Renault suma vatios y octanos

Propone versiones E-TECH de Clio, Mégane y Captur provistas de una innovadora tecnología híbrida, recargable en el caso de los dos últimos

28.07.2020 | 09:16
Mégane Sport Tourer, Captur (centro) y Clio (fondo) disfrutan de la solvencia y la eficiencia que brinda la tecnología E-TECH.

AL viaje del automóvil hacia la movilidad plenamente eléctrica aún le quedan largas etapas por recorrer. Esos tramos intermedios se cubren aprovechando soluciones de compromiso que recurren a la electrificación parcial. Renault, pionero en apostar por el coche 100% eléctrico, hace gala de su pragmatismo trasvasando lo aprendido en Fórmula 1 a la tecnología E-TECH de hibridación, de la que se benefician ahora el Clio, el Mégane y el Captur. Esta modalidad de impulsión mixta, que asocia motores de gasolina y eléctricos surtidos por una batería recargable en la red (salvo en el Clio), promete drásticas reducciones de consumo y emisiones contaminantes. A diferencia de un eléctrico puro, estas variantes no reclaman desembolsos desmedidos ni padecen limitaciones de movimientos.

Clio, Mégane y Captur estrenan al unísono una tecnología E-TECH que acerca a la calle algunos de los conocimientos obtenidos por la marca del rombo en el mundo de la competición. Los tres populares productos aprovechan esa experiencia en una F1 que lleva aplicando la hibridación desde 2014. La disciplina reina del automovilismo ha permitido a Renault alcanzar un considerable dominio en el uso y la recuperación de energía. Asimismo, ha propiciado acumular los conocimientos necesarios para desarrollar la caja de velocidades multimodo que incorporan estas variantes E-TECH.

Las nuevas y eficientes interpretaciones reciben un sistema de impulsión mixta que combina un motor de gasolina, dos bloques eléctricos, una batería y una caja de cambios sin embrague. Esta hibridación es convencional en el Clio y enchufable en Mégane y Captur. Las ejecuciones E-TECH de Clio y Captur se incorporan ahora al mercado. La del Mégane lo hará inmediatamente después, comenzando por el formato familiar.

La firma francesa está convencida de que sus avances en el ámbito de la tecnología 100% eléctrica se traducen en beneficios directos para su clientela. Considera que, gracias a ellos, los modelos E-TECH se encuentran en condiciones de realizar hasta el 80% de cada trayecto urbano en modo totalmente eléctrico, lo que propicia evitar hasta un 40% del consumo y la contaminación.

La tecnología E-TECH coordina un moderno propulsor atmosférico de gasolina con 1,6 litros y dos eléctricos de alta tensión, uno más potente y otro que desempeña labores de generador y de motor de arranque. La asociación de los dos bloques eléctricos con el térmico, y con una innovadora caja de velocidades sin embrague, permite hasta quince combinaciones de funcionamiento diferentes. El propio sistema E-TECH se encarga de seleccionar de forma automática la más idónea a cada circunstancia, buscando mitigar el gasto y las emisiones sin menoscabar el placer de conducción.

Los híbridos E-TECH, que carecen de embrague, inician siempre la marcha en modo eléctrico, sin que intervenga un motor térmico cuya doble misión consiste en mover las ruedas y recargar la batería. Arrancar así propicia ahorrar carburante, además de proporcionar la vivacidad característica de los motores eléctricos, predispuestos a entregar su energía de forma inmediata. Por otra parte, el sistema permite combinar a conveniencia los distintos tipos de hibridación posibles (serie, paralela y serie-paralela), ya que los propulsores pueden funcionar de forma independiente o conjunta. La electrónica se encarga de gestionar la intervención de los motores eléctricos y su aportación, en función tanto de las necesidades de aceleración como de las oportunidades de regeneración que presente la batería.

No obstante, el conductor tiene la posibilidad de condicionar esas reacciones ajustando los parámetros del coche a sus preferencias. Puede así optar por unos modales sosegados y respetuosos con el entorno, o bien disfrutar de todo el potencial de la mecánica seleccionando el modo deportivo. Renault preserva así el placer de conducción, haciéndolo compatible con un uso sostenible del automóvil.

Los planes de la marca francesa contemplan una progresiva y generalizada electrificación del catálogo. En los dos próximos años esperan contar con ocho modelos 100 % eléctricos y con una docena de propuestas electrificadas (híbridas e híbridas enchufables).