Encuentros Deia: Deporte escolar

El mundo del deporte se une contra un adversario común

Agentes y federaciones territoriales y regionales, de la mano de las instituciones vascas, han trabajado conjuntamente y en un tiempo récord para retomar las actividades deportivas lo antes posible

29.01.2021 | 14:36
El mundo del deporte está siendo uno de los grandes afectados por la pandemia.

El mundo del deporte está siendo uno de los grandes afectados por la pandemia. Mucho se habla de las consecuencias del coronavirus en sectores como la hostelería, turismo, comercio..., dejando regalada la actividad deportiva a un plano meramente social.

Pero el deporte es mucho más que eso, es también un factor económico del que vive mucha gente y, por tanto, su cese intermitente desde el inicio de la pandemia está repercutiendo en la economía de Euskadi.

Para valorar cómo han transcurrido los acontecimientos desde aquel fatídico mes de marzo hasta hoy, DEIA ha reunido a diferentes responsables y agentes de la actividad deportiva en Euskadi. Moderado por el director de Desarrollo de Editorial Iparraguirre, Kike Hermosilla, la cita ha contado con la presencia de Jon Redondo, director de Deporte del Gobierno vasco; Carlos Sergio Atxotegi, Asesor General del Departamento de Euskera, Cultura y Deporte de la Diputación Foral de Bizkaia; Germán Monge, presidente en funciones de la Federación Vasca de Baloncesto y Luis María Elustondo, presidente de la Federación Vasca de Fútbol.

El primero en tomar la palabra para recordar aquellos primeros días tras decretarse el estado de alarma ha sido Jon Redondo, quien ha puesto sobre la mesa los diferentes momentos vividos en materia deportiva con varios parones y reinicios de la actividad. Con la esperanza puesta en la vacuna, el representante del Ejecutivo vasco no augura buenos tiempos para el deporte a corto plazo, y ha expuesto lo que está sufriendo la actividad con esta situación, con muchas familias y colectivos que viven de ello.

La paralización de todas las ligas, a excepción de la profesional y semiprofesional, está provocando verdaderos quebraderos de cabeza a los representantes de las federaciones vascas de fútbol y baloncesto.

Para Germán Monge, "hemos sido incapaces de medir las repercusiones que ha provocado" y, a su juicio, esta pandemia "nos ha hecho darnos cuenta a los que creemos en el deporte y en la práctica deportiva la importancia que tiene en la formación integral de los más jóvenes, y en la vida en general".

El todopoderoso fútbol también ha visto trastocados sus planes, principalmente las estructuras de las categorías no profesionales. El presidente de la Federación Vasca de Fútbol define la situación como inesperada, inédita y grave, y centra su intervención en analizar las consecuencias de haber privado a muchos chicos y chicas de deporte, algo que es parte de la propia formación del ser humano y de su buen estado de salud. Alude a los problemas financieros que está generando el cese de la práctica deportiva en algunos clubes y en personas que viven de ello, al tiempo que añade que las perspectivas no son buenas y define el momento que vive el mundo del deporte como grave y pesimista.

El asesor general del departamento de Deportes de la Diputación de Bizkaia saca a debate los cambios que se están produciendo en la práctica del deportivo individual motivado por la entrada en vigor de las normativas vigentes. Reconoce que nuestra cultura invita a hacer deporte en grupo, en equipo, en gimnasios..., y que la situación ha conllevado un cambio importante. Aprovecha la ocasión para hacer hincapié en que la práctica de deporte en solitario requiere de conocimientos para poder desarrollarla de manera individual. Y a su modo de ver, este individualismo está resultando una tara, principalmente por que la gente no está preparada.

Dejando al margen el aspecto social y saludable que representa el deporte, la conversación ahonda en el sector del deporte como generador económico. Redondo señala que, aunque existen diferencias sobre el cálculo económico de todo lo que supone el mundo del deporte en Euskadi, ronda entre el 1,5% o 2% del PIB. El deporte es un nicho económico importante, generador de puestos de trabajo. Argumenta, además, que cada vez la sociedad es más consciente de la importancia que tiene la actividad física en el bienestar personal. "Si algo hemos aprendido con la pandemia es la necesidad de estar sanos", puntualiza.

