Cinco razones para querer a Justin Bieber

11.03.2020 | 10:50
Justin Bieber.

Resulta complicado... ¡y mucho! Pero cualquiera merece una segunda oportunidad. En un renacer mediático (y musical) que ya nadie esperaba, el joven con más talento y pasta del mundo (suma en su cuenta bancaria 285 millones de euros) acaba de dar (y darse) una lección: la tontería se cura. Y la vanidad también. Así lo entona al menos en las 17 canciones de 'Changes', su último disco. Una vez más, después de la tempestad llega la calma.

Representó durante años el rostro perfecto para lanzar un buen tartazo: rico, bobo, maleducado y grosero; pero el chaval ha cambiado. El Justin Bieber de 2020, que acaba de cumplir 26 inviernos, poco (por no decir nada) tiene que ver con aquel púber soberbio de calzoncillos descocados, farras interminables y broncas adictivas que dejó a Dani Mateo con la palabra en la boca (servidor también lo hubiera hecho). Su milagro tiene nombre y apellido. ¡Hailey Baldwin! Su actual mujer, gran apoyo y consejera, ha logrado lo imposible: sacarlo de una profunda depresión, inyectar sentido a una vida más perdida que la de Pocholo y, lo más importante, reflotar esa capacidad creativa que lo convirtió en número uno mundial con tan solo 15 años. He aquí cinco razones para querer hoy más que nunca a Justin Bieber:

1. Generará mayor o menor simpatía, resultará más guaperas o menos, pero la capacidad intelectual del chaval resulta innegable. Puede resolver un cubo de Rubik, ojo al dato, en menos de dos minutos. Y Mariah Carey, que de tonta no tiene un pelo (todo lo contrario), siempre ha afirmado que Justin es el artista "más inteligente" con el que ha trabajado. 

2. Tan cierto como que su single Baby, el que le lanzó al estrellato, acumula más de dos mil millones de reproducciones en YouTube, es que una vez llegó tarde a un concierto en Salt Lake City (Utah) porque estaba visitando a una niña de siete años enferma de cáncer en el hospital. Ya saben: chico duro, tattos malotes, pero corazón enorme.

3. En 2008, el conocido ejecutivo musical Scooter Braun le descubrió en YouTube, donde Justin colgaba sus vídeos imitando a sus artistas favoritos. Pero para entonces él solito ya había aprendido a tocar la guitarra, la trompeta, la batería y el piano. Un verdadero autodidacta de máster que tan solo un año después lanzó al mercado su primer disco, My world. Y también un característico corte de pelo que transformaría para siempre la moda masculina. ¡Imposible olvidar el origen del flequillo bieber

4. ¿Como tres gotas de agua? No, pero casi. Un salseo que siempre ha circulado por Internet y que hasta hace pocos meses no confirmó el propio cantante es que en realidad guarda cierto parentesco lejano con Ryan Gosling y con la artista Avril Lavigne. En un post publicado en Instagram no dudó en fotografiar el esquema de su árbol genealógico en el que se demostraban los lazos familiares que le unen tanto al actor cachas como a la intérprete de Complicated. ¡Y no es broma!

5. Fin a un retiro de cuatro años. A los quince lanzó su primer trabajo, el inicio sin duda de una carrera cargada de éxitos y escándalos que terminaron por cancelar en 2016 su gira Purpose. Ahora, cuatro años después, pisará de nuevo los escenarios con Changes, su último disco. Y también las pantallas de medio mundo con una serie documental en YouTube, Seasons, en la que piensa contarlo todo. Incluso el infierno de sus adicciones. Su particular Dolor y gloria, como firmaría Pedro Almodóvar, pero en tan solo 26 años de vida.