'El crimen del siglo': la epidemia de opioides en EE.UU. en HBO

Alex Gibney dirige este documental de dos partes presentado en asociación con 'The Washington Post'

11.05.2021 | 00:58
Decenas de miles de personas sucumbieron a la adicción a los opioides y las fortunas logradas con este negocio son en el crimen del siglo.

El crimen del siglo, que se estrena hoy martes en HBO, es un documental en dos partes dirigido por Alex Gibney y presentado en asociación con The Washington Post. Es una dura acusación contra las grandes farmacéuticas y los operativos políticos y las regulaciones gubernamentales que permitieron la sobreproducción, distribución imprudente y abuso de opiáceos sintéticos. La primera parte se emite hoy martes y la segunda estará disponible mañana miércoles. Esta película analiza los orígenes, el alcance y consecuencias de una de las tragedias de salud pública más devastadoras de nuestro tiempo: medio millón de muertes por sobredosis solo en este siglo, lo que revela que la epidemia de opioides en Estados Unidos no es una crisis de salud pública que surgió de la nada.

Con la ayuda de denunciantes, personas con información privilegiada, documentos recientemente filtrados, entrevistas exclusivas y acceso a las investigaciones, y con aportaciones de expertos profesionales médicos, periodistas, agentes y exagentes gubernamentales, abogados y representantes de ventas farmacéuticas, así como con el revelador testimonio de las víctimas de adicción a los opioides, la exposición de Gibney postula que las compañías farmacéuticas son, de hecho, en gran parte responsables de crear la misma crisis de la que se benefician, por valor de miles de millones de dólares... y cientos de miles de vidas.

codicia corporativa
 

La crisis de los opioides ha estallado en un país devastado por la codicia corporativa y traicionado por algunos de sus funcionarios electos tras la promoción agresiva de OxyContin, una droga altamente adictiva del gigante farmacéutico familiar Purdue Pharma. La primera parte del documental se centra en cómo Purdue trabajó en estrecha colaboración con la Administración de Medicamentos y Alimentos para obtener la aprobación de los analgésicos altamente rentables para un uso más amplio, promoviendo su seguridad sin pruebas suficientes y creando una campaña para redefinir el dolor y cómo lo tratamos. Cuando los reguladores del Gobierno o los funcionarios del Departamento de Justicia intentaron mitigar las irregularidades, Purdue Pharma y grandes distribuidores de opioides como Cardinal-Health resolverían los casos manteniendo los detalles en privado y continuando sin cesar. Mientras decenas de miles de personas sucumbían a la adicción a los opioides, las fortunas construidas por este negocio se convirtieron en el crimen del siglo y el mercado que OxyContin había abierto allanó el camino para medicamentos recetados aún más letales.

fentanilo


La segunda parte de El crimen del siglo destaca la comercialización masiva del opioide sintético fentanilo y examina las conexiones entre los fabricantes de medicamentos y la política gubernamental. Mientras esta epidemia silenciosa de Estados Unidos mataba a 40 personas por día, Insys Therapeutics, un advenedizo fabricante de opioides de fentanilo, seguía sobornando a los médicos para que lo prescribieran en exceso. El sorprendente vídeo de retiradas de ventas y el material promocional hablan de un profundo cinismo entre los empleados de la empresa y un general desprecio por estas nefastas prácticas corporativas. Un complejo plan para defraudar a las compañías de seguros coexistía con tácticas de marketing fraudulentas mientras los legisladores, a menudo financiados por donaciones de campaña de las grandes farmacéuticas, trabajaban para socavar la aplicación de la ley y hacían la vista gorda ante las implicaciones de un complejo sistema que entrega miles de millones de opioides en pastillas en todo el país.

Con acceso a vídeos exclusivos, denunciantes e investigadores, El crimen del siglo incluye imágenes nunca vistas de la destitución de Richard Sackler en 2015 por la demanda de Kentucky v. Purdue Pharma, vídeos corporativos de Purdue Pharma e Insys Therapeutics, entrevistas con ex miembros y funcionarios de la DEA, incluido Joe Rannazzisi, que dirigía importantes investigaciones sobre complejas redes farmacéuticas; entrevistas exclusivas con exrepresentantes de ventas farmacéuticas que discuten en detalle las prácticas poco éticas e ilegales de sobornar a los médicos y alentarlos a recetar altas dosis de opioides; documentos filtrados del Departamento de Justicia que muestran denuncias detalladas de fraude, conspiración y malversación por parte de Purdue, incluidos contactos indebidos con un oficial médico de la FDA (luego contratado por Purdue) que formaba parte del proceso de aprobación de la FDA para OxyContin; acceso exclusivo al Equipo 10 del Grupo de Trabajo sobre Narcóticos de la DEA en San Diego y a los periodistas galardonados de The Washington Post y a sus investigaciones sobre los orígenes y la evolución de la crisis de los opioides, que descubren datos asombrosos, como que más de 100.000 millones de dosis de oxicodona e hidrocodona se enviaron a todo el país desde 2006 hasta 2014.

noticias de deia