Identificado un nuevo biomarcador para detectar el inicio del Alzheimer

Abre la puerta a que la proteína tau pueda ser diana terapéutica incluso para prevenir la demencia asociada a la enfermedad

11.11.2020 | 09:27
Una persona sujeta la mano de un enfermo de Alzheimer.

Investigadores del Barcelona Beta Brain Research Center (BBRC), el centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall, han identificado en un estudio internacional, que un biomarcador de la proteína tau recientemente descrita para detectar la fase más avanzada del Alzheimer, también advierte de la fase asintomática de la enfermedad.

La revista científica EMBO Molecular Medicine ha publicado los resultados de un estudio impulsado por la Fundación La Caixa que ha contado con la participación de investigadores de la Universidad de Göteborg, del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (Imim) y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Fragilidad y Envejecimiento Saludable (Ciberfes).

El estudio abre la puerta a que la proteína tau pueda ser diana terapéutica incluso para prevenir la demencia asociada al Alzheimer y, además, según los investigadores, permitirá mejorar la selección de participantes en ensayos clínicos de la enfermedad.

Los investigadores han analizado una serie de nuevos biomarcadores de la proteína tau fosforilada (o p-tau, su acrónimo en inglés), que es uno de los sellos distintivos del Alzheimer, para averiguar si también son capaces de detectar la fase preclínica de la enfermedad.

Según el neurólogo y autor del estudio en el BBRC, Marc Suárez-Calvet, "nuestros hallazgos abren la puerta a desarrollar nuevas formas de detectar la fase preclínica del Alzheimer y a enriquecer la selección de participantes para estudios de intervención u observacionales dirigidos a esta fase asintomática de la enfermedad".

La investigación se ha hecho con 381 participantes, de entre 45 y 75 años y la mayoría descendientes de personas con Alzheimer, del Estudio Alfa + del BBRC, centro impulsado por la Fundación La Caixa.

Según Suárez-Calvet, el biomarcador detectado en sangre "puede cambiar en los próximos años la práctica clínica, ya que permitirá mejorar el diagnóstico de los pacientes con Alzheimer, tanto en su fase asintomática como sintomática".