Estrenos atados a un cable

La electrificación cobra mucho protagonismo en la oferta de nuevos modelos para 2021. El objetivo es atraer a una demanda aún muy reacia a dar el salto tecnológico al vacío

11.01.2021 | 11:36
Audi E-tron.

Un repaso a los modelos listos para incorporarse al mercado en 2021 evidencia que no hay quien pare la electrificación. Un vistazo a las matriculaciones demuestra que tampoco hay quien consiga acelerar su implantación. La industria se afana en proveer de candidatos eléctricos a un mercado que no termina de arrancar, quizá porque la clientela detecta en ellos menos ventajas que inconvenientes (precio elevado, autonomía escasa, precaria red de suministro€). Así que, a pesar de que en la avalancha de estrenos para este año proliferan las propuestas a pilas, todo apunta a que las ventas de coches eléctricos seguirán de capa caída, creciendo por debajo de las expectativas.

Las tecnologías alternativas han aportado en 2020 cerca de la quinta parte de las matriculaciones totales; en números redondos, ese 20% supone ocho puntos más que en 2019. Una vez descontados de dicho cómputo los automóviles a gas licuado (GLP) y comprimido (GNC), que procuran un 1,5% de las ventas, la porción de la tarta que se llevan los electrificados pesa el 18,5%.

Las preferencias de sus compradores - el 74% son empresas, el 22% particulares y el 4% alquiladores- se orientan hacia los híbridos convencionales (HEV), que aportan este año un 8,4% del total de pedidos, dos puntos más que el pasado. A continuación, aparecen los mild hybrid, modelos con motor de gasolina e hibridación suave de 48V, que han pasado del 1,8 al 6,3% de las entregas. También aumenta significativamente la demanda de automóviles enchufables PHEV (Plug-in Hybrid Electric Vehicles), del 0,5 al 1,8%. Los modelos 100% eléctricos BEV (Battery Electric Vehicles) continúan siendo minoritaria, por más que hayan duplicado su cuota progresando del 0,8 al 1,7%.

Lo cierto es que la electrificación va a estar presente, de una u otra forma, en la práctica totalidad de los automóviles que verán la luz de ahora a diciembre. Para buena parte de los mismos, esa va a ser la única fórmula de impulsión disponible, puesto que renuncian a los motores clásicos. En algunos otros, la opción eléctrica será una más de las posibilidades motrices del catálogo. Muchos optarán por proponer también motorizaciones mixtas, con sistemas mestizos en los que la asistencia eléctrica alcanza distintos grados de protagonismo: hibridación ligera de 48 voltios, híbridos convencionales y recargables en la red.

Esa vía de la hibridación se perfila como una solución de compromiso que puede permitir la paulatina implantación de la electrificación. El camino comienza por automóviles que no dependen en exclusiva de los propulsores de explosión tradicionales, cuya fecha de caducidad ya está fijada para 2040. Eduardo Divar, director general de Kia Motors Iberia, describía perfectamente el escenario en la VI Jornada Deia del Automóvil, celebrada a finales de noviembre: "la Unión Europea y el Gobierno español son los que imponen el coche eléctrico, no los fabricantes. Precisamos ayuda de los poderes públicos, no para nosotros sino para el consumidor, que se ve empujado a comprar coches electrificados, que muchas veces no necesita, pero que tendrá que comprar porque poco a poco dejaremos de tener coches de combustión".

Por muy reacio que el público se muestre hoy a dar el salto tecnológico al vacío que supone abandonar las certezas del automóvil de toda la vida para aferrarse a las promesas del eléctrico, este es un paso que tendrá que acabar dando. Por razones medioambientales y por imperativo legal. Así que es mejor ir haciéndose a la idea y aprender a disfrutar de las cualidades de la electromovilidad; algún día superarán a los inconvenientes.


Parrilla de salida


La agenda 2021 aparece repleta de citas. Como la relevancia de cada incorporación implica una valoración subjetiva, y la cronología de los estrenos suele variar, lo mejor es ordenar el relato aplicando jerarquía de alfabeto. Así, Alfa Romeo retorna a primera línea con el Tonale, el prometido SUV de proporciones contenidas que parece por fin a punto de fabricarse. El hermano pequeño del Stelvio asumirá el sistema de impulsión mixto (un bloque gasolina y dos eléctricos) de los Jeep 4Xe.

Audi se afana en la electrificación de los modelos su gama, que programan versiones e-tron. Destacan dos nuevas creaciones: el espectacular cupé deportivo GT e-tron y el Q4 Sportback e-tron. Llegarán por ese orden en la segunda mitad del año.

Pisando los talones a la marca de los aros, BMW prepara el i4 y el iX para fin de temporada. La primera de ambas propuestas es una berlina de largo recorrido con impulsión eléctrica. La otra descubre un todopoderoso SUV de gran envergadura, con 500 CV y 600 km de autonomía teórica.

Al heredar de SEAT el proyecto el-Born, Cupra dispondrá en otoño de un primo del ID.3 eléctrico. Está por ver qué motores, es decir, qué potencias y autonomías, le asigna el grupo VW. Dacia se cuela en la fiesta del kilovatio con el Spring, un utilitario eléctrico con pretensiones low cost destinado a particulares, rentacares y flotas de carsharing. Debutarán también los DS4 y DS9, ambos con opciones motrices híbridas.

Hyundai pone este año una vela a cada santo. Además de ampliar la gama Tucson con una versión híbrida enchufable, recibirá el Bayon, un SUV compacto para suceder al i20 Active. En la vertiente más sostenible de su catálogo destaca el turismo eléctrico IONIQ5, con 500 km de alcance. Kia, que prepara actualizaciones de varios productos, dispondrá a mediados de curso de un SUV compacto a pilas al que aún no ha dado nombre.

La marca más activa del año es Mercedes-Benz, que se apresta a lanzar sucesivamente varias creaciones de su línea eléctrica EQ. Tras los EQC y EQV llegarán el EQA y el EQB, declinaciones con batería de los Clase A y B. Ambos ofrecerán hasta 400 km de autonomía. Tras su incorporación (hacia el verano) corresponderá el turno a los EQ inspirados en los Clase E y S.

Nissan vuelve a ser noticia, esta vez por el lanzamiento de un coche: el Ariya. Este SUV eléctrico de 4,6 metros ofertará en breve tracción delantera y 4x4, además de cinco niveles de potencia y alcance: de 160 a 290 kW, y de 340 a 500 km. La marca japonesa también va a renovar el Qashqai y el XTrail.

Antes de verano Renault tendrá listo el Arkana, modelo con silueta cupé y envergadura similar al Kadjar. Se beneficiará de la tecnología híbrida E-TECH estrenada por el Captur y el Mégane. La marca del rombo podría sumar también un SUV eléctrico de talla media a final de la campaña.

Toyota distribuirá pronto el Yaris Cross, variante en formato campero del utilitario; después lanzará la cuarta edición del Highlander, corpulento SUV de

noticias de deia