Sofía Cristo: "El amor de mi vida ya no es la droga sino la vida que vivo"

Sofía Cristo es hija del fallecido empresario y domador de animales Ángel Cristo y de la actriz, vedette y presentadora de televisión Bárbara Rey. En la actualidad, Cristo es una dj conocida y respetada. Pero su vida no ha sido fácil, ni mucho menos. Durante catorce años vivió la más dura tiranía de las drogas en sus propias carnes.

07.10.2020 | 20:57
Sofía es hija de Ángel Cristo y Bárbara Rey.

A día de hoy está completamente desintoxicada, vive una vida saludable y se dedica a ayudar a otros adictos a salir del infierno de la droga. En 2014 publicó El amor de mi vida (Aguilar), un libro donde relata, con pelos y señales, sus años de enganche y destrucción, sobre el que hablamos ahora. Desde entonces ha recorrido un largo y difícil, pero satisfactorio camino.

El amor de mi vida, ¿por qué puso este título a aquel libro un tanto redentor?
Porque durante mis años de consumo el amor de mi vida fueron las drogas. A día de hoy, el amor de mi vida ya no es la droga, sino la vida que vivo. Dista mucho lo que pensaba en aquel momento de lo que pienso ahora. En el libro hay un relato muy cortito donde se cuenta muy bien cómo es la relación de un adicto con el consumo. Ahí se entiende muy bien por qué se titula así.

El prólogo es de la periodista Sandra Barneda...
Tengo una profunda admiración por Sandra como escritora. Trabajamos juntas en el programa De buena ley, de Telecinco. Es una gran escritora y tengo confianza con ella. Pensaba que era una buena opción y creo que el prólogo está muy bien escrito.

¿Fue duro escribir ese libro?
Fue muy duro y una catarsis absoluta. Me autodescubrí mucho más. Fue una muy buena terapia que me ayudó a evocar muchas emociones. Fue muy interesante.

¿La lectura de este libro le puede servir de ayuda a gente que está enganchada?
Le puede servir a gente adicta y a los coadictos, que son los familiares. Es un libro de motivación, de superación y de autoayuda con un mensaje muy positivo: después del oscuro camino de las drogas hay un camino de luz, de oportunidades y lleno de vida.

¿Tiene intención de escribir una segunda parte o con este libro ya ha cerrado el círculo?
Me gustaría muchísimo escribir otro, porque de cómo veo ahora las cosas a cómo las veía en aquel momento no tiene nada que ver. Me encantaría hacerlo.

"Al adicto le recomiendo siempre la ayuda de un profesional"


Pongámonos a ello es el nombre del canal de Youtube donde habla de sus propias experiencias, y con una jerga muy coloquial se dirige a jóvenes adictos dándoles mensajes de apoyo y ánimo, ¿cómo surgió la idea de este canal?
Lo tenía en mente hace muchos años. A raíz de mi recuperación descubrí que, aparte de la música y la televisión, me apetecía dedicarme al mundo de las adicciones, prepararme y formarme. Por mi posición pensé que podía crear un canal, aparte de trabajar en un centro de rehabilitación y ayudar a adictos. En el confinamiento pude desarrollar el canal en Youtube. Era perfecto para poder exponer, con un argot que llegase a la gente, temas como las sustancias, el consumo, las consecuencias negativas del consumo y cómo hacer prevención. Al final, es a lo que me dedico. Yo trabajo en un centro de rehabilitación que se llama Forum, hago prevención y voy a los institutos a dar charlas.

Tiene más de 2.600 suscriptores, ¿qué tipo de público le sigue?
Sobre todo es un canal para personas que tienen problemas con las drogas y para sus familiares, familiares que no saben cómo solventar y cómo ayudar al adicto. De hecho, me escribe muchísima gente que no sabe cómo lidiar con su pareja, con sus hijos o con sus hermanos.

¿Considera este canal uno de sus proyectos más importantes?
A nivel personal me gratifica mucho. De hecho, a día de hoy llevo ya muchos años metida en el mundo de las adicciones de manera profesional. Me escribe mucha gente que está recuperada porque en su día contactó conmigo y les ayudé. Esto para mí es algo emotivo y personal, más que profesional. Un proyecto importante.

¿Por qué se presta tan poca atención a este tipo de enfermedades?
La adicción siempre ha sido una enfermedad invisible para la sociedad y muy estigmatizada. Incluso el propio adicto no sabe que es una enfermedad y la sociedad tampoco. El adicto se avergüenza muchísimo porque no entiende por qué está pasando, y se siente juzgado. Da mucha vergüenza reconocer que tienes un problema que destroza a la familia, porque al final es una enfermedad familiar y hay muchos daños colaterales. Hay muy poca ayuda y visibilidad. Siempre he pensado que desde mi posición podía hablarlo de una manera más normal, muy cercana, y así poder normalizarlo, hacer entender a la gente que no pasa nada, que le puede pasar a cualquiera, que la droga no entiende de clases sociales y que eso hay que tratarlo. Que es una enfermedad como otra cualquiera y que si uno se trata, se recupera.

Hay muchísimos jóvenes que no conciben salir de fiesta si no va acompañada de alcohol y drogas.
Efectivamente, pero porque venimos de una cultura mediterránea donde nos han enseñado desde pequeños que el alcohol está ligado al ocio. Para celebrar y festejar siempre hemos utilizado el alcohol. Va mucho en la educación. En las charlas de prevención hago muchísimo hincapié en eso. En casa tendríamos que educar a nuestros padres para que evitasen beber delante de nosotros, pero es muy complicado, porque en cualquier anuncio de publicidad, incluso nuestros ídolos aparecen publicitando bebidas alcohólicas, apuestas deportivas, etc.

