'Vis a vis', la serie que "ha dejado huella", se despide con un western

Macarena (Maggie Civantos) y Zulema (Najwa Nimri) se alían para cometer un atraco final en la ficción de Fox

20.04.2020 | 00:11
'Vis a vis: El oasis' cerrará la historia del dúo que nació con una rivalidad y que se despedirá asociado en el crimen.

"Solo muere quien es olvidado", decía Zulema en el último capítulo de la segunda temporada de Vis a vis, una serie que "deja huella", como analiza Iván Escobar, creador de Vis a vis: el Oasis: "Si no hubiese dejado nada en los espectadores no estaríamos haciendo esta última temporada". Vis a vis es una de esas series que se queda grabada en la memoria, no sólo a nivel cromático y espacial -por situarse en una cárcel y llevar sus presas uniformes de color amarillo- sino, y en gran medida, por su carácter, guiones y el exhaustivo trabajo para lograr que cada escena cuente.

Es en este punto donde Iván Escobar, creador, guionista, director y productor de esta última temporada, encuentra y analiza el factor clave que hará que Vis a vis se convierta en aquello que Zulema (Najwa Nimri) tanto ansía, ser recordada: "Solo muere quien es olvidado y a mí me van a recordar, como a Billy el niño", decía el personaje.

"Si Vis a vis fuese solamente una especie de cromatismo amarillo creo que estaríamos perdidos y que esos fans no nos habrían acompañado durante cuatro temporadas. Hay algo en Vis a vis que intenta generar sensaciones y no ser clónico", explica Escobar, quien recuerda series como Canción triste de Hill Street, Cañas y barro o Periodistas", las cuales dejaron huella en su vida.

Y añade: "Hay una poesía, una manera de contar, unos personajes, unos atrevimientos narrativos y unas decisiones de escritura que siempre lo van a vincular a Vis a vis, aunque no estemos en ese espacio de Cruz del Norte o Cruz del Sur".

En este nuevo espacio de libertad llamado Vis a vis: el Oasis, que se estrena hoy en FOX, los creadores dan una vuelta de tuerca a todo lo vivido por las presas para dar a los espectadores y a los propios personajes, centrándonos en Zulema y Macarena (Maggie Civantos), el final que merecen.

Resultaba interesante, como cuenta Escobar, ver cómo se movían Zulema y Macarena, enemigas declaradas, en un nuevo contexto de libertad en el que, paradójicamente, han decidido compartir espacio y tiempo: "Nos apetecía contar cómo son estos dos personajes cuando conviven en ocho metros cuadrados en una autocaravana, cómo pelan las patatas, quién hace la cena, dónde duermen, cómo se hablan".

pequeñas historias Lo cual matiza la idea de que, realmente, buscaban darle naturalidad y sencillez a lo que querían mostrar: "Nos apetecía contar pequeñas historias, a veces cotidianas, nos apetecía ver cómo Zulema escucha el sonido de la verja de una cárcel donde ha estado durante seis, siete u ocho años, nos apetecía ver cómo mira al suelo, cómo mira a los pájaros o cómo respira".

En este nuevo contexto, Macarena y Zulema, dispuestas a llevar a cabo un gran atraco final, cuentan con la Flaca (Isabel Naveira), Triana (Claudia Riera), Mónica (Lisi Linder) y Goya (Itziar Castro), unos personajes, especialmente el de Goya, elegidos por los creadores para esta temporada por un motivo: su relación con Zulema. "Sabemos que en su fuero interno la naturaleza de Macarena es afectiva, pero Zulema es un escorpión, es absolutamente impermeable desde el punto de vista emocional, y uno de los pocos personajes que había conseguido atravesar un poquito esa coraza y hablar con ella era Goya", explica

El "silueteado", como Escobar lo llama, que crea este grupo de atracadoras es tan particular que, además de tener un toque de cómic, aporta ese punto de distinción que mantiene la esencia de Vis a vis: "No queríamos hacer un producto que ya hubiésemos visto". En esta misma línea de mantener la conexión con el universo Vis a vis ofreciendo, al mismo tiempo, un nuevo mundo de emociones, Escobar habla de la elección de las localizaciones y la temática de esta última temporada: "Pretendíamos sustituir esos amarillos de los trajes de Vis a vis por los amarillos infinitos del desierto de Tabernas de Almería".

Junto a ello, el productor relata que el contexto de spaguetti western como base para narrar "el último enfrentamiento" entre Macarena y Zulema era "el motor que realmente alimentaba la historia" y le daba ese punto de distinción y esa idea de "dejar huella" que tanto buscaban los creadores.

Finalmente, preguntado por cómo le gustaría que recordasen la relación entre Macarena y Zulema, responde: "Creo que es muy justo que la responda Zulema porque hay algo que nos ha acompañado a lo largo de estas cinco temporadas, una frase que ella verbaliza de vez en cuando y es Solo muere quien es olvidado".