Historias de... María Erkoreka

Cómo no meter la pata en una entrevista

"A la entrevista laboral hay que llegar con las respuestas claras", subraya

09.02.2020 | 07:04
María Erkoreka es experta en Recursos Humanos. CEO de Erkoreka Consultores. Reclutamiento, selección y formación de profesionales. Fotografía J.M.Martínez

"A la entrevista laboral hay que llegar con las respuestas claras", subraya

PASAR con éxito una entrevista de trabajo ya puede considerase un triunfo previo. Sobre todo en los momentos actuales, en los que el número de aspirantes para un puesto de trabajo suele ser enorme y no digamos si es una OPE (Oferta Pública de Empleo) que te estabiliza la vida laboral de por vida. Por lo general son preguntas sencillas y nada profundas, pero el postulante debe estar preparado. "A esta cita hay que llegar con las ideas muy claras y con las respuestas a las cuestiones que les pueden plantear bien preparadas, ya que es una oportunidad única para enseñar al contratante la capacidad y adecuación al puesto ofertado", sostiene María Erkoreka, experta en Recursos Humanos y en Reclutamiento de profesionales, al tiempo que se refiere a cómo la entrevista personal ha sido una de las causas principales para no poder cubrir plazas en la Ertzaintza en su última convocatoria.

"Gran número de aspirantes a ertzaina pasaron todas las pruebas físicas, los test... pero fallaron en la entrevista personal. Es una pena, porque seguro que se prepararon al máximo sin tener en cuenta la entrevista personal, que para entes como la Ertzaintza, al tratarse de un trabajo especial, tiene que ser clave", explica.

En la entrevista personal, la comunicación no verbal y la transmisión de lo que tú ofreces es importantísimo. "Muchos opositores primaron la teoría y fallaron en la entrevista donde se tiene que transmitir pasión, competencia y conocimiento". Y eso hay que ensayarlo, porque la comunicación no verbal delata muchísimo y para eso estamos los/as preparadores, "para enseñarles a mostrar sus aptitudes, para que sepan venderse según a la empresa que deseen acceder; se pilla antes al mentiroso que al cojo. En la entrevista se tiene que transmitir pasión, competencia, conocimiento. Y esto hay llevarlo preparado", insiste.

Considera que muchos aspirantes a entrar a la Policía Vasca pensaron que la entrevista era un mero trámite. "Me dio pena que muchos aspirantes perdieran la oportunidad por no prepararse la entrevista como una prueba más. Están bien los procesos mecanizados y anónimos, la aptitud, pero el piel a piel para determinar a las personas que entrarán en tu empresa está mejor. En la Ertzaintza, los valores, la ética, la responsabilidad son importantes para todos los puestos; todas esas cualidades se transmiten en una entrevista", apunta Erkoreka. "La Ertzaintza es un servicio público, no puedes poner mala cara, porque su filosofía es tratar bien a la ciudadanía y protegerla; todos lo que quieran entrar tienen que identificarse con ella", añade.

Por alguna razón, en la escuela nos enseñan a resolver raíces cuadradas a mano pero no nos educan a conseguir un trabajo para usarlas. "Por ejemplo, los controladores aéreos sufren un auténtico calvario para alcanzar el puesto, con pruebas durísimas y son conscientes de que no pueden fallar y echar por tierra todo lo alcanzado si fallan en la entrevista. Los reclutadores enseguida nos damos cuenta quién se ha preparado y no echa por tierra todo su trabajo previo. Lamentablemente todavía hay muchas personas que se siguen vendiendo mal aunque están suficientemente preparadas para el puesto". ¿Qué hay que priorizar? "Saber controlar la comunicación no verbal, interpretar los silencios, conocer bien a qué empresa pretendes acceder".

Porque la entrevista de trabajo es el momento de mayor importancia, y para muchos el de más presión, en todo el proceso de búsqueda de empleo. "Los valores cada vez toman más relevancia en todos los procesos de selección; por eso hay que cuidar la entrevista", remacha.