Naiara Fernández, especialista en geriatría

"Ha aumentado la percepción de soledad no deseada en las personas mayores, otra pandemia que como sociedad debemos afrontar"

A medida que pasan los años, es mayor la esperanza de vida y las sociedades incrementan su longevidad. Aumenta la calidad de vida de los mayores

29.09.2021 | 12:20
La especialista en Geriatría Naiara Fernández.

La doctora Naiara Fernández, especialista en Geriatría, aclara qué es una persona mayor: "Para mí la edad es un número, la edad cronológica en realidad debe ser un concepto relativo; una persona de 65 años es mayor que una de 37, pero tener más de 65 años no implica ser un paciente geriátrico".

Desde su experiencia trabajando con este sector de la población: ¿Cuál es el principal reto de la geriatría?

-Mantener la autonomía de la persona, desafiando el envejecimiento fisiológico; ganar años de vida libre de dependencia, ser un organismo joven por encima de la barrera cronológica de los 75 años; barrera que yo desplazaría hasta la aparición de dependencia funcional más allá de la fecha de nacimiento que uno tenga en el DNI.

¿Cómo cree usted que viven las personas mayores su vida diaria?

-Depende de la situación clínica, funcional o cognitiva que tengan. Me gusta pensar, que la mayoría de los mayores viven como eligen vivir, con sus inquietudes intelectuales, sus rutinas físicas, sus costumbres culinarias€ Esa etapa de la vida puede ser la oportunidad para afrontar retos que has ido apartando durante los años de vida laboral.

"Menos pastilla, y más zapatilla: actividad física preferiblemente diaria, lectura, música, pintar, teatros, tejer, huerta..."

¿Cuáles son las necesidades más frecuentes que tienen las personas mayores?

-Habitualmente las mismas que las de las personas más jóvenes. Las necesidades van cambiando a lo largo de los años si esa persona enferma, necesita apoyo de una tercera persona para su autocuidado, o ve limitado su entorno social. También necesitan el reconocimiento de terceras personas, como necesitamos todos, y es ahí donde fallamos como sociedad, tendiendo a la estigmatización de este colectivo.

Concretamente, ¿en qué se traduce esta cuestión?

En que se considera a los más mayores como personas dependientes o con problemas de memoria; tenemos mucho trabajo por delante para romper la tendencia a la discriminación en términos de edad (edadismo).

Las nuevas tecnologías forman parte de la vida cotidiana, y su uso se ha hecho más presente a raíz de la pandemia. Comunicarse con los familiares con un ordenador, tablet, móvil... ha supuesto un alivio para todos, más para los mayores, que se han sentido más acompañados. ¿Cómo afecta el avance de la tecnología en el día a día a los mayores?

-La brecha digital, aunque existe, es cada vez menor. Son muchas las personas mayores que utilizan tecnología en su vida diaria tanto para la comunicación como para la búsqueda de información (noticias, viajes, actividades€), o incluso para realizar actividad física, formación reglada, o convertirse en influencers...

"Tenemos mucho trabajo por delante para romper la tendencia a la discriminación en términos de edad"

¿Qué consejos aportaría a los adultos mayores para su vida cotidiana?

-En cuanto a alimentación, una dieta rica en proteínas y productos frescos, no olvidar lo segundos platos ni el agua, aproximadamente 6 vasos al día. Menos pastilla, y más zapatilla: actividad física preferiblemente diaria. Disfrutar de una actividad que nos resulte placentera: lectura, música, pintar, teatros, tejer, huerta€

¿Y en cuanto a sus relaciones sociales?

Vida social, garantizar pasar tiempo con sus familiares y allegados, la vida compartida es mejor vida.

La vida dio un giro para todos en marzo de 2020, más para las personas con más necesidades. ¿Cómo les ha afectado la situación provocada por la pandemia?

-Han sentido miedo por ser el colectivo de mayor riesgo de mortalidad si padecían la enfermedad; han sentido como en aras de proteger sus vidas hemos recortado su libertad de elección. Fueron los últimos en poder salir del confinamiento, en la primera fase de desescalada el tiempo que podían estar en la calle era inferior al de la población general; y esto impactó también físicamente. Se tomaron decisiones para proteger a un colectivo de personas, que no eran nuestros mayores, si no personas de pleno derecho, que en algún momento pudo vulnerarse; y que a muchos de nosotros nos ha hecho reflexionar.

"La alternativa a envejecer es no existir, el envejecimiento es la mejor opción que nos ofrece la vida"

¿Cómo se encuentran las residencias geriátricas con la situación actual de covid-19?

-En esta última ola ha habido brotes en diferentes centros, con una menor incidencia de casos graves, pero siempre que hay un aumento de incidencia en la población existe el riesgo de entrada a los centros residenciales. Por eso es tan importante la vacunación de trabajadores y familiares, así como el cumplimiento de medidas de distancia, uso de mascarilla y ventilación en salidas.

¿Cuáles serían las consecuencias?

Es probable, que el colectivo de mayores institucionalizados, en un contexto de inmunosenescencia (envejecimiento del sistema inmune que condiciona inmunodepresión) vaya a necesitar la administración de dosis booster de vacuna covid-19 con una periodicidad pendiente de definir; por lo que la administración de la tercera dosis (ya iniciada por Osakidetza) va a aumentar la protección frente al virus.

¿Puede aportar una reflexión personal sobre el envejecimiento?

-Me gusta envejecer; envejecemos desde el día de nuestro nacimiento. Envejecer es aprender, es elegir, es compartir, es vivir. La alternativa a envejecer es no existir, por lo que el envejecimiento es la mejor opción que nos ofrece la vida.

noticias de deia