Monge recalca que el impacto económico que ha tenido en el deporte el cese de las competiciones ha sido tremendo, y enumera un sinfín de actividades que dependen del él, árbitros, entrenadores, jugadores, proveedores de camisetas, compañías de viajes, de seguros...

A la contra, y continuando con la vertiente económica, se habla del crecimiento registrado en torno al aumento de ventas de maquinaria deportiva para uso individual, una industria que también forma parte del mundo del deporte.
Incertidumbre y contradicciones El vaivén en las decisiones alcanzadas por los responsables políticos en materia deportiva no siempre ha contado con el agrado de los diferentes agentes.

Lo primero que apunta el presidente en funciones de la Federación Vasca de Baloncesto, Germán Monge, es como él siempre intenta ponerse en los zapatos de los demás, sobre todo ante una pandemia tan desconocida, pero considera que hace falta una mejor coordinación entre los distintos departamentos (sanidad, deportes, educación) de las administraciones públicas.

Monge también entona el mea culpa sobre algunas de las decisiones tomadas por parte de la federación que representa, señalando que igual no siempre han sido las acertadas. Apunta, no obstante, que pese a que en ocasiones se hayan tomado decisiones erróneas, la buena intención de todas las partes está fuera de toda duda.

Considera que es muy importante no caer en contradicciones, un problema que ha causado interpretaciones erróneas en las normas adoptadas por el LABI, creando mucha inseguridad entre la población deportiva.

En materia futbolística y además de la suspensión de las competiciones no profesionales y semiprofesionales en la temporada 19-20, las medidas adoptadas por los responsables políticos han afectado también a los estadios de fútbol, con la prohibición de público, y a las licencias.

Luis María Elustondo está de acuerdo con su homólogo en baloncesto en la confusión que ha creado el continuo cambio de normativas, unas contradicciones nada positivas. Incide en el empeño constante de la Federación Española de Fútbol de que se jueguen las competiciones de ámbito nacional, dejando la decisión a la autonomías de lo que pueda pasar con respecto a las categorías no profesionales. "Y sabemos que no es un fútbol profesional, pero muchas de esas categorías representan un fútbol federado con el pago de una mutualidad".

Hace mención a otros frentes que están afectando al mundo del fútbol federado como es el descenso de licencias y el reparto del dinero que reciben los clubes provenientes de las audivisuales. Elustondo no quiere pasar por alto las grandes diferencias existentes entre comunidades autónomas en base a los dos problemas señalados e insiste que ahora la prioridad de la Federación de Fútbol Española no es el fútbol regional o territorial.

En el ámbito del baloncesto, muy diferente al fútbol, Monge se atreve a afirmar que ha echado en falta el apoyo de deportistas profesionales a la hora de reivindicar la vuelta a la práctica no profesional.

Aprovecha para alabar el papel desarrollado por la plataforma Bultza Kirola Euskadi, integrada por clubes deportivos de Euskadi, llevando a cabo movilizaciones en favor de la reanudación del deporte escolar. "Este movimiento es un éxito de la propia ciudadanía que de manera ordenada y dando un gran ejemplo ha sabido reivindicar aquello por lo que entendía que era justo".

Estructuras deportivas


El mundo deportivo cuenta en Euskadi con una estructura firme. El director de Deportes del Gobierno vasco pone como ejemplo que Euskadi tiene 200 federaciones más que EE.UU. Desgrana esta infraestructura deportiva en federaciones vascas y territoriales, clubes, empresas de instalaciones deportivas...

Jon Redondo defiende las decisiones tomadas hasta el momento por los organismos competentes en salud, señalando que realmente son ellos quienes saben del tema. En su opinión, si hay algo positivo de lo vivido hasta el momento es que el deporte se ha unido para luchar contra un adversario común, la pandemia. A su modo de ver, instituciones, federaciones y agentes deportivos han caminado por primera vez juntos. Pero señala que no hay que olvidarse de los cambios que provoca la situación día a día, haciendo referencia a la normativa que alude al cese del deporte escolar y a la prohibición de las actividades deportivas en grupo en aquellos municipios en alerta roja por tener una tasa de incidencia acumulada superior a los 500 casos por 100.000 habitantes.

