Críticas de cine

'Green book’, una amistad sin límites

tony lip es contratado para proteger al dr. son shirlye, un pianista negro de talla mundial, durante su gira. ambos confiarán en el ‘libro verde’, una guía con opciones seguras de alojamiento y comidas para afroamericanos

07.02.2020 | 22:30
Green Book

Fue una de las grandes triunfadoras en la última edición de los Globos de Oro, tras alzarse con los galardones de mejor película de comedia, mejor guion y mejor actor de reparto y ahora Green Book llega a los cines, como una de las favoritas de cara a los próximos Oscar. El último largometraje de Peter Farrelly cuenta con Viggo Mortensen (Captain Fantastic, El señor de los anillos) y Mahersala Ali (Moonlight, Figuras ocultas) como protagonistas de una road movie que levantará carcajadas y ternura a partes iguales. Y, además, inspirado en hechos reales.

La película viaja hasta los Estados Unidos de 1960 y sobre el telón de fondo de un país que se encuentra lidiando con el valor y la volatilidad del movimiento por los derechos civiles, narra la historia de Tony Lip (Mortensen), un portero de club de Nueva York de un barrio italoamericano del Bronx que es contratado para hacer de chófer y proteger al Dr. Don Shirley Ali, un pianista negro de talla mundial, en una gira de conciertos que los llevarán de Manhattan hasta el sur profundo. Ambos deberán confiar en el Libro Verde, una guía de viajes con opciones seguras de alojamiento, comidas y negocios para afroamericanos durante la época de la segregación y de las leyes racistas de Jim Crow, para dirigirlos a lugares en los que a Shirley no se negarán a atenderlo ni lo amenazarán con violencia.

Además de estar inspirada en hechos reales, la producción del filme ha contado con la participación de Nick Vallelonga, el hijo mayor de Tony Lip, que se crió oyendo hablar del viaje de su padre con Don Shirley: "Son dos personas muy distintas que se juntan y se cambian mutuamente la vida y cambian cómo ven a los demás, es una historia muy inspiradora", apunta Vallelonga.

Porque en aquel viaje en 1962, Tony fue consciente por primera vez de la situación de los afroamericanos del sur de EE.UU., en base a las leyes segregacionistas de Jim Crow. Y lo hace además reivindicando la vida del pianista Dr. Shirley, "un hombre con un talento increíble", de quien Vallelonga se alegra de que "vaya a dar a conocer en todo el mundo su nombre, su obra y su talento".

Un trabajo en el que el papel de Peter Farrelly ha sido clave, ya que "tiene un don para mezclar lo divertido, lo trágico y la humanidad" opina el productor Charles Wessler. Y es que el viaje en carretera que realizan los dos protagonistas regalará situaciones divertidas pero servirá también para descubrir "la tensión racial y socioeconómica latente en EE.UU. entonces", opina Mortensen, quien asegura haber sentido miedo a "no hacer justicia al personaje". Y asimismo, critica: "En muchos aspectos, seguimos afrontando en la actualidad los mismos problemas que muestra la película". En el filme, el oscarizado Mahershala Ali es el encargado de dar vida al pianista, en un papel que por el momento ya le ha valido el Globo de Oro a mejor actor de reparto. Queda por ver si Green Book será también su segundo Oscar.