Tekno

Ordenador cuántico, Google vs. IBM

Desde que se anunció, de forma teórica, el modelo de arquitectura de los ordenadores basado en la física cuántica, intuimos que cuando alguien fabricara de verdad un ordenador cuántico las posibilidades y los límites de estos equipos iban a ser casi infinitos

09.02.2020 | 20:21
Ordenador cuántico, Google vs. IBM

dESDE hace años nos venimos preguntando dónde está el límite de potencia y capacidad de la arquitectura de los ordenadores actuales. Desde que se anunció, de forma teórica, el nuevo modelo de arquitectura de los ordenadores basado en la física cuántica, nos dimos cuenta de que cuando alguien pudiera fabricar de verdad un ordenador cuántico las posibilidades y los límites de estos nuevos equipos iban a ser casi infinitos. Se propuso entonces el principio de la "supremacía cuántica", en el momento que uno de estos ordenadores pudiera realizar una tarea imposible para los ordenadores de la arquitectura actual pasaríamos a la era cuántica. Y esto es lo que ha anunciado Google, que ha sido capaz de ejecutar sobre una máquina de 54 qubits (en realidad 53 porque uno falló) una operación en 200 segundos, que en el ordenador más potente que existe en la actualidad, la Summit, construido por IBM para el departamento de Energía de EE.UU. le hubiera llevado 10.000 años.

Esta cálculo no tiene ningún interés práctico, ni resuelve ningún problema que aqueje a la Humanidad, pero es un hito tan importante porque nos dice que estamos cerca de tener ordenadores cuánticos que sí podremos utilizar y aplicar al desarrollo de nuevos medicamentos, nuevos descubrimientos o quién sabe hasta donde podremos llegar. Para entender lo que supone se está utilizando el ejemplo de los hermanos Wright, que en 1903 realizaron varios vuelos con un aeroplano con motor. Nadie se podía imaginar en ese momento qué utilidad podía tener, no resolvía ningún problema en el trasporte porque nadie pensaba en ese momento que se llegarían a meter 200 personas en un avión o que se utilizaría para lanzar una bomba atómica.

Explicar el funcionamiento de un ordenador cuántico no es tarea sencilla. La arquitectura actual se basa en las combinaciones de 1 y 0 que físicamente son transistores que, con sus diferentes combinaciones, son capaces de ejecutar determinadas órdenes en un plazo de tiempo. Todo apunta que esta arquitectura tiene un límite. En cambio, en el mundo cuántico hablamos de qubits, que son capaces de tener el estado 1 o 0 pero además pueden tener los dos estados a la vez, y al mismo tiempo cada uno de estos estados puede tener diferentes cualidades. Podemos hablar de infinitas combinaciones, que se traducen en máquinas que serán capaces de hacer simulaciones en segundos que en un ordenador convencional pueden ser de miles de años.

Esto es lo que ha conseguido el ordenador cuántico de Google, pero su principal competidor en esta carrera, IBM, ha anunciado que discrepa de que esta operación rompa el umbral de la supremacía cuántica. Según el gigante azul han sido capaces de modificar el superordenador Summit para que realice la misma tarea en 2,5 días y además con un margen de error mucho menor. Uno de los mayores problemas que desarrollan los ordenadores cuánticos es que no son fiables, por el momento, al 100% pero Google ha contraatacado asegurando que "Sycamore (su ordenador cuántico) no solo alcanzó la supremacía cuántica, sino que lo hizo con una altísima fidelidad operativa (hasta 99,99%) conseguida gracias a un protocolo que el equipo introdujo el pasado año". Sea como sea, estamos ante un cambio en todo lo que veníamos estudiando y conociendo sobre la arquitectura de los computadores, que en no muchos años va a revolucionar la agricultura, la automoción y nuestra calidad de vida en forma de nuevos medicamentos.

@juandelaherran