Neure kabuz

Biden: empleo para repensar el futuro de América

11.04.2021 | 00:55
Biden: empleo para repensar el futuro de América

En Euskadi-Europa, a la espera del EU-Next Generation como vehículo tractor de extraordinarias expectativas transformadoras hacia un futuro diferente una vez que "sus transiciones guía" (economía verde, digitalización, manufactura especializada e inteligente€) se materialicen y se clarifique su alcance y contenido, traducidos en iniciativas concretas

LOS tan anunciados fondos europeos superarán, más tarde que pronto, los procelosos pasos de aprobación y, de una u otra forma, terminarán financiando y/o subvencionando múltiples proyectos que, confiamos, respondan a una verdadera apuesta estratégica, innovadora, y no se diluyan en un reguero de parches cortoplacistas para "volver a una vieja normalidad", incremental de planes y presupuestos históricos.

De momento, incertidumbre tanto en el monto asignable, el tiempo de su materialización, el reparto (por estado miembro, región, proyecto, empresas, beneficiarios), mecanismos de gestión y su destino estratégico o táctico, rodeado de recelo hacia Moncloa, observando cómo se han anticipado recursos futuribles en el gasto ordinario de ministerios y agencias públicas, bajo el pretexto de que casi todo cabe en un cajón "digitalizable o sostenible", sin señales de cambio ni en orientaciones transformadoras, ni en "nuevas estructuras" facilitadoras su gestión.

Del otro lado del Atlántico, la administración Biden-Harris ha lanzado su Moonshot (Tiro a la luna) en forma de Plan de Empleo como mensaje nítido y movilizador de los Estados Unidos, no para volver a la normalidad previa a la covid, sino hacia un proceso amplio de reimaginación y reconstrucción de una nueva economía.

El Plan de Recuperación y Reconstrucción (Build back better-Reconstruir mejor) no solamente supone una inyección única de 3 trillones de dólares, sino que se estructura en cuatro espacios claros, diferenciados, a la vez que coherentes e integrados: el primer gran reclamo por las infraestructuras generadoras del empleo hoy demandado, reorientando sus capacidades laborales y oportunidades vitales hacia los nuevos escenarios de futuro ( "Hoy empleo, mañana riqueza y bienestar"), con un segundo paquete complementario al servicio del acceso real a la salud (no a las ofertas y prestaciones de hoy, sino a las de mañana), los cuidados y, en especial, las necesidades de poblaciones vulnerables, con singular incidencia en la población infantil. Una apuesta que supone la creación de millones de empleos, reconstruir y dotarse de una nueva infraestructura y reposicionar el país en su declarada competencia entre superpotencias (ellos y China). Si Kennedy propuso llegar a la luna ganando la carrera espacial y movilizar a todos para lograrlo, Biden invierte en el agujero deficitario de las infraestructuras sobre las que construir un nuevo espacio de competitividad y prosperidad creando el empleo de hoy y, sobre todo, la base del futuro.

Así, la apuesta estadounidense concentra en infraestructura y empleo los sencillos vectores de su ansiada riqueza, bienestar y liderazgo global, en y desde casa. Su propia "China o India" se construyen desde sus necesidades y oportunidades domésticas. Su apuesta recuerda una de sus grandes deficiencias comparadas (número uno en riqueza, decimotercero en calidad de su infraestructura y un descenso de más del 40% en inversión pública en las últimas décadas). Partiendo de la evidencia que recoge su narrativa describiendo el colapso y deterioro de sus carreteras y puentes, aeropuertos, puertos y red hidráulica y su vulnerable, insuficiente y anticuada red eléctrica, la desigual brecha social fuente de una no homogénea capacidad de acceso al internet de alta velocidad y a una vivienda insuficiente y de mala calidad, generadora de barrios y espacios marginales, foco de desapego, desconfianza y bajas condiciones socio-económicas de vida, no solo propone obra pública, ladrillo y cemento, sino caminos de futuro. Infraestructuras inteligentes al servicio de la investigación y el desarrollo, la renovación de todo espacio público (salud, educación, cuidados), con un claro incentivo discriminador en favor de las comunidades vulnerables, deprimidas, rurales, buscando integración, equidad y desarrollo económico e inclusivo, insistiendo, de manera permanente, en la debilidad de la mujer con mayores tasas de desempleo y diferencias de género observables en la práctica totalidad de indicadores comparados.

