Innovar para mejorar la propuesta de valor al cliente

Vidrala, empresa socia de la Agencia Vasca de la Innovación, Innobasque, ofrece a sus clientes el servicio exclusivo Cypher, que mide el impacto de las botellas en el proceso de fabricación, lo que les ayuda a optimizar el diseño de los envases

26.10.2020 | 11:25
Los sensores colocados en la línea de producción permiten medir la intensidad de los impactos que reciben los envases

La empresa Vidrala, socia de la Agencia Vasca de la Innovación, Innobasque, es fiel ejemplo de innovación radical en el proceso de fabricación de botellas basada en la introducción de sensores que permite disponer de datos de trazabilidad completa de los impactos recibidos por estas. Todo lo cual enfocan a optimizar diseños, aligerar los modelos... y en definitiva, a mejorar la propuesta de valor al cliente.
Gracias a esta experiencia de innovación ofrecen a sus clientes el servicio exclusivo Vidrala Cypher, que permite medir de forma objetiva la intensidad de los impactos que reciben los envases en las líneas de llenado de sus clientes. Se trata de un sistema de monitorización y caracterización de los niveles de impacto de la línea de producción, que les faculta para auditar líneas productivas propias y del cliente, visualizar el resultado en tiempo real, generar informes definitivos, identificar puntos de mejora, analizar el posible aligeramiento de modelos y proporcionar un mayor diseño ad hoc.
Según detalla el responsable de proceso I+D de Vidrala, Eduardo Albaizar, "medir forma parte esencial de la mejora, ya que nos permite diseñar envases más ajustados a las necesidades de nuestros clientes. Por otra parte, nos da la posibilidad de identificar los puntos mejorables en las líneas de los clientes estableciendo los valores alcanzables y asesorando sobre la forma de obtenerlos en base a la experiencia adquirida en el desarrollo del proyecto".
Unas ventajas importantes si se tiene en cuenta que hasta la llegada del Cypher, esta labor se hacía de forma cualitativa y subjetiva en base a las apreciaciones y experiencia del personal de asistencia a cliente, tal y como explica.

Proceso

Con objeto de medir cuantitativamente y de modo fiable el impacto al que se enfrenta una botella, el equipo de trabajo se centró en detectar aquellos puntos de la línea con los impactos más altos. Con esta intención se propusieron mapear el proceso y procedieron a alojar un sensor en el prototipo de la botella que se estaba procesando. Asimismo, colocaron sensores a lo largo de la línea de producción para medir cada golpe y saber dónde se produce, tras lo que comenzaron a recoger todos los datos en tiempo real, visualizando el resultado en un dispositivo móvil directamente con el cliente. Cada movimiento e impacto que sufre el envase fue medido exhaustivamente y por zonas.
Una vez que disponían de los datos se encontraron con la particularidad de que la resistencia ante el impacto de los envases presenta una distribución estadística compleja. Y a este respecto, la intervención del factor humano "fue fundamental para resolverla", como aseguran desde la propia empresa.
El último paso del proceso, correspondiente al análisis de datos e interpretación y generación del informe final, es para ellos "clave, y es donde Vidrala aporta su valor añadido y know-how", aseguran.
Con su experiencia, perfeccionaron los informes y aprendieron a leer e interpretar los resultados. Así, ahora saben que "todos los impactos cuentan... pero no de igual forma". Mediante una correcta interpretación han logrado saber el nivel de riesgo de una línea y el riesgo de rotura.
El proyecto, surgido en 2016 en respuesta a la demanda de importantes clientes cerveceros, se ha llevado a cabo principalmente entre cuatro personas de los departamentos de Asistencia a Cliente, Diseño de Producto e I+D. En el mismo, Vidrala ha invertido "aparte del coste inicial de adquisición del dispositivo, muchas horas de trabajo en aspectos como la determinación del Vidrala Impact Index como suma ponderada de impactos de diferente intensidad, el procedimiento de calibración para la creación de nuevos modelos de maquetas y la colaboración con el proveedor para mejorar el software y enfocarlo a la creación de informes de auditoría de impacto", concreta Albaizar.
El proyecto Cypher fue presentado como proyecto de innovación en el máster de Packaging en el que Vidrala participa en colaboración con Innobasque. Precisamente, la Agencia Vasca de la Innovación les ayuda principalmente en la divulgación de casos de innovación y en el contacto con empresas innovadoras.

Satisfacción

Con todo, Vidrala se muestra plenamente satisfecha con el resultado. "Sin duda, el Cypher ha sido un proyecto de éxito del que estamos muy orgullosos", subraya el responsable de proceso I+D al tiempo que resalta que "a día de hoy, Vidrala es la única empresa fabricante del sector que ofrece el servicio y la única colaboradora oficial del fabricante del dispositivo".
En cuanto a la acogida del servicio por parte de los clientes, desde la propia empresa la califican de "excelente" y confirman que "los clientes se han mostrado muy interesados por los resultados y conclusiones de las auditorías realizadas". Estas, a su vez, han hecho posible establecer planes de mejora en los puntos con impactos de gran intensidad.

Un sector innovador y con futuro

La innovación constante es el camino seguido por Vidrala en los últimos años para poder liderar un sector tan competitivo. A este respecto, el responsable de proceso I+D de esta compañía recuerda que "en nuestro sector resulta cada vez más importante atraer el talento y para ello es esencial que vean en el mundo del vidrio un sector innovador y con futuro".
Sus clientes necesitan envases cada vez más ligeros y ecológicos, que soporten los impactos en líneas cada vez más rápidas y exigen niveles de rotura cada vez más bajos. En este cometido centran sus esfuerzos en el presente y de cara al futuro.