Propuestas Fin de semana

Inmaculate Fools regresa a Bilbao

El grupo de los 80 actuará mañana en el Kafe Antzokia, un día después del concierto de Rayden

21.02.2020 | 10:01
Kevin, líder de Inmaculate Fools, posa en un cementerio gallego, en una foto promocional reciente.

EL Antzokia propone mañana una noche preñada de nostalgia aunque Inmaculate Fools, el grupo de pop oscuro liderado por Kevin Weatherill en los 80, haya seguido publicando discos en los últimos años tras su reciente reagrupamiento.

La gira de Inmaculate Fools arrancará hoy en la sala Biribay, en Logroño, antes de recalar mañana en Bilbao, y regresar a Euskadi los días 20 (entradas agotadas) y 21 de marzo, al Kulturgunea de Azpeitia. Al frente sigue el compositor y cantante Kevin Weatherill, único miembro original del grupo surgido en Kent, en 1984.

Hace tiempo que desaparecieron de la formación su hermano Paul, bajista y coros, y el dúo formado por Andy y Peter Ross, guitarra y batería, respectivamente. Les han sustituido instrumentistas estatales, la mayoría de Galicia, donde Kevin vive tras contraer matrimonio con una gallega.

El pop-rock de texturas y estribillos luminosos -en contraposición con cierta oscuridad afterpunk y la voz tenebrosa de su líder- tuvo más éxito en el Estado que en su país en los 80, sobre todo con su debut discográfico, Hearts of fortune, que incluyó éxitos como el propio Inmaculate fools, la balada Save it y Searching for sparks, inspirada en The Police. Les siguieron Dumb poet y Another man's world, antes de su disolución.

En ese periodo se zambulló en el blues y trabajó en el proyecto Dirty Ray antes de rescatar a la banda y volver a pasarse por el estudio de grabación. El resultado fue Turn the whole world back (2015), con temas destacables como Sad, Got me by the heart y el rescate de algunos de sus viejos éxitos, al que siguió Keep the blade sharp, con un sonido más eléctrico, afilado y guitarrero que antaño, como confirman piezas como Flowers to the pigs, Hold on o Blanket.

Antes, hoy, también en el Antzokia, turno para la gira Quiero que nos volvamos a ver, de Rayden, un músico al que la etiqueta de rapero se le queda muy corta dada su capacidad para fusionar géneros con textos tan líricos como contestatarios. Lo prueban canciones como Haz de luz y su último disco, Sinónimo (Warner).