según estimaciones policiales, visitaron entre el viernes y el mediodía de ayer la capilla ardiente instalada en el Congreso.

Pasadas las dos de la tarde, policías y guardias civiles portaron a hombros el féretro desde el interior del Salón de los Pasos Perdidos hasta el coche fúnebre, saliendo por la conocida como Puerta de los Leones, que se abre sólo en las grandes ocasiones. Decenas de personas congregadas en el exterior del Congreso despidieron a Rubalcaba entre aplausos. "No te olvidaremos", le gritaban algunos. También se escucharon mensajes de ánimo a la viuda, Pilar Goya, y al presidente del Gobierno en funciones. Mientras, Pedro Sánchez, los miembros del Gobierno, Ana Pastor y representantes institucionales permanecían en la escalinata del Congreso. Si el viernes visitaron la capilla los reyes Felipe y Letizia, ayer hicieron lo propio los reyes eméritos, Juan Carlos y Sofía, que a la salida del Congreso se cruzaron con Felipe González.

A la capilla ardiente acudió también una delegación del PSE, encabezada por la secretaria general, Idoia Mendia, que estaba acompañada, entre otros, por el presidente del PSE, Iñaki Arriola; su predecesor Jesús Eguiguren; el lehendakari ohia Patxi López; y Rodolfo Ares, exconsejero vasco de Interior que mantuvo una estrecha relación con el finado cuando éste era el máximo responsable de Interior del Ejecutivo español. Mendia afirmó que Rubalcaba "siempre fue un socialista vasco más" y recordó que "así lo han definido en multitud de ocasiones". "Así se sentía él y así lo sentíamos nosotros", añadió .

Otros partidos En la capilla ardiente también se personaron dirigentes de otras formaciones como los portavoces del PNV en el Congreso y Senado, Aitor Esteban, y Jokin Bildarratz, que entregaron a la viuda de Rubalcaba y a Pedro Sánchez una carta personal del presidente de la formación jeltzale, Andoni Ortuzar. Según declaró Esteban, Rubalcaba "ha tenido "sus claros y sus oscuros" pero "lo que nadie puede dudar es que en los últimos años ha sido un protagonista en la política del Estado español". También tuvo palabras de recuerdo el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, quien destacó la "importante" aportación de Rubalcaba "a que los vascos pudiésemos superar algunas de las dificultades en la convivencia".

Además del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, a la capilla ardiente acudieron, entre otros, los exministros del PP Federico Trillo, Pilar del Castillo e Isabel Tocino; el exjuez Baltasar Garzón; y los cantantes Ana Belén, Víctor Manuel y Rosa León.

noticias de deia