Diez cosas que (igual) no sabías de... Antonio Sayagués

José Antonio Sayagués (Salamanca, 1952) es uno de los actores más reconocidos de la televisión en estos momentos. Es Pelayo, el patriarca asturiano de 'Amar es para siempre'.

22.01.2021 | 21:03
Antonio Sayagués.

1 Cuestión de nombres. Comprende que muchos no saben su nombre real, por eso en la calle quien gana es Pelayo frente a José Antonio. A él no le importa y está muy agradecido, a la serie y sobre todo a su personaje.

2 Inspiración. Cuando le ofrecieron el personaje de Pelayo volvió la vista atrás para recordar a su abuelo e inspirarse en él para interpretarlo. Siempre ha llevado en la memoria las muchas historias que él le contaba de la posguerra.

3 Escritor. Siempre ha estado muy relacionado con el mundo de la cultura. Es un gran lector y también le gusta escribir. Ha publicado dos libros: Los dichos de Pelayo y Semblanza de un cómico.

4 El trabajo de su vida. Su popularidad no le llegó hasta que en 2005 le ofrecieron la propuesta para Amar en tiempos revueltos en La 1. Ahora, 16 años después, sigue con el mismo personaje en Amar es para siempre, su sucesora.

5 El drama. Dice que ha pasado por distintas etapas vitales, pero fue la muerte de su padre a los 12 años la que cambió su vida radicalmente.

6 En el espectáculo. Los escenarios son una parte importante de su vida como actor. Su sueño era interpretar a los clásicos y lo ha conseguido, pero siempre combinándolo con la televisión.

7 Su ciudad. El lugar donde más le apetece estar es Salamanca, aunque ahora por motivos laborales viva en Madrid. Toda su vida está marcada por la ciudad castellana.

8 Sus fans. Pelayo es muy querido entre los espectadores de Antena 3 y tiene muchos seguidores, pero hay un grupo que le emociona. Es el formado por los niños que se le acercan.

9 Niñez. Rememora con pasión las veladas de poesía a las que acudía cuando solo era un niño. Son, dice, uno de los recuerdos más poderosos de su infancia.

10 Empresario. Trabajando en lo que podía y con gran esfuerzo se matriculó en la cátedra de Teatro de la universidad de Salamanca. Luego, y junto con otros compañeros, fundó una compañía mítica en la ciudad, Garufa.