A la pregunta de si se ha contado con la voz del deporte vasco a la hora de tomar decisiones, Redondo responde que si se pregunta a todos los sectores si se ha tenido en cuenta su actividad, "te van a contestar que no".
"Sabemos que las decisiones que se toman en el LABI Técnico a veces no gustan al sector del deporte. Pero también tenemos que ser conscientes de que la situación es muy delicada", y añade que, "cualquier decisión que se tome va ser complicada".

Germán Monge sí echa de menos que no se haya consultado a los responsables de las áreas de Deporte de las distintas instituciones vascas a la hora de adoptar las medidas a seguir. Se muestra sincero al opinar que las medias de seguridad adoptadas en la actividad deportiva en el ámbito escolar, no profesional o semiprofesional para tratar de minimizar el riesgo de contagio han sido las correctas.

En su opinión, hay que buscar el equilibrio entre lo que supone eliminar la actividad deportiva y los beneficios que dicha actividad tiene, no sólo en el aspecto de salud física, sino también de salud mental. Añade que para los jóvenes de hasta 18 años, el deporte es una de sus prioridades, motivo por el cual considera que ha faltado un análisis más profundo por parte de las responsables de las áreas de Deporte de las instituciones sobre los beneficios del deporte y los riesgos que se asumen paralizandolo.

Pero como bien apunta, todavía las instituciones van a tener que tomar nuevas decisiones para seguir gestionando la pandemia y quiere pensar que en base a las lecciones aprendidas "tenemos que seguir funcionando, es sí, sin perder el respeto al covid".

Deporte escolar


El cese de la actividad deportiva en el ámbito escolar ha tenido una gran repercusión. Conocedor de primera mano de cómo han transcurrido los acontecimientos, el asesor general de Deportes del ente foral de Bizkaia, considera que con el deporte escolar las medidas han sido muy exigentes y afirma que para él "es un orgullo comprobar que las personas que han trabajado en deporte escolar lo han hecho bien, lo están haciendo bien y lo van a seguir haciendo bien".

Para ratificar su afirmación señala que cuando en septiembre se pudo reanudar el deporte escolar tras el decreto del estado de alarma, salimos con unos protocolos visados. Todo el personal técnico que trabajaba con niños y niñas en edades escolares disponían de una formación covid, asi como todos los implicados contaban con su protocolo y su responsable de salud.

Esto deja ver que los pasos dados hasta ahora demuestran que el sistema deportivo vasco es un sistema maduro, preparado para afrontar situaciones de este tipo, más allá del primer impacto de la pandemia.

Sin duda señala a las niñas y niños como los primeros perjudicados del cese de deporte escolar, a los que le siguen todas aquellas personas que trabajan alrededor. Carlos Sergio incluye a todos, independientemente de la compensación económica que tengan, ya que dedican su tiempo y, por tanto, son grandes afectados.

Respecto a la labor desempeñada durante los últimos meses por el departamento de Deportes de la institución foral vizcaina que representa, Carlos Sergio señala que siempre ha existido una buena comunicación con el Ejecutivo vasco, a quien se le ha trasladado sus opiniones, aunque subraya que, finalmente es el LABI el encargado de tomar las decisiones en base a cuestiones relacionadas con la salud.

Sergio se muestra optimista y aunque en estos momentos muchos municipios vizcainos están en rojo y, por tanto, no se puede hacer deporte escolar, considera que en breve se podrá reanudar.

Profesionalización de la estructura deportiva


Los cuatro participantes al Encuentro DEIA consideran que todavía queda mucho camino por recorrer para volver a la normalidad. Quién más quién menos considera que la situación a corto plazo no pinta bien, aunque será la evolución de la propagación del virus quien determine la recuperación.

Sin poder hacer una previsión exacta de cuándo la actividad deportiva se podrá reanudar en todas las categorías, hay quien considera que la estructura del deporte debería ser más potente. Este es el caso de Germán Monge, que apunta que el deporte tiene una asignatura pendiente, la profesionalización de estructuras.

Para el responsable de la Federación Vasca de Baloncesto, si el deporte hubiese entrado en esta pandemia con una estructura más profesionalizada, "otro gallo nos hubiera cantando" en cuanto a influencia y toma de decisiones, como lo han tenido otros sectores.

El representante de la institución foral de Bizkaia corrobora que la profesionalización puede ser un paso importante aunque considera que antes el deporte necesita estar organizado como sector. Pese a que los clubes deportivos están muy bien organizados, hay otros elementos dentro del sistema que no lo están, se muestra tajante.

