Tele-Windsor

¿Se imaginan ustedes a la reina Letizia dando consejos en directo sobre reciclaje y sostenibilidad? ¿O a la infanta Elena moderando un debate sobre el cambio climático? ¿O incluso a la infanta Sofía presentando un 'Club Disney' real y VIP? Servidor, en realidad, tampoco. Esta es una de las diferencias que alejan a los Borbones de los Windsor, A la monarquía española de la británica, que tendrá en breve su propio canal de televisión. En él, el príncipe Carlos de Inglaterra ofrecerá contenidos exclusivos centrados en el medio ambiente.

18.10.2021 | 09:06
Carlos de Inglaterra, en el lanzamiento de RE:TV.

Arrancaron en Facebook, se sumaron luego a la moderna ola de Instagram, y algunas malas lenguas ya confirman que será la primera casa real del mundo con perfil activo en TikTok. Porque aunque rancios y flemáticos, lo cierto es que los Windsor siempre han tenido muy claro eso del show must go on. En su vida privada, por supuesto, pero también en esa esfera pública que tanto cuidan desde que el rey Jorge V, abuelo de Isabel II, entendió que la notoriedad de las monarquías "ya no se debate en los campos de batalla, sino en los platós de cine y televisión". Y razón no le faltaba. Basta con testar el actual enjambre mediático que sigue de cerca cualquier movimiento real, aquí y allá, para cerciorarse del tirón de audiencias que siguen cosechando reyes, reinas, infantes díscolos y sobrinas traviesas.

Por ello, y continuando con la edulcorada estela de sus hijos Enrique y Guillermo, el príncipe Carlos (al más puro estilo Oprah Winfrey) liderará en breve su propio canal de televisión. RE:TV, según Buckingham Palace, será una cadena centrada en concienciar sobre la emergencia climática, la sostenibilidad y demostrar el negativo impacto del hombre (y la mujer) en el planeta Tierra. Un Jara y sedal, pero sin consejos de caza y pesca, en el que tampoco se explotará la fórmula del reality, el concurso o los debates vacíos de contenido.

Todo ello con emisión directa desde la plataforma Amazon Prime, competencia directa de Netflix, precisamente la productora con la que los lloricas duques de Sussex cerraron hace meses un contrato millonario para grabar documentales, series, películas y espacios infantiles. Un todo por la pasta dentro de su caprichoso American Way of Life del que se pretende alejar Charles. El heredero al trono británico (sobrio, austero y comedido) no recibirá beneficio económico alguno. Ya hay quienes ven en este enfrentamiento otra guerra más entre padre e hijo pequeño. Entre una institución milenaria y un niñato consentido que quiere comer jamón serrano todos los días sin trabajar (ni cotizar) para chopped o jamón york. 

noticias de deia