Brasil gira al centro y frena el avance de la ultraderecha de Bolsonaro

El resultado de las elecciones municipales obligará al actual presidente a replantear sus alianzas de cara a las presidenciales

17.11.2020 | 00:52
Empleados electorales aguardan la llegada de votantes en Brasil.

 La ultraderecha que apoya al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, sufrió un duro varapalo en las elecciones municipales del domingo, que la obligará a replantear estrategias y alianzas de cara a las presidenciales de 2022, que apuntan a un fortalecimiento de los aspirantes de centro.

En la primera reválida en las urnas desde que Bolsonaro fue elegido en 2018, la gran mayoría de los candidatos a alcaldes respaldados directamente o indirectamente por este se han estrellado en los comicios celebrados en 5.569 ciudades. El jefe de Estado, de 65 años y que pretende optar a la reelección en 2022, hizo campaña directa a favor de al menos 13 candidatos.

Nueve fracasaron, dos consiguieron pasar a la segunda vuelta prevista para el 29 de noviembre y solo dos fueron elegidos en municipios de nula proyección nacional.

También respaldó a un puñado de aspirantes a concejales, de los que solo una minoría salieron victoriosos, entre ellos su hijo Carlos, en Río de Janeiro, aunque por el camino se dejó 36.000 votos y ya no fue el edil más votado, como en 2016.

En Sao Paulo, el mayor colegio electoral del país con casi 9 millones de votantes, el conservador Celso Russomanno, apoyado por Bolsonaro, quedó en cuarto lugar con un 10,50% de los votos.

En Belo Horizonte, la sexta ciudad más poblada del país, la debacle fue peor. El centrista Alexandre Kalil, muy crítico con el negacionismo del mandatario durante la pandemia del coronavirus, fue reelegido en la primera vuelta (63,3%) por delante del bolsonarista Bruno Engler (9,95%).

El mapa político tras las municipales dista de la polarización vista en las presidenciales de 2018, cuando se enfrentaron la ultraderecha encarnada en Bolsonaro y el Partido de los Trabajadores que lidera el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, mayor antagonista político del gobernante.

En el Congreso, las opciones son pocas. La base oficialista que Bolsonaro empezó a construir con el bloque del centro no es estable y ni siquiera se muestra fiable para aprobar los presupuestos, las reformas o un paquete de ajuste fiscal.