Más que palabras

Agente Ábalos

26.01.2020 | 09:30

no vean cómo de pilongos tengo a los especímenes cavernarios que me surten de regüeldos para Suspiros de España -antes, Cocidito- a cuenta del episodio del ministro Ábalos visitando de madrugada el avión de la vicepresidenta de Venezuela en una pista muerta de Barajas. Desde que salió el primer chauchau en uno de esos confidenciales que viven del atraco consentido al Ibex 35, los opinadores de choque andan de jarana biliosa en jarana biliosa. Y la cosa es que no diré que comparto sus demasías, pero sí que no me extrañan porque el fulano de la voz aguardentosa se lo ha puesto a huevo.

Para empezar, hay que ser muy dado al peliculeo, pero sobre todo, muy corto de candelas para meterse a Anacleto de lance, plantarse en un aeropuerto al abrigo de la noche, llegarse a la nave de una persona que tiene prohibido pisar la Unión Europea y creer que nadie se va a enterar. Luego está la primera negativa petulante, cien por ciento Ábalos, al ser preguntado por el asunto. A partir de ahí, cuando todo quisque había accedido a las pruebas de su correría nocherniega, el tipo terminó de coronarse alegando primero que fue a ver a otro ministro que también es amigo suyo y, ya arrinconado, balbuceando que su cometido fue avisar a la número dos de Maduro de que si se bajaba del aparato, se la llevaban presa a Soto del Real. Claro que nada superó su suprema arrogancia al gallear, una vez reconocida la fechoría hasta por su superior en el organigrama, que a un macho-macho como él semejante menudencia -un escándalo internacional de primer orden- no le iba a hacer dimitir. ¿Debemos aplaudir los que apoyamos el gobierno de Sánchez?

Más información