"A partir de que exista esa organización se comenzará a valorar más la actividad deportiva, un aspecto en el que las familias van a tener un papel decisivo", recalca Carlos Sergio, y aprovecha para destacar la gran inversión que está realizando la administración pública en torno al deporte.

Subraya que, esa organización a la que se refiere, incluye también al ámbito laboral y fiscal.
Carlos Sergio no quiere desaprovechar la ocasión de alabar la alta competencia de los profesionales del deporte que existe en Euskadi, y recalca que nuestro territorio es, año tras año, un lugar de referencia para la celebración de eventos deportivos.

La totalidad de los participantes coinciden que la profesionalización y la organización del deporte tienen que ir de la mano.

Pensando en el presente más inmediato, Luis Marí Elustondo cree que a corto plazo no hay nada que hacer en el deporte amateur y escolar, a pesar de haber puesto todo el esfuerzo posible. No se atreve a poner fechas pero espera que para marzo se puedan reanudar las competiciones. "A partir de ese momento ya se verá si tenemos tiempo suficiente para celebrar las que han quedado paralizadas y terminar la temporada".

En lo que atañe al baloncesto, Monge está de acuerdo con Elustondo, "hay que ir viviendo el día a día, ya que está demostrado que las cosas pueden cambiar rápidamente".

La línea que sigue la federación de baloncesto parte en primer lugar de cumplir lo que la ley obliga, y en caso de que la legalidad lo permita, volver a jugar de inmediato, "ya que somos firmes convencidos de que el deporte no es el problema, sino que es parte de la solución".

Añade que la prioridad en estos momentos es poder volver a jugar de manera segura y, en segundo lugar, competir. Concluye afirmando que no estaría de más pensar a medio o largo plazo en cómo resurgir y reconstruir el sector del deporte. En cuanto a sus preocupaciones más inmediatas señala al descenso del licencias registradas en el basket, que ronda un 38% en la actualidad.

Estos datos tan alarmantes invitan a Monge a hacer un llamamiento a las instituciones a tomar cartas en el asunto para evitar que la disminución de licencias continúe.

Por su parte, Jon Redondo, desde la institución a la que pertenece, pone la mirada en que la sociedad recupere su pulso. A corto plazo lo que tenemos que hacer es ayudar, en la medida de lo posible, al sector del deporte a solucionar tanto sus problemas económicos como de otra índole, aún sabiendo que no hay suficientes recursos económicos en la administración pública para sustituir un parón de este tipo.

Está de acuerdo con el representante del baloncesto en Euskadi que a medio plazo habrá que pensar en cómo le damos la vuelta a esta situación y le preocupa pensar que muchos jóvenes que no han podido hacer deporte durante estos meses pierdan su adherencia. Considera que esta falta de adherencia requiere una reflexión por parte de las instituciones.

Sobre las expectativas de futuro, no quiere pecar de exceso de optimismo, pues considera que todavía hay que remar mucho para llegar a la orilla y lo urgente en estos momentos es intentar salvar las estructuras deportivas que tenemos, y arrimar el hombro a todos esos clubes en situación preocupante.

Por su parte, desde la Diputación de Bizkaia confían en que la bajada registrada este curso en la inscripción de deporte escolar, que ronda el 40%, se recupere rápidamente tras la pandemia. Y para evitar la pérdida de adherencia de los jóvenes al deporte a la que hace mención Redondo, considera el papel de las familias fundamental.

Como conclusión a lo acontecido en el Encuentro DEIA, Carlos Sergio se queda con varios mensajes positivos. El primero tiene que ver con todas esas personas que anteriormente a la crisis sanitaria no realizaban práctica deportiva alguna y que debido al coronavirus se han acercado al deporte; y el segundo, al trasvase de personas de deportes colectivos a individuales, pero a fin de cuentas es hacer deporte.


Participantes


Jon Redondo: "La unión de todos los agentes debe seguir "


Trabajo en común. Queriendo buscar el lado positivo de lo acontecido hasta el momento, el director de Deportes del Gobierno vasco, Jon Redondo, habla de una situación que a su parecer resulta digna de sacar a relucir en este encuentro y no es otra que la unión de todos los agentes que conforman el mundo del deporte para luchar contra la pandemia.

