Actriz

Sandra Bullock: "Nadie es bueno del todo y nadie es malo del todo"

Saber perdonar y ser perdonado. Sobre eso reflexiona Sandra Bullock en 'Imperdonable', el drama de Netflix que se estrena mañana

09.12.2021 | 00:53
Sandra Bullock.

Imperdonable se centra en Ruth, una mujer que tras cumplir su pena por matar a un policía trata de reencontrarse con su hermana pequeña (Aisling Franciosi) pese a que la sociedad le pone mil obstáculos para su reinserción. Esta cinta, dirigida por la alemana Nora Fingscheidt y en donde también aparecen Viola Davis, Vincent D'Onofrio, y Aisling Franciosi, supone una nueva colaboración entre Sandra Bullock y Netflix tras el éxito de A ciegas, película por la que Bullock ganó el Oscar.

"Netflix está contando historias que no verían la luz en los cines. Y muchas veces son historias con mujeres, de diferentes culturas: historias que no son cintas de Marvel", defiende la actriz y productora.

En 'Imperdonable' los buenos no son siempre buenos y los malos no son siempre malos.

—Nora siempre dijo que quería asegurarse de que cada personaje tuviera dos caras: la cara que miramos y que juzgamos, y la otra que, al girarnos y verla, decimos: "Oh, no vi venir eso". Así es la vida real. Nadie es bueno del todo y nadie es malo del todo. Nacemos bajo circunstancias que están más allá de nuestro control y que nos moldean. Esta película era una manera realmente inteligente y emocionante de mostrar a seres humanos en una historia muy apasionante de ver. Al final de la cinta, creo que tendrías que preguntarte qué tipo de persona habrías sido en una situación así, qué habrías hecho. Creo que no sabríamos qué habríamos hecho cada uno. Solo porque creas que no hubieras actuado de una manera no significa que el 80% de la población, que ha nacido en la pobreza, habría hecho exactamente lo mismo que tú.

Tras salir de la cárcel, ¿cómo se enfrenta Ruth a un mundo que no la acepta?

—Está acostumbrada a eso. Nació en un mundo que la rechazó, que no le permitió progresar y ser una niña. Un mundo en el que tuvo que hacer de madre de una pequeña, protegerla y salvarla pese a que ella no había traído a esa pequeña a este mundo. Pero aun así, cada poro de la piel de Ruth sabe cómo el mundo verá a esa pequeña y qué le hará probablemente cuando sea mayor porque eso fue lo que le pasó a ella misma. Cuando sale de la cárcel, siendo la misma persona que entró, Ruth sabe que nadie la ve, que no existe. Lo único que tiene son los recuerdos de su hermana pequeña, a la que tuvo que dejar atrás. Ella es todo lo que quiere, pero todo lo que la sociedad quiere es mantener a Ruth alejada de esa pequeña debido a sus acciones. Es desgarrador, pero ves a Ruth levantándose cada vez que alguien la derriba. Y tú como espectador te preguntas por qué no se rinde: "Sé feliz fuera de la cárcel, sé feliz con lo que tienes, deja sola a esa niña que ahora es casi una adulta, vete con tus cosas, no te la mereces". (...). Son muchas las grandes preguntas que hace esta película.

¿Por qué resulta tan difícil pedir perdón y aceptar el perdón?

—Bueno, nos encantaría que aquellos que nos han hecho daño nos dijeran: "Lo siento mucho, siento mucho haberte hecho daño. ¿Qué puedo hacer para repararlo?". Eso sería lo ideal, pero al 90 % de esas personas no les importa nuestro dolor. Tú cargas con esa angustia, esa enfado, esa ira (...), pero con eso solo te haces daño a ti mismo. Así que llegas a un punto en el que te planteas si quieres vivir el resto de tu vida contaminado por esa angustia o si quieres encontrar el modo de seguir adelante con tu vida y experimentar otros tipos de alegría. Solo requiere tiempo, y puede ser mucho, pero si estás atento y eres honesto un día te puedes despertar y ya no te preocupa eso. Es difícil que no te hagan daño y no recordar el daño que te han causado. Preferirías que alguien simplemente dijera "lo siento". Pero no funciona así aunque esperamos que lo haga (...). Es una respuesta diferente para cada persona, ¿sabes? Cuando veo historias de personas que han experimentado un increíble dolor, una pérdida increíble a manos de un tercero, y les veo perdonándoles, yo me inclino ante esas personas. Eso me impresiona absolutamente.

"Nacemos bajo circunstancias más allá de nuestro control que nos moldean"

"Es difícil que no te hagan daño y es más difícil no recordar el daño que te han causado"


noticias de deia