La receta Biden parecería tan antigua como las políticas de distanciamiento social y aislamiento, base de la respuesta pandémica al covid-19, a la espera de la ciencia-salud-manufactura-logística-organización para proporcionar soluciones farmacológicas y terapéuticas sin colapsar los servicios de salud existentes y promover una recuperación económica lo menos perjudicial posible. Sin embargo, se trata de repensar y rediseñar hacia una nueva (diferente) economía, tanto en cuanto a objetivos previstos como a instrumentos, modelos y tiempos para su aplicación. Un amplio programa con iniciativas y proyectos prioritarios identificados que suponen bases para un futuro complejo, por llegar, exigente y demandante de nuevas capacitaciones laborales, nuevas complicidades público-público y público-privadas, reconsideración de su generalizado modelo de ciudades y extrarradios. Su plan de infraestructura cobija al mundo soft de redes de atención y cuidados en salud, sociosanitarios y comunitarios, rehabilitar más de dos millones de viviendas€ Un plan que se dota de nuevos marcos normativos facilitadores (o en ocasiones de obligado cumplimiento) del trabajo formal, de participación de trabajadores en las empresas y comunidades beneficiarias, acceso a la salud y a la formación en diferentes niveles, bajo un Made in America Tax Plan (Plan Fiscal para un hecho en América) promoviendo la inversión corporativa en el país, reforzando o completando redes de suministro y cadenas de valor. Un Plan de Inversión de Pago Único. Es decir, un esfuerzo de hoy, concentrado en un plazo inmediato y urgente, a diez años, creador de empleo de calidad hoy y con consecuencias globales futuras.

El Plan Biden ha incorporado a su propuesta al Congreso (ya en curso en sus líneas y presupuesto base), el complemento de una Ley de Reforma y Reconstrucción que recogerá las recomendaciones y mejores prácticas analizadas tanto en diferentes planes de reconstrucción a lo largo del mundo como la reforma de la Administración Pública Federal para agilizar y desburocratizar procedimientos, autorizaciones, mecanismos e instrumentos de acceso a fondos y gestión, así como una revisión en profundidad de las lecciones aprendidas durante la covid. El carácter excepcional de la pandemia llevó (a lo largo del mundo) a transitar nuevos espacios colaborativos, simplificación administrativa por "razones de urgencia", evidencia de burocracia recurrente de escaso valor añadido, limitaciones de respuesta, obsolescencia de instrumentos y mecanismos existentes y, en definitiva, "nuevos procesos en la toma de decisiones". También aquí se trata de no volver al pasado, sino de dar un gran salto hacia el futuro. Asimismo, el plan incluye múltiples iniciativas "formativas y acompañantes" a las corporaciones locales, trabajadores, agentes implicados para su capacitación técnica, profesional y gestión. Una vez más, premia en el monto de los apoyos previstos aquellas iniciativas colaborativas, consorciadas y comunitarias; sostenibles.

Construir un nuevo espacio de prosperidad, reimaginando las infraestructuras (de todo tipo) hacia las demandas y oportunidades futuras, más resilientes, desde su capacidad tractora y generadora de empleo (uno de mayor calidad, formalidad y bajo nuevos modelos de contratación y participación laboral), renovando la obra y servicios con un efecto directo en la comunidad. Un efecto tractor de la empresa repensando su rol a lo largo y ancho de sus diferentes cadenas de valor, asumiendo el "inicial y aparente sobrecosto" de una combinación local y global que no solo mitigue una potencial ruptura en el abastecimiento, sino que posibilite un impacto directo, esencial, en el desarrollo endógeno, con una visión completa de la competitividad y el bienestar más allá del coste laboral individualizado.

No es ni el único, ni el mejor "plan de recuperación". Sí es un plan adecuado a las necesidades actuales de su país, reposicionando su papel en el mundo, creando el empleo imprescindible para hoy y base para las oportunidades y desafíos de mañana. Una apuesta movilizadora respondiendo a urgencias del momento a la vez que generando las potenciales bases para un futuro deseable.

La magia de un Moonshot, imaginativo y soñador, acompañado de planes, programas, iniciativas y decisiones comprehensivas, con instrumentos, recursos y financiación extraordinarias que lo hagan posible. Como todo intento estratégico, inductor de pensamiento creativo y disruptivo, interpela a quienes dirigen, en diferentes niveles de responsabilidad, comunidades y organizaciones de todo tipo, a lo largo y ancho del país, para explorar las oportunidades que ofrece el futuro, anticipándose, reposicionándose y aspirando a resultados en apariencia complejos y lejanos. Propone creer en un escenario futuro diferente y, sobre todo, comprometerse para hacerlo posible. Su magia está en visualizar un escenario real, desde las fortalezas y debilidades actuales, esforzándose en un proceso de cocreación y coprotagonismo. "No es cosa de ellos" o de "los otros", sino de "nosotros", "de mí". Un proceso construible desde la solidaridad, el esfuerzo, la responsabilidad, la confianza. El escenario aspiracional buscado no se generará de forma espontánea por sí solo. Se construye, paso a paso, con mensajes, horizonte y medios claros.

Si Estados Unidos lleva a su Congreso mejores prácticas de las que aprender, no será un mal ejemplo para otros. En un mundo en el que todos aprendemos de todos y de todo (incluso de nosotros mismos), echar un vistazo a lo que nos rodea facilita diseñar nuestro propio, diferenciado y único camino.

Blogs de Deia
Foros Deia
noticias de deia