Más que palabras

Tronistas despechados

09.02.2020 | 03:48
Columnista Javier Vizcaino

SOLO hay una especie de tipos tan pelmazos como los megafans -renegados o no- de Juego de Tronos: los que nos jactamos de no haber visto ni diez segundos del invento. Con esa primera persona del plural, me reivindico en el grupo de los tocapelotas, antes de pasar a ejercer de tal, sabiendo que me arriesgo a perder el cariño de unas docenas de seres entrañables y muy apreciados por mí que, por razones que se me escapan, pertenecen a la secta. Ni siquiera caeré en el cinismo de asegurarles que estas líneas no van por ellos y ellas. Saben que un poco también. De hecho, estoy convencido de que en su fuero interno son conscientes del exceso que ha acompañado a todo lo relacionado con la serie.

Y empezamos, literalmente, por el final. Leo que más de un millón de furibundos adeptos han firmado una petición para que se rehaga la última temporada del artefacto audiovisual. Imposible encontrar un retrato más exacto de estos tiempos retromodernos que nos han tocado. En la nueva democracia de pitiminí también se pretende decidir por mayoría -y no en urnas, sino en una plataforma de Internet a la que se regalan datos personales por toneladas- a qué deben atenerse los creadores para no enfurruñar a la parroquia. Iba a escribir que pronto se abrirán suscripciones para cambiar la Iliada, el Quijote o Linguae Vasconum Primitiae, pero hasta esa ironía se queda corta. Hace poco leí que una reata de seres superiormente morales ya han publicado una versión de El Principito escrita con lenguaje inclusivo, de modo que se titula La Principesa. Que lo tengan en cuenta en el futuro tuneo de Juegos de Tronos al gusto del respetable.