EL LÍDER DE PODEMOS, EN LA AN

El excomisario Villarejo "robó fotos y conversaciones privadas" a Pablo Iglesias de su móvil

08.02.2020 | 22:30
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, a su salida de la Audiencia Nacional.

Acude a la Audiencia Nacional citado como perjudicado por una pieza del caso Villarejo

MADRID. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha expresado el compromiso de su formación de "limpiar nuestra democracia de basura" tras acudir a la Audiencia Nacional citado como perjudicado por una pieza del caso Villarejo.

Iglesias ha permanecido alrededor de una hora en las dependencias del juzgado central de instrucción 6 de la Audiencia, que investiga en el caso Tándem al excomisario José Villarejo y sus actividades.

El juez del caso, Manuel García Castellón, le había citado para personarse como perjudicado en esa pieza, vinculada con el hallazgo de un móvil relacionado con él en los registros que se practicaron en la operación Tándem en la que fue detenido el excomisario.

A su salida, Iglesias ha afirmado a los periodistas, en referencia a este caso, que "una de las mayores vergüenzas de nuestra democracia es la existencia de una trama criminal que vincula a políticos corruptos, a medios de comunicación y a grandes empresarios".

"Desde aquí voy a reiterar el compromiso de nuestra formación política con la ley, con las instituciones y con limpiar nuestra democracia de basura", ha añadido.

Respecto a la pieza por la que ha sido citado ha indicado que "como se trata de un procedimiento bajo secreto de sumario, entiendan que hoy no puedo decir nada más".

El juez del caso Villarejo -en el que está personada la formación morada como acusación popular- está precisamente este miércoles tomando declaración por segundo día al exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo de la Policía Enrique García Castaño.

El líder de Podemos ha declarado como perjudicado del caso Villarejo, por una presunta sustracción de datos personales de su teléfono móvil que acabaron publicados en un medio de comunicación en julio de 2016, según han informado a Europa Press en fuentes jurídicas.

En concreto, el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional que dirige el magistrado Manuel García Castellón ha ofrecido a Pablo Iglesias ejercer acciones en la causa. Ha llegado con 10 minutos de antelación y no ha hecho declaraciones a los medios.

Los hechos se remontan a 2016 cuando en ciernes de la campaña electoral, se denunció la sustracción de un teléfono móvil de una persona cercana al gabinete de Iglesias que contenía información sobre el secretario general y el partido, de acuerdo a las mismas fuentes.

Esos datos, que acabaron difundiéndose, habrían aparecido entre el material intervenido a Villarejo, motivando una investigación al respecto de la que se deriva la citación a Iglesias, que tiene la posibilidad de ejercer acusación contra quienes hubiesen estado implicados.

La macrocausa que investiga las actividades presuntamente ilícitas del comisario jubilado y en prisión provisional José Manuel Villarejo está estructurada en 9 piezas separadas, --dos de las cuales siguen secretas--, tantas como proyectos del policía se han ido aislando a partir de la abundante documentación intervenida en sus domicilios y oficinas a su detención en noviembre de 2017.

No obstante, el caso sigue creciendo al hilo del alcance de los 'negocios' de Villarejo en distintos ámbitos, como, de acuerdo a las fuentes consultadas, podría ser el relacionado con las ramificaciones mediáticas del clan parapolicial mafioso que el comisario habría estado liderando.

Podría tratarse así de una nueva línea de investigación, pues de acuerdo a las fuentes consultadas, el ofrecimiento de acciones a Iglesias no se produce en el contexto de una de las piezas ya conocidas y tiene carácter reservado.

Hasta la fecha se ha levantado el secreto sobre parte de la pieza principal, que investiga la supuesta organización criminal; Iron, en relación al espionaje a un despacho de abogados; Land, sobre espionaje entre los herederos de Procisa; y King, vinculado a seguimientos a la familia del dictador guineano Theodoro Obiang.