flamenco y contemporáneo

Propuestas de fin de semana: Danza en Barakaldo y Santurtzi

Con ‘Gran bolero’, de Jesús Rubio, y ‘Guerrero’, montaje de flamenco centrado en la guerra, respectivamente

09.02.2020 | 19:18
El bailaor Guerrero.

LOS aficionados a la danza tienen hoy oportunidad de elegir entre la faceta contemporánea de Gran bolero, espectáculo de Jesús Rubio que acoge Barakaldo Antzokia, y el montaje de raíz flamenca de Guerrero, centrado en la guerra y aderezado con cante y toque, que ofrece el SKA de Santurtzi. Ambas sesiones se inician a las 20.30 horas, con entradas a 18 y 15 euros, respectivamente.

Gran bolero es el último espectáculo de Jesús Rubio Gamo. Suya es la idea, coreografías y dirección artística de un montaje cuyo objetivo es "celebrar el tiempo y el espacio que compartimos". Para lograrlo se ayuda de la música de José Pablo Polo, basada en el popular Bolero de Maurice Ravel, y un plantel de una docena de bailarines entre los que destacan Alberto Alonso, Eva Alonso, Albert Barros, Agnès Balfegó...

"Los bailarines llegan a un estado de cansancio en el que es necesario revisar las fuerzas para poder continuar, y este es el momento que me interesa y que en esta pieza puedo dilatar e investigar mejor. Al final, lo que más me interesa es la transformación de los estados", explica Rubio, coreógrafo madrileño formado en Londres que busca "hablar del esfuerzo y del placer de resistir". Gran bolero es "una danza sobre la obstinación, el tránsito entre el placer y el agotamiento, y también sobre el paso del tiempo", concluye.

El arte de la guerra sobre un escenario. Eso es lo que busca ofrecer Guerrero, el espectáculo de danza flamenca del bailaor gaditano Eduardo Guerrero, que cuenta con el apoyo de las guitarras de Javier Ibáñez y Juan J. Alba, y las gargantas de Anabel Rivera, Sandra Zarzana y Samara Montáñez al cante.

Es una guerra incruenta, que busca vencer sin combatir y en la que Guerrero se centra en su relación con las mujeres (madre, amantes, amigas), entre la sentimentalidad y la sensualidad, hasta "encontrar un puente entre géneros y sexos al que solemos llamar persona".

Ese combate interior, esa tensión sin traumas se expresa con bailes basados en un conjunto de armonías populares que presentan un larguísimo abanico de estilos, de las saeta y cuplés a las malagueñas, fandangos, rondeñas, granaínas, nanas, seguiriyas, serranas, tangos, zambras o alegrías.