"La pandemia nos ha permitido hacer más piña entre nosotros", puntualiza. Instituciones, federaciones, clubes de diferentes modalidad han estado en estrecha comunicación desde que comenzó la crisis sanitaria, mucho más en contacto que en una situación normal. Lo señala como un plus que no se hubiera dado sin la pandemia.
Considera que este trabajo en común nos ha hecho estar todos a uno y aunque las decisiones no siempre han contado con el agrado de todos, esa unión y comunicación no se puede perder.

Quiere pensar que cuando todo esto finalice, la relación entre los agentes seguirá existiendo y no tiene duda alguna de que será beneficiosa para el conjunto del mundo deportivo.


Carlos Sergio: "Lo importante ahora es participar"


Espíritu deportivo vasco. Corroborando todos los mensajes de optimismo que se han lanzado durante el Encuentro y con la intención de que pronto se puedan reanudar las competiciones, el representante del Departamento de Deportes de la entidad foral de Bizkaia considera que en estos mismos momentos lo más importante es participar en recuperar el deporte.

"Tenemos que trabajar para poder volver a retomar entrenamientos y, a partir de ahí y en la medida de lo que se pueda, comenzar con las competiciones o partidos amistosos que nos permita recuperar el espíritu deportivo que tiene Euskadi metido en vena".

Argumenta su expresión señalando que todos los valores de lo que somos se reflejan en cómo jugamos, en cómo competimos y en general, en cómo hacemos deporte. "Ese reflejo de la sociedad deportiva vasca nos retroalimenta y nos orgullece tanto que nos lleva a hacer aún más deporte".

Desde el inicio de la pandemia su objetivo principal ha sido no parar la actividad deportiva y aunque no ha podido ser posible, debido a un enemigo común, tenemos que trabajar para que en breve podamos recuperar las competiciones.


Germán Monge: "El deporte, aliado para superar la pandemia"


El valor del deportista de competición. Germán Monge, como presidente en funciones de la Federación Vasca de Baloncesto, expone que si bien la parte importante del deporte es participar, también lo es competir.
Pone el valor la propia idiosincrasia del deportista que compite como mecanismo en la ayuda a la superación de esta pandemia.

Compara las diferentes fases que atraviesa un deportista que compite y que le permiten superarse: un deportista gana, pierde, se cae, se levanta... y sigue caminando.

Esa analogía con respecto a lo que es esta montaña rusa que estamos viviendo con continuas olas de la pandemia hasta que nos llegue la vacuna, le lleva a pensar a que hay que seguir compitiendo, hay que seguir entrenando para superar la crisis sanitaria y concluye afirmando que el deporte es un buen aliado para poder superar esta crisis sanitaria provocado por el covid en la que estamos inmersos desde hace casi ya un año.

Tiene muy claro que ese es el camino a seguir en los próximos meses. "Tenemos que seguir compitiendo y seguir superándonos para poder llegar a combatir esta pandemia", puntualiza."el deporte, aliado para superar la pandemia".


Luis María Elustondo: "La formación debe estar en manos de gente preparada"


Favorecer el contacto entre los diferentes agentes. Desde la visión que le otorga ser el presidente de la Federación Vasca de Fútbol,  Luis María Elustondo defiende que el deporte debe estar dirigido por gente preparada. A su juicio, hay que tener formación para poder enseñar y dirigir a los chavales y chavalas y para ello considera que, se necesita recurrir a personal titulado, personas con conocimiento que además reciban su compensación económica en la medida que les corresponda.

Recalca la profesionalidad de todas aquellas personas que manejen los hilos de un club o de cualquier asociación o colectivo deportivo. Junto a la profesionalidad de la cúpula de los clubes sostiene que debe existir también una buena organización, "ya que en caso contrario se seguirá funcionando como en el pasado, invirtiendo muchísimas horas sin que ello repercuta positivamente en los deportistas".

Sobre la situación actual cree que el enemigo al que nos enfrentamos es invisible y malo y está haciendo muchísimo daño al deporte. Concluye señalando que considera enormemente enriquecedores encuentros como el organizado por DEIA que favorecen el  contacto entre los diferentes agentes y que sin duda, ayudarán al deporte en general.