Mocasines, el calzado de esta primavera

Los has visto en los estilismos de las 'fashionistas' y no has podido creértelo. Pues sí, es verdad, para esta primavera llegan los mocasines

09.06.2020 | 16:24
Los mocasines son tendencia esta primavera.

No se sabe muy bien cómo hemos llegado a este punto, pero lo cierto es que los mocasines llegan como una de las tendencias más fuertes para esta primavera. Destalonados o cerrados, clásicos o rompedores€ da igual; se van a ver en la calle convirtiéndose en el calzado perfecto para combinar con un amplio abanico de prendas y para acudir a diferentes eventos.

Solo ha hecho falta que los hayan empezado a lucir algunas celebrities para que este calzado se haya puesto otra vez en el punto de mira de las tendencias. Por si todo eso fuera poco, durante las videollamadas que celebró Letizia Ortiz a lo largo del confinamiento, los mocasines formaron parte de lo que pareció haberse convertido en una especie de uniforme durante aquel periodo: en todas las imágenes aparece con unos pantalones oscuros y unos zapatos planos tipo mocasín.

Versátiles y nada clásicos


Pero bueno, después del susto inicial de vernos en primavera con mocasines, basta echar un vistazo a las posibilidades de este calzado para darnos cuenta de que ya se quedaron atrás hace mucho tiempo los diseños clásicos en negro que tanta seriedad aportaban a las prendas. Desde hace años, y en especial en este 2020, empiezan a cobrar importancia los colores y los pequeños detalles que (por increíble que parezca) pueden hacer de los mocasines una prenda de lo más divertida. Todo tiene cabida, desde los diseños en charol hasta la clásica piel, pasando por toda la gama de colores. Lo mismo sirven para darles otro aire a unos vaqueros y una camisa, que sofistican un vestido, acompañan a un traje, o forman parte de un look más desenfadado.

Lo que está claro, se mire como se mire, es que el mocasín se ha colocado como un zapato imprescindible para esta primavera-verano. Mención aparte merece la cuestión calcetines sí o calcetines no, pero nadie puede negar que se trata de un calzado versátil, que se puede lucir con bermudas o pantalones vaqueros, y que combina a la perfección con camisas y polos.

Detrás de todo se esconde una premisa que nos encanta en ON: los zapatos planos (¡y cómodos para el día a día!) siguen estando de moda. En los últimos años, y por suerte para nuestros pies, los zapatos planos han ido quitando protagonismo a los tacones en los looks de las fashionistas e influencers. La lista de opciones va desde las deportivas a las sneakers, pasando por los botines planos, los mules o€ los mocasines.

¿Qué es un mocasín?


Ni son bailarinas, ni son oxford de cordones€ entonces ¿a qué nos referimos cuando hablamos de mocasines? Etimológicamente es derivado de makasin, palabra del lenguaje algonquino powhatan que significa zapato. Como te habrás imaginado, y por sorprendente que parezca, comenzó formando parte de la tradición nativo-americana. Se trataba de una pieza hecha de piel de ciervo o algún otro cuero suave, contaba con la una pieza para la suela más gruesa y resistente, y un trozo de cuero a los lados que era cosido en la parte superior. Como variante, a veces llevaban una solapa cosida al borde.



Lo característico de este calzado era que protegía el pie, pero dejaba que quien lo usara pudiera sentir el suelo debajo de él. Así como los indios de las planicies diseñaron un tipo de calzado con suelas sólidas para proteger sus pies de los cactus y de su territorio geográfico, las tribus del este utilizaron suelas más suaves para caminar en tierras boscosas cubiertas de hojas.

La historia del mocasín tal y como lo conocemos hoy (un zapato de cuero sin cordones) comienza en 1936, cuando la dinastía de calzado G.H. Bass & Co lanzó el calzado Weejun para hombre. Lo que ocurrió entonces sí que no se lo esperaban, ya que donde triunfó fue entre las mujeres, que comenzaron a comprarlo en talla de niño. Así que a los pocos años de introducir su calzado para caballeros, Bass los presentó con una forma más femenina.

En los años 30, 40 y 50, la popularidad de los mocasines de Bass en América parecía infinita, pero entonces llegó Gucci y el panorama cambió, ya que la firma italiana hizo de este calzado su santo y seña.

El modelo de Gucci


La barra y doble anilla, inspiradas en el bocado ecuestre, son inconfundibles y únicas. Se trata de las señas de identidad de todo un icono en el mundo de la moda: los mocasines de Gucci, un calzado que sigue teniendo algo de único y mágico, ya que a pesar de contar con más de 60 años a sus espaldas gozan de una vigencia casi inmortal. Reciben el nombre de mocasines horsebit e hicieron su aparición en el año 1953, cuando Aldo Gucci, hijo de Guccio Gucci, amplió los horizontes del negocio familiar con la incorporación de calzado. Todavía no lo sabía, pero acababa de sellar el futuro de este modelo como el zapato de la firma más emblemático jamás creado.

Ver esta publicación en Instagram

I love this Gucci shoes #shoes #gucci #guccishoes #guccimocasin #mocassini

Una publicación compartida de chanellulu (@chanellulumagazine) el



Resulta que Aldo había trabajado un tiempo en un hotel londinense, donde se dedicó a analizar la mentalidad aristocrática: sus gustos y aversiones. ¿Y qué encontró en común entre todos ellos? Pues su pasión por el mundo ecuestre. No debió de ser el único en darse cuenta, ya que otras grandes marcas han impreso en sus diseños textiles imágenes referidas al mundo del caballo (como Hermès en sus pañuelos carré).

El caso es que cuando regresó a Italia decidió sacarle partido a su hallazgo, y fue entonces cuando creó unos mocasines con detalles ecuestres, colocando una hebilla en su parte frontal, similar al elemento que forma los estribos en los caballos. "El mocasín horsebit ha vivido muchas vidas desde su creación y se ha ganado un lugar preferente en el fondo de armario esencial de hombres y mujeres por igual", afirman desde la firma.

Hoy en día, los mocasines  horsebit siguen siendo una de las piedras angulares de esta casa, con su propio taller en Florencia. En ese atelier, decenas de artesanos se dedican a darles forma, manteniendo su sello original al mismo tiempo que reinventan, actualizan y experimentan con nuevos diseños. 

Tres tipos


Entre los modelos clásicos de mocasín se distinguen tres tipos diferentes:
 
Mocasines beefroll


 
Es un modelo clásico del fabricante estadounidense Sebago y es fácil de distinguir, ya que se caracteriza por dos ornamentos en forma de rollito de carne (de ahí su nombre, beef roll, rollito de carne) que llevan cosidos a ambos lados del empeine.
 
Mocasines tassel



 
Son fácilmente reconocibles y muy característicos, ya que tienen un adorno en forma de lazo con dos borlas sobre el empeine (el nombre proviene de la propia borla, denominada en inglés tassel). Es un tipo de calzado más cerrado que el tradicional y se confecciona tradicionalmente en colores oscuros y también en ante.
 
Mocasines italianos



 
Es una forma de mocasín más libre, más versátil y divertida. Están fabricados en una piel más suave y por lo tanto son más cómodos y fáciles de llevar. Surgieron cuando después de la II Guerra Mundial los mocasines fabricados habitualmente en Estados Unidos fueron imitados por los fabricantes italianos, que posteriormente se  adaptaron a los estilos propios de cada diseñador. Hay muchas voces que critican su menor durabilidad a causa de que utilizan materiales más finos.