EE.UU. y Rusia negocian ampliar el último acuerdo de control de armas nucleares

La Administración de Trump no descarta una prórroga y aspira a que China también se adhiera al compromiso

23.06.2020 | 00:23
Día de la Victoria en Rusia.

Viena – Rusia y Estados Unidos celebraron ayer en Viena conversaciones para analizar las posibilidades de salvar el último acuerdo vigente de desarme y control de armas nucleares entre ambas potencias atómicas, llamado Nuevo Start y que vence el 5 de febrero de 2021.

Las reunión de dos días a puerta cerrada tienen lugar en un palacete de la capital austríaca, en medio del escepticismo de los expertos y organizaciones pacifistas de que se logre la extensión de la vigencia del pacto.

La reunión de ayer terminó en torno a las 19.00 hora local tras unas diez horas. Ni los miembros de la delegación estadounidense, liderada por el emisario especial Marshall Billingslea, ni los de la rusa, encabezada por el viceministro de Exteriores, Serguéi Riabkov, accedieron a hacer declaraciones a la prensa al llegar al lugar del encuentro, pero al acabar la reunión el embajador ruso ante la ONU en Viena, Mikhail Ulianov, anunció por Twitter "comentarios oficiales" para más adelante. El emisario estadounidense anunció un encuentro con la prensa que se producirá hoy.

Mientras Washington cuestiona el acuerdo, firmado por Barack Obama y Medvédev en 2010, Moscú presiona por una extensión. El presidente de EE.UU., Donald Trump, había aspirado a que China participase también en las negociaciones, pero Pekín se ha negado a hacerlo hasta ahora.

El Nuevo Start limita el número de armas nucleares estratégicas, con un máximo de 1.550 cabezas nucleares y 700 sistemas balísticos, en tierra, mar o aire. Su vigencia podría ser prorrogada por cinco años, hasta 2026.

Si no se logra esa extensión, los expertos ven el riesgo de una nueva carrera de rearme nuclear, pues por primera vez desde 1972 no habría ningún acuerdo de control de armas atómicas en vigor entre las dos mayores potencias nucleares del mundo.

La Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN, por sus siglas en inglés), Premio Nobel de la Paz 2017, considera "alentador" que Washington y Moscú hayan dado el paso.

Pero si las negociaciones fracasan, "es muy probable que se produzca una carrera armamentista incontrolada", advirtió la jefa de ICAN Austria, Nadja Schmidt, a la agencia austríaca APA.

De forma similar se expresó recientemente el ministro de Exteriores de Austria, Alexander Schallenberg, al calificar de "positivas" las conversaciones "en vista de que se están socavando los éxitos de las últimas décadas en el sector del desarme".

Adhesión de China El Kremlin de Moscú lleva meses advirtiendo de que la fecha de expiración del pacto está muy cerca y que hay poco tiempo para renegociarlo. Rusia se ha manifestado a favor de prolongar la validez del tratado, mientras que Washington, si bien no ha descartado una prórroga, aspira a que China también se adhiera al compromiso. "China necesita ser parte de esto: deja de esconderte detrás de la Gran Muralla del Secreto", declaró el enviado especial de Estados Unidos para el Control de Armas, Marshall Billingslea, a finales de mayo en un tuit.

Sin embargo, Pekín se ha resistido hasta ahora a participar en las conversaciones, alegando que su arsenal atómico es muy inferior al de Moscú y Washington, pues estos poseen juntos más del 90 por ciento de las armas nucleares del mundo.

El New Start podría así convertirse en el tercer tratado de desarme finalizado bajo la presidencia de Donald Trump en Estados Unidos.

Si el acuerdo no se extiende, será otro golpe por parte de la Administración de Donald Trump tras la retirada de Washington, el año pasado, del acuerdo INF sobre la eliminación de misiles de medio y corto alcance suscrito en 1987.

Además, el pasado 21 de mayo EE.UU. anunció su salida en un plazo de seis meses del Tratado de Cielos Abiertos, un acuerdo de control mutuo de armamento a través de vuelos de reconocimiento en el que participan Rusia, EE.UU. y otros 32 países. Moscú no descarta que Washington se baje del Tratado sobre la Prohibición General de Pruebas Nucleares.