¿Es fácil caer en la adicción?
Es una ruleta rusa: te puede tocar o no. Es genética, pero aún así tú puedes tener un hermano que la puede desarrollar o no. También es algo social, porque depende del entorno donde hayas crecido, donde te muevas. Y también es psicológica, ya que depende de la personalidad que tengas, de si eres más vulnerable o no. Son muchos factores.

¿Qué pueden hacer los padres para ayudar a un hijo con este problema?
Yo recomiendo la ayuda profesional, porque el adicto siempre va a querer intentarlo por sí mismo por aquello del "yo controlo", "yo puedo". Va a dar muchos palos de ciego hasta que se ponga con un tratamiento profesional.
¿Cree que las campañas antidroga que lanzan las instituciones de vez en cuando son efectivas?
Son efectivas, y cuantas más se hagan, mejor. Recuerdo las campañas de tráfico que se hacían cuando éramos pequeños, que eran muy chocantes. Se han dejado de hacer quizá porque no eran suficientemente efectivas. Ahora las veo y tiro mucho de ellas en las charlas de prevención. A mí me causan mucha sensación y a los chavales creo que cuando se las pongo también. Habría que hacer más.

Colabora con Forum Terapeutic, ¿qué trabajo realiza exactamente?
Soy intervencionista familiar. Me dedico a ayudar a familias que tienen un adicto para meter en rehabilitación. Soy un poco el nexo de unión con el tratamiento. Incluso con algunos adictos que no quieren entrar en tratamiento consigo que lo hagan por su propio pie. Digamos que soy un poco el ángel de la guarda de la familia, por decirlo de una forma coloquial y bonita. También soy la imagen de Forum, su embajadora. Por otro lado me están formando como terapeuta y estoy estudiando el máster de drogodependencias. Uno de mis sueños era acabar formándome con la gente que me recuperó.

"No tengo nada que demostrar a nadie"


Se dio a conocer como dj con el nombre de Sofía Dj, pero lo cambió por el de Sofía Cristo Dj, ¿por qué motivo?
Siempre he huido de mi apellido porque ha sido un hándicap en la música y me ha cerrado muchas puertas. Para pinchar siempre he sido Sofía Dj. Lo que pasa es que cuando hago mi recuperación hay una transición musical y necesito que la gente vea otro estilo de música. Sofía Dj está muy asociado a la música progresiva y yo estaba pinchando otro estilo, así que entonces decido simplemente llamarme como me llamo. Creo que ya llevo tantos años pinchando que no tengo nada que demostrar a nadie, que ya me puedo llamar Sofía Cristo. Nadie me va a ver como la hija de.

¿Se siente valorada y respetada como disc jockey?
Muchísimo. Empecé desde cero y cada minuto de mi carrera me lo he trabajado con sudor, esfuerzo, constancia, paciencia y perseverancia. Me siento muy respetada. A los sitios a los que he ido he demostrado lo que valgo y cómo trabajo.

¿Qué opina del intrusismo en su profesión?
Hace años me podía molestar. Yo era la típica activista en muchas cosas, pero ahora me la pela. Cada uno que se busque la vida. Me da igual, no soy quién para juzgar a nadie. A mí, mientras me respeten en mi trabajo que cada uno haga lo que quiera y que se busque la vida. Lo único que digo es que quien se dedique a algo, que lo haga por vocación, con pasión y porque realmente le gusta. Al final, es lo mas bonito de una profesión.

De nuevo es una de las enviadas de la nueva temporada del programa Volverte a ver de Telecinco, ¿contenta?
Una de las cosas mas bonitas que me han pasado en televisión es que me hayan dado este trabajo. Creo que es un programa que está muy ligado a mi recuperación. Volverte a ver da felicidad a muchas personas y es una oportunidad diferente de que nos vean de otra forma en la tele. Hacemos algo muy bonito, que es el dar sorpresas a la gente. Estoy con un equipo maravilloso con el que aprendo muchísimo, con el que comparto momentos guais y con el que viajo por toda España, así que estoy muy contenta de haber vuelto. 

PERSONAL
Edad: 37 años.
Lugar de nacimiento: Madrid.
Estado civil: Soltera.
Signo zodiacal: Cáncer.
Carrera profesional: Cristo es dj y productora musical. Ha trabajado y trabaja en diferentes programas de televisión. En la actualidad estudia un máster de drogodependencias y se está formando como terapeuta. También da charlas relacionadas con las drogas. En 2014 publicó el libro El amor de mi vida.
Proyectos futuros:  Ahora mismo se encuentra centrada en el programa Volverte a ver, de Telecinco, y en la producción musical. También forma parte de Mondo Pichito, una galería de arte y espacio multicultural donde lleva la parte musical. 
 
EN CORTO
Una virtud: "Ser agradecida".
Un defecto: "Ser cascarrabias".
Un vicio: "Vapear".
Una afición: "Conducir".
Que valora de la gente: "La honestidad".
Un libro: " La sombra del viento, de Carlos Ruiz Zafón".
Una película: " Grease, de Randal Kleiser"  
Una comida: "La fideuá".
Una bebida: "Coca Cola Zero".
Un lugar para vivir: